DEPORTES

Mundial Rusia 2018: Gracias a Nigeria, hay vida

Mundial Rusia 2018: Gracias a Nigeria, hay vida
Compartí este articulo en:

Nigeria superó 2-0 a Islandia y mantiene con vida a Argentina en la Copa del Mundo de Rusia 2018. Ahmed Musa, de tremenda actuación, convirtió un doblete para los africanos que festejaron más de 40 millones de argentinos en el país, en el mundo y más aún, en el búnker de la selección en Bronnitsy. El martes, 15 horas, se define el futuro, sin margen de error.

El milagro llegó, ahora es a suerte o verdad. La última bala. La Argentina debe vencer el martes a Nigeria y esperar una mano de Croacia  – enfrenta a Islandia – para no usar la calculadora y dejar atrás la decepcionante derrota del último jueves.

Todavía con respirador artificial, pero con la esperanza de despertar y salir de terapia intensiva. Aferrada esperanza, producto del triunfo nigeriano cual si fuera una inyección de optimismo de cara a la última fecha del Grupo “D”.

Es que los africanos hicieron los deberes al pie de la letra. Y tras igualar en los primeros 45 minutos sin abrir el marcador, en el complemento sacaron a relucir todo su potencial contragolpeador – al que se tendrá que prestar atención – por la velocidad en la transición de defensa – ataque que muestra el conjunto dirigido por el alemán Gernot Rohr.

Apenas 4’ del segundo tiempo marcaba el cronómetro para que los nigerianos encuentren desacomodada la defensa islandesa, tras un lateral en ofensivo del rival. Cinco toques alcanzaron para que Ahmed Musa culmine un avance perfecto y poner el juego 1-0.

Nigeria, cada vez con mayor espacio, marcó el segundo a los 75’ nuevamente por intermedio de la gran figura de la tarde: Ahmed Musa. Desparramó rivales a pura velocidad, lo dejó en el suelo a  Holldorsson y puso el 2-0 festejado en cada rincón de la Argentina que sentía latir una vez más el corazón futbolístico.

Solo quedó tiempo para que Gylfi Sigurdsson  malograra un penal sancionado a instancias del VAR y con ello un respiro argentino profundo, sacando de los hombros un una mochila de plomo pensando en el duelo trascendental del martes. A todo o nada con la última bala.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*