ECONOMIA, ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

Nicolás Brea, representante de Axion: “Hoy el combustible está en el punto de equilibrio”

Nicolás Brea, representante de Axion: “Hoy el combustible está en el punto de equilibrio”
Compartí este articulo en:

La primera vez que el empresario Nicolás Brea vino a Economis, hace un mes y medio, estaba en una etapa distinta. Había asumido el compromiso político de ser candidato a intendente de Posadas, con un discurso muy distinto al de otros referentes del sector privado: se animaba a defender la política fiscal provincial y advertía que la crisis económica tenía su origen en las decisiones tomadas por la Nación.

Pasada la fecha de las elecciones, en las que cosechó proporcionalmente más votos que varios entrenados en la política, el empresario de los combustibles sigue teniendo la misma visión y, a una semana del último aumento aplicado por la Nación, asegura que lo único que traerá aparejado, será una mayor caída en las ventas. 

Brea, de 43 años, es Licenciado en Economía y Administración de Empresas por la Universidad de Belgrano. Trabajó un tiempo en las oficinas centrales de Renault Argentina y ahora administra la empresa familiar, con estaciones de servicio de bandera Shell y Axion en Posadas y Apóstoles. Su padre es un abogado que se dedicó a los negocios y fue dueño de Renault en Posadas y su madre fue intendenta de Apóstoles y es prima del ex gobernador, Ramón Puerta.

¿Cómo impacta en el negocio el último aumento?

Este aumento se produce por una cuestión netamente impositiva. Este no es un aumento de costo de producto, convengamos que el combustible tiene 70% de impuestos. Esto era algo que se iba a dar en el mes de junio, el Gobierno lo pateó para julio. Impuesto es impuesto, impuesto es matriz de recaudación, o sea cuando se reforma la ley tributaria, en marzo de 2017, se establece que antes el ITC era un componente variable del básico, sí. El básico aumentaba, el ITC aumentaba. Se quita ese componente variable y se transforma en el impuesto a los combustibles líquidos fijo, con un ajuste cada tres meses, de acuerdo con la inflación. La inflación fue aumentando y el Gobierno decidió no corregirlo a razón de la inflación porque a su vez aumentaban las petroleras el básico, o sea que el aumento podía ser de 5, 6, 7 y podía llegar a 8, 9, 10, 15, 16 por ciento. Es decir, la relación podía ser mucho mayor. Cuando medianamente el dólar y el Brent tienden a estabilizarse, que son las dos variables que componen la polinómica de precios, el Gobierno dice, esta es nuestra oportunidad, como no se va a aumentar el básico, es la oportunidad de corregir el impuesto. Se corrigió muy poco, por debajo de lo que iba a ser la inflación, se está hablando de un 2,6 de inflación o 2,3, ojalá sea menos para el bolsillo de todos, pero se corrigió muy poco. Eso te lleva a un aumento que se traslada, porque el impuesto interno se traslada, si bien lo paga al operador a la petrolera que es el agente de retención, es directamente trasladable al bolsillo del usuario. Trae aparejado un componente inflacionario para el bolsillo del usuario… menor. Aumentó un peso, podía haber aumentado cuatro. ¿Que va a reflejar en la inflación? Se va a reflejar, pero depende de cómo la midan. Porque no es lo mismo reflejar aumento de básico, que eso es precio producto, a aumento de impuesto, que es netamente recaudación nacional. Ahora en el bolsillo del consumidor, se refleja, si vos lo medís mayo, junio, julio, la caída en las ventas sigue siendo pronunciada. Ahora si vos lo medís, julio contra mayo,  hay una pequeña recuperación de la economía.

-¿Cómo es eso?

Yo lo atribuyo a tres factores: una, se empiezan a recomponer factores salariales, el sueldo del trabajador empieza a mejorar. Dos, mejora el humor de la gente, al haber mejora en los sueldos, mejora el humor social. Y tres, la gente cobra el aguinaldo. Esos son los tres factores que te pueden hacer decir, «estoy mejor que mayo». El combustible está muy medido por el humor social, si la gente está mejor y se mueve un poco más, se consume un poco más. El precio del combustible, con un dólar a 43 pesos, a la baja, con tasas a la baja y el dólar cayendo, un petróleo Brent estable, porque aumentó 5% en el mes, el precio del básico no debería aumentar. ¿Qué dice eso? Que el combustible está en precio de equilibrio. A este precio las petroleras, no hablemos de las PyMes, porque la matriz del costo de la PyMes es totalmente distinto al de los grandes jugadores, a este precio no pierden plata, al contrario, ganan. O sea, que no se debería producir nuevos aumentos, en la medida que se mantengan estas variables. No tenemos un dólar a 50, tampoco es un dólar a 35, pero hoy en día, es un dólar bueno. Teniendo en cuenta estas variables, deberíamos ir y a lo que se mueven Brasil y Paraguay, que son los países de la región y estamos medianamente estables. En Paraguay el combustible está a 6940 guaraníes el litro, de la súper 45, que es la súper nuestra, dividido 130 que está el peso, te da un precio de litro que está 53 pesos.

