COLUMNISTAS, ECONOMIA, Ultimas Noticias

No es por ahí… Redrado tiene razón

Compartí este articulo en:

El Artículo 3 de la Carta Orgánica del Banco central de la República Argentina dice: el Banco tiene por finalidad promover la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social, entre otras finalidades. Sin embargo, todos pueden apreciar que todo esto no se está cumpliendo.

Para que exista estabilidad monetaria debe haber estabilidad de precios y con una inflación proyectada este año mayor que el año pasado el incumplimiento de la Carta Orgánica es cada vez más evidente.

Desde ese famoso debate de los candidatos Mauricio Macri y Daniel Scioli, el actual Presidente se comprometió con algo de generoso optimismo (por llamarlo de alguna manera) a erradicar la inflación. Para ello, puso lo mejor del “mejor equipo de los últimos 50 años” a manejar el Banco Central, y esto fue lo que ocurrió:

Primero Federico Sturzenegger: su esquema de metas de inflación fracasó rotundamente. Cuando por un lado pretendía bajar la inflación subiendo tasas (enfriando la economía), por otro lado el Gobierno decidió quitar los subsidios que generaron los aumentos de tarifas de la energía (precios clave para la economía) y, además, el déficit fiscal financiado con emisión no iba a permitir  nunca cumplir con esas metas de inflación. No es que no hubiera sido necesario sincerar el costo de la energía en la Argentina, pero aumentar por un lado precios claves para la inflación y pretender que esta baje al mismo tiempo es como vaciar la pileta a baldazos con la canilla abierta; va a quedar como está y lo único que va a aumentar es la factura del agua. La crisis del 2018 y el aumento del dólar le dio el tiro de gracia y pasamos a la era Caputo.

Segundo, Luis Caputo: el ex ministro de Finanzas abandonó formalmente las metas de inflación (si, esa que en el 2018 tenían que dar 10% + – 2 % ) y se dedicó a… Bueno, la verdad no sé cuál fue la idea de Caputo para el Banco Central, si alguien me ayuda, bienvenido. Lo que sí sabemos todos es que tampoco funcionó y entramos en la tercera gestión del Central. Bueno algo que quedó de Caputo es el récord mundial de endeudamiento de la Argentina en el 2016 y 2017 y las tan criticadas tasas del 40 % de Sturzenegger, que se fueron al 60 por ciento.

Tercero, Guido Sandleris: anunció una política de crecimiento cero de los agregados monetarios, más control del dólar entre bandas y todo lo que está pasando en este momento. Como resultado: inflación de febrero fue de 3,8 % y marzo de 4,7 %, o sea como que no se está estabilizando mucho.

Por eso revisando un poco la historia me encuentro con un documento de un ex presidente del Banco Central que hoy es más famoso por sus enredos amorosos con Luciana Salazar, pero que supo pilotear varias crisis financieras y plantarse ante el ejecutivo nacional para cumplir con la Carta Orgánica que juró honrar:

Me refiero a Martín Redrado, presidente del BCRA entre 2004 y 2010; vale la pena extraer algunos conceptos de su experiencia como enseñanza en estos tiempos:

Redrado llamó a su programa “Enfoque de administración de riesgos”. Con la idea de que el Banco Central no profundice la inestabilidad financiera, estuvo basado en cuatro pilares, trataré de hacer una síntesis de dos y dejo el link del documento:

En una primera parte Redrado resalta la importancia de controlar la cantidad de dinero por encima de la tasa de interés, de ahí que en base a estudios de la oferta y demanda de dinero estableció un programa monetario de cumplimiento trimestral, que establecía que la cantidad de dinero creada debía ser igual a la que realmente demande la economía, no la que demande el Gobierno para pagar su déficit. Si el dinero que emite el Banco Central (oferta) es el que requiere la actividad económica (demanda), la tasa se ubica donde tiene que ubicarse para que todo funcione con normalidad, o sea muchísimo más baja que el 60 por ciento promedio actual, que destruye la rentabilidad de cualquier actividad.

Con respecto al tipo de cambio, fijó un régimen de flotación administrada del dólar, algo parecido a lo que quiso hacer Sandleris con su flotación entre bandas: no se trataba de planchar el dólar, la diferencia principal se da en que la intervención del Banco Central comprando o vendiendo divisas, era para evitar cambios bruscos en la cotización que desemboquen en corridas cambiarias como la que estamos viviendo ahora. O sea, dejar subir el dólar si tiene que subir y bajar si tiene que bajar, pero suavemente y mostrando que el Banco tiene el control y el objetivo: que el dólar sea estable y competitivo.

Sin embargo, en esta administración y desde diciembre de 2015 se intervino para mantener el dólar barato y la gente contenta de comprarlo hasta que la crisis del 2018 se lo llevó puesto. Con la última medida anunciada se está diciendo que se va a planchar el dólar cuando llegue a $51,45 independientemente de la inflación que se genere; pero esto puede llevar nuevamente al atraso cambiario, déficit de cuenta corriente y otra crisis.

En la línea azul vemos lo que costaba el dólar en cada período, en la naranja el dólar si hubiera crecido con la inflación, desde el 2016 hasta mediados de 2018 el Banco Central atrasó el dólar y esto explicó la fuga de capitales más grande de la historia.

http://www.economis.com.ar/ya-se-fugo-mas-de-la-mitad-de-la-deuda-externa-tomada-en-los-ultimos-dos-anos/

Las otras medidas adoptadas están orientadas a la administración del sistema, vale la pena leerlo para el que quiera interiorizarse de la actividad que realiza el banco Central. Aquí el link:

http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/greenstone/cgi-bin/library.cgi?a=d&c=investigacion&d=politica-monetaria-financiera-argentina

Lección:

Señores, no es por ahí….. en la Argentina ya se intentó congelar o atrasar el dólar, también se experimentó de todo con la emisión de dinero y  con la tasa de interés, ¿si probamos con algo más coherente? Martín Redrado reconoció que el éxito de su enfoque de administración de riesgos del Banco Central se encontraba en el hecho de que tenía en cuenta la historia económica junto a la idiosincrasia del ciudadano, quienes en treinta años atravesaron numerosas crisis, entre ellas dos hiperinflaciones y dos afectaciones de depósitos cambiarios. Si no logran ser claros y demostrar que saben lo que hacen, no van a poder estabilizar la economía y… no van muy bien con eso.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Un Comentario

  1. Sergio Peñalva

    Contador Knass, buen análisis. Estos tres años y medio de medidas y contramedidas económicas solamente han profundizado la crisis.
    Las nuevas medidas económicas son un parche, (esperemos que den algún alivio sobre todo a los excluidos de este sistema) pero sabemos que su duración es netamente electoral.
    Yendo a lo planteado en la nota, seguir avanzado sobre la independencia del Banco Central y incumpliendo su Carta Orgánica nos muestra falta de capacidad y que este, no es el mejor equipo de los últimos 50 años!
    Para concluir: habrá que pensar en alguna otra opción electoral. Veremos cuál. Pero hoy solo se visualizan dos…. Ambas atrasan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*