COLUMNISTAS, Ultimas Noticias

Mundo de quimeras

Compartí este articulo en:

Bienvenidos a un nuevo encuentro mis amigos, y vamos directamente al grano. Sí, ese que nos está saliendo a todos entre la raya ¿Ustedes tienen la misma sensación que yo? ¿esa que se NOS está yendo todo al carajo?

Pero pongamos claro sobre oscuro y no seamos obsecuentes como los “pillos” funcionales que cuentan una verdad parcial de lo que ocurre en la economía de la Argentina del cambio.

La realidad es que el problema no es el dólar, sino que nuestro peso no tiene peso, o sea, no vale nada. Fue la moneda de peor rendimiento mundial en los últimos doce meses, tras registrar una caída del 49% frente al dólar estadounidense durante el 2018 y ahora otra vez en el mismo plano. La lira turca se ha depreciado un 29 por ciento frente al dólar y es la segunda moneda más “pedorra” del mundo, sin contar a Venezuela para no caer en el despropósito.

El “garito” financiero y la fuga de capitales es la única actividad que funciona maravillosamente en Argentina. Así que, amigo lector, cierre el negocio de venta de ropa -si ya no lo tapió por la tirica- y ponga un banco.

The Patriot -nunca unas vacaciones- Mauricio ha dicho recientemente que estamos mejor que en el 2015. Claramente, el 5% de la población que se dedica al sector financiero esta mucho mejor que anteayer inclusive. Se debió referir a eso. Porque el 95% restante está perdiendo feo. El piso de la inflación para este año es 37%, pero podría llegar a 40%, y el Gobierno nacional acomete una paritaria de 23%. Entonces, la clase trabajadora con paritarias a la baja está haciendo las transferencias para que únicamente ganen los sectores financieros ¿capichi?

No obstante ello, el agro puede regalarnos a los PRO un otoño más aplacado, pero a partir de mayo, cuando se cierre la canilla, el tipo de cambio tendrá más probabilidad de volver a tocar el cielo con las manos.

Ante esta realidad, los de Cambiemos nos preguntamos ¿Cómo hacemos para que la gente nos vote en octubre y el hacer patria siga siendo business para nosotros? La respuesta es sencilla: seguir apostando todo a la comunicación para mejorar nuestras chances y roguemos, apretemos, rosqueemos, provoquemos y bonadisemos, para que ella no se baje y sea candidata. La tarea mediática será titánica.

Ustedes deben saber que la ironía es un modo de expresión que consiste en decir lo contrario de lo que se quiere dar a entender, es sinónimo de inteligencia y la usaba -entre otros- Sócrates. Seguramente, el Mauricio, quiso ser irónico cuando, el 1 de marzo en el Congreso, dijo: «Creció la economía, bajó la inflación, aumentaron la inversión, bajó la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo». ¡Fue tan profundo! ¿Qué habrá querido decir? No importa, pero me sale de mis entrañas más acaudaladas: SIIIIII, se puedeeeeeee!!!

El discurso de nuestro “porta estandarte del descanso” en la apertura de las sesiones del Congreso, luego de los ¿miles de anuncios realizados?, nos introdujo también en otro tema que será de “campaña”. La culpa es de todos. Esto nos pasa por “nuestro yerro de nacimiento y de nuestros antepasados”. Plop…

Cuanto más grande sea la masa por convencer, más vulgar y pequeño debe ser el esfuerzo mental que realizar. Entonces, los Cambiemos debemos esforzarnos en difundir argumentos que puedan arraigar en sentimientos primitivos y poco reflexivos.

Necesitamos instalar la mitología nacional de la culpa de la herencia, ya no son los impresentables “K”, somos todos menos los no cambiemos. Total, nadie reflexiona que papá -QEPD- y sus hijos -por ejemplo- son parte de esa herencia.

Paul Joseph Goebbels, fue un político alemán que ocupó el cargo de ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, entre 1933 y 1945. Este colaborador cercano a Adolf Hitler decía: “si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”…. Y en esto seguimos trabajando gente, para hacer de nuestra Argentina un mundo de quimeras.

La vida es del cristal con que nos dejan ver y del matiz con que nos obligan a observarla. El tono depende del diario que se lea, de la televisión que se mire o de la voz que se escuche. Peeeeeeero… contra eso, está cada vez más presente la factura de la luz, el gas, los precios del supermercado, el odontólogo al que dejaste de ir y que también tiene que pagar la electricidad, y muchos etc. etc. etc.

Mientras los de enfrente sigan boludeando –también metemos la uña ahí- los números nos seguirán dando una cierta ventaja. Esto es, a pesar del deterioro de la imagen del jefe Mauricio, seguimos en carrera de cara a este 2019. La meta está cada vez más cerca, pero el muro de la realidad también.

Como siempre amigas y amigos, del otro lado de la reja está la realidad, de este lado también está la realidad, lo único irreal es la reja.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*