Más cara que acá…

O sea, está más barata que la Quantum, la VPower, o la Fangio 21 de la YPF, pero está más cara que la súper.  Y la súper nuestra, de YPF, Shell, AXION, de Puma, es de muchísima mejor calidad que la de ellos. Los combustibles de Argentina, a un menor precio que los de Paraguay, son de mejor calidad, eso hay que tenerlo presente. De acá para adelante si se produce un aumento de los básicos, debería ser muy sensible, de acá a un 5%, o sea, debería aumentar 1 peso a 1,50 de acá a fin de año. Y te puedo asegurar que, si sigue así, puede bajar el combustible.

Dudo de eso, pero…

Eso puede ser complejo, pero si vamos a la matemática pura, la ciencia, tendría que bajar. Porque si el dólar cae, tendría que bajar. Lo que pasa es que las petroleras castigan otros costos, te dicen que no, que el costo laboral, que el dólar, que la exploración, que lo que se te ocurra.

Brea es uno de los representantes de la marca Axion en Misiones, con tres estaciones de servicio y también opera otra con la marca familiar, heredada de su abuelo: Puerta, con la que arrancó todo en Apóstoles, donde todavía se mantiene la sede original de la empresa. De su abuelo heredó la pasión por la empresa y los combustibles. Pronto se hizo cargo de la conducción de la empresa, que hoy tiene a más de 50 trabajadores. Un cuadro en la oficina principal, marca la presencia de su legado, que se mezcla con una colección de réplicas de cascos de fórmula 1, que juega con la pasión fierrera de Nicolás, además fanático de Boca Juniors, donde conoció al ahora presidente Mauricio Macri. 

¿Cómo les impacta a ustedes el aumento? ¿Les mejora la rentabilidad?

No, no. Porque el aumento de la nafta, está relacionado proporcionalmente al aumento de los costos, por lo general no tiende a mejorar la rentabilidad, mantiene una rentabilidad neutra. Lo único que te permite es facturar más. Este negocio es un negocio de facturación, el negocio de los combustibles es muy complejo, es de una alta inmovilización de capital, porque el combustible es pre pago, no hay financiación. Yo al madedero que me compra diésel 500, sí le puedo dar, porque es imposible para el hombre, porque diez metros de diésel que él necesita para su empresa, son 500 mil pesos, si me tiene que pagar anticipado, quiebra su PyMe. Pasa acá y en cualquier lado. Yo le tengo que dar un margen, entre 15, 30 días, dependiendo la condición y el volumen de compra. Eso se canaliza después por un negocio financiero, si descontás el cheque, si lo aguantas, aunque hoy es imposible descontarlo.

Vos tenés que aguantarlo al cheque…

No tenés ni una posibilidad de descontarlo, porque el banco te cobra el 120 por ciento de interés mensual y tu rentabilidad del combustible es del 8%, o sea que, es antieconómico. Es un negocio de una gran inmovilización, y antieconómico. Gastas mucho, para ganar muy poco. Tenés que tener un patrimonio muy elevado, porque toda esta estructura, tiene un valor muy importante a valor mercado. Vos decís la rentabilidad de esto, es mejor ponerse un McDonald’s.

Ahora, el comerciante no discute esto, sí discute el 5% de Ingresos Brutos. Ahí es donde se da esa hipocresía, que es lo que llevó a ese buen artículo de Economis, que me trajo algunos problemas. Pero había que plantearlo… Cómo vos al banco no le vas a discutir el adelanto de cuenta corriente al 120%, que te están desplumando, eso es peor que la usura, y, vas a ir a discutir el 4,5% de municipalidad, cuando el Banco no invierte nada en Misiones, y lo otro sí están invirtiendo. Ahí es donde se produce la distorsión, vos decís: “Flaco, piensen lo que están haciendo”. Esto no es politiquería, o bandería política, esto es objetividad. A vos te molesta la aduana de rentas, pero no te molesta pagar el 120% de tasa de interés. Ahí vamos a los del Pro: “Cuando se produjo esa primera corrida económica, Miguel Ángel Pichetto, era prácticamente un traidor a la patria. Ahora, hace un mes, Pichetto es un patriota. Cristina, Alberto Fernández, pueden ser buenos o malos cinco años atrás, y, pueden ser buenos o malos cinco años después, pero siguen teniendo la misma visión de a dónde quieren ir. Podes estar de acuerdo o no, yo en su momento estuve de acuerdo, después no estuve más de acuerdo y no la voté más. Hoy lo vuelvo a repensar. El Pro, primero dice blanco, después naranja, después azul, así no se manejan las cosas, no tienen previsión.

 

¿Cómo es manejar una empresa familiar con una economía tan compleja?

