ECONOMIA, ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

Nace un gigante

Nace un gigante
Compartí este articulo en:

A los pies de semejante bloque de cemento, uno se siente pequeño. Será uno de los edificios más imponentes de la capital misionera y abrirá sus puertas en pocos meses. Para noviembre, Guillermo Vázquez tiene previsto entregar los primeros departamentos de la torre Aymará, que transformó la fisonomía del tranquilo barrio sobre la calle Beethoven, a escasos minutos del centro de Posadas. 

Guillermo está ante su mayor desafío, en momentos en que la crisis obliga a repasar cada detalle. Pero es lo que elige, marcar la diferencia. “Cuando buscás esa diferencia, estar un paso adelante, innovar, los resultados vienen solos”, define como su carta de presentación.

En el edificio, que está en sus tramos finales, trabajan 60 obreros desde las 7 de la mañana a medianoche en turnos rotativos. 

Después de terminar con la albañilería sucia, se tercerizará el montaje de los revestimientos y pisos flotantes, con tecnología importada de Alemania que permite acelerar los tiempos de terminación. El 30 de noviembre es el plazo de entrega del edificio de departamentos que equivale a cuatro torres tradicionales. En el piso 20 tendrá las amenities comúnes, piscina, solarium, quinchos, gimnasios, un restaurante, salón de belleza y masajes y un sauna vidriado. En la planta baja habrá además un free shop exclusivo para los que vivan en Aymará. 

La sofisticación no es sinónimo de inalcanzable. Los departamentos se venden a un precio promedio de mercado y son competitivos para la oferta existente en Posadas. Son 127 departamentos divididos por alas, con tres ascensores y un montacargas. La torre Aymará tendrá capacidad para 258 personas. Habrá que apurarse, quedan menos de 50 departamentos a la venta. El resto ya está comprado o reservado. Una modalidad que crece es la compra para alquiler, incluso hay consultas para colocar departamentos en plataformas de software como Airbnb, dedicada a la oferta de alojamientos a particulares y turísticos mediante la cual los anfitriones pueden publicitar y contratar el alquiler. Es una modalidad que crece en el mundo y que en Posadas cuenta con muchas ofertas, que se suman a la hotelera tradicional. 

El mantenimiento se pagará con el mismo uso de las amenities. Vázquez asegura que con la recaudación de la “mini ciudad” que habrá dentro del edificio, se podrán pagar las expensas y al mismo tiempo, financiar otras construcciones en marcha. 

Grava Construcciones tiene en carpeta Sol del Este I y II, cuyas unidades se venderán una vez terminadas al valor del mercado.

La crisis nunca fue un obstáculo para Guillermo. Sostiene que la inversión en un bien inmueble es la más redituable a largo plazo y pese al mal momento económico, todavía tiene atractivo. “En plazo fijo, apenas se empata a la inflación. En dólares, se pierde. En ladrillos, tiene una alta rentabilidad. El problema es la falta de crédito para la compra y para la construcción”, explica. 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*