Desde que la inició mi abuelo, ésta no deja de ser una empresa familiar. A mí lo que impulsa venir acá todos los días, son 3 cosas, primero, me apasiona la energía. Segundo, soy un defensor de las Pymes. La tercera y más importante, soy fiel a lo que fundó mi abuelo, lleno de orgullo. Los valores de mi abuelo son terriblemente importantes y me han marcado en vida. Mi abuelo fue hijo de inmigrantes, llegaron de España, en barco, con una mano atrás y otra adelante, siempre estuvo en su querida Misiones, Misiones y Corrientes, fue cooperativista. El que genera el negocio de la yerba mate fue mi abuelo, él enseñó esto de la yerba mate, mi abuelo con los Navajas, crearon Las Marías, él ayudó a formar esos molinos. Mi abuelo Pepe. Lo que sabía de yerba era increíble. Eso es lo que me impulsa, transmitir esos valores.

¿Cómo transmitís eso a tu gente?

Tengo trabajando 51 empleados. Al trabajador tenés que transmitirle valores, eso con ejemplos, ser el primero que llega, ser el primero que pone la cara, ser el primero que sale a pelear por ellos. No te digo la pelea de lo que es el salario, porque eso lo lleva el gremio, pero sí la pelea por mantener su fuente de trabajo, hoy eso es fundamental. Esta situación puede mejorar en el corto o mediano plazo, pero no va a ser una mejora como en el 2005, 2006, a una tasa del 6, 7 por ciento, eso es imposible, si logramos un crecimiento del 1, 1 y ½ hay que celebrarlo y es un problema. Porque ese crecimiento se va a la zona núcleo, Santa Fe, Córdoba, La Pampa, Entre Ríos, no va a llegar tan fuerte a Misiones.

Y vas a terminar recuperando lo que perdiste en estos 2 ó 3 años…

En ese punto Misiones se ve beneficiada, porque está desendeudada, cosa que juega a favor en las tasas que está planteando el mundo. Esto ayuda mucho. Otra cosa que ayuda mucho, tiene que seguir ayudando, que es donde hay que plantearse las políticas de Estado, que nosotros somos ese lugarcito, ese oasis entre Brasil y Paraguay. Paraguay en franco crecimiento, y Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná si querés ir más arriba, son los tres estados más importantes de Brasil, desde el punto de vista económico, no del productivo. Si Misiones sabe aprovechar esa variable…

Todo, turismo, negocios, agricultura.

Turismo, negocios, agua, el tema del futuro es el agua. El combustible es de acá a 50 años. Después la mayoría de los autos van a ser eléctricos, o van a funcionar con energía solar, en la mayoría de los países del mundo se está dando, en Estados Unidos, en Brasil, en Emiratos Árabes, se están haciendo las primeras, así como en Argentina hay algunas estaciones para autos eléctricos. Pero en los siguientes 50 años, la energía va a pasar a un papel secundario, dentro de 50 años seré un viejo, quizás ya no esté vivo, pero sí mis hijos y en 50 años el problema va a ser el agua. No tanto el alimento, sino el agua.

¿Cómo preparas eso en la empresa?

En eso hay que mentalizar a las nuevas generaciones, ese es el as que tiene que tener en la manga el argentino. En eso Misiones, ni hablemos, ha generado una política de Estado, con un aprovechamiento terrible de los ríos Paraná y Uruguay, con el Acuífero Guaraní. ¿Viste que en una época decían para explorar Misiones por petróleo? Acá no lo hago ni loco, voy a generar una contaminación por algún problema, a sabiendas que ese es el recurso fundamental, el agua es lo que nos va a llevar adelante. Ahí es donde el gobernante tiene que jugar con esa carta a favor, eso es primordial.

¿Y en tu empresa, cómo enfocás ese escenario?

Yo ya no voy a estar. En este negocio estás ligado a las marcas, para la PyME es imposible, porque es economía del día a día, es economía real. Vos con esa visión tenés que transmitir a las generaciones que vienen, de qué tienen que ir a discutir. En 50 años no van a estar Macri ni Cristina, pero es lo que tienen que ir a discutir.

Nicolás llama por su nombre a cada uno de los trabajadores, desde el que carga el combustible hasta la joven, recién ingresada que atiende en el shopp. “Los conozco a todos, a todos, con problemas, virtudes, con sus familias, los llamo por sus cumpleaños, ellos me llaman a mí. Todas las PyMEs son así, no soy el único caso. Es así Rosamonte, Amanda, California, nos conocemos todos. En las grandes empresas, que tienen más de diez mil empleados, el gerente comercial no tiene ni 5 de idea de quién es el flaco que barre o limpia la oficina. Yo acá sé todo. Otra cosa, si vos querés conocer tu empresa, conocé tu gente, eso es fundamental. ¿Vos queres saber todo? Siempre andá por lo bajo. 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*