COLUMNISTAS

Muertes evitables – Culpabilidades implícitas

Compartí este articulo:

Hace muy pocos días la opinión pública de Misiones y del país todo, se conmovió (efímeramente, como suele suceder ante tragedias como esta y por la avalancha de noticias que la tapan rápidamente), ante el horror del choque frontal en la Ruta Nacional 105 (en el tramo Posadas – San José), en la cual a la altura de Fachinal, colisionaron de frente dos automotores, con el muy lamentable saldo de diez muertes (incluidos varios niños y jóvenes); luctuoso hecho magnificado por el dantesco incendio que consumió a ambos vehículos y tornó irreconocibles a los cuerpos.

Claramente, uno de los vehículos debió invadir el carril opuesto, y posiblemente iban a velocidades excesivas, en un tramo engañosamente peligroso, bien señalizado con doble línea amarilla que indica no sobrepasar a otros automotores.

Es una zona con subidas y bajadas que impiden la visión amplia, haciendo muy peligroso todo sobrepaso, lo cual lo conocemos los conductores locales; pero que los automovilistas acostumbrados a las extensas planicies pampeanas no suelen tener en cuenta, como tampoco quienes se dejan llevar por el apuro o el desconocimiento de los riesgos serios si se conduce sin respetar las claras indicaciones.

Seguramente, las pericias policiales darán como resultado que la enorme tragedia fue funesta consecuencia del craso error de al menos uno de los conductores.

Pero lo que hasta ahora nadie pareció analizar, es que existe otro gran responsable implícito, que es el Estado Nacional actual, manejado por neoliberales y los estamentos que siguen sus lineamientos excluyentes, por la gravísima circunstancia de haberse paralizado injustificadamente las obras de la autovía que estaba en plena y rápida construcción, y que fue abruptamente suspendida con el cambio de gobierno, al asumir el poder el neoliberalismo. Esa obra, como otras importantes de infraestructura en toda la región vinculada a Yacyretá, estaba siendo financiada y en rápido avance, por parte de la EBY (Entidad Binacional Yacyretá).

Esa visión integradora de la región que por clara definición política del gobierno nacional anterior, de orientación económica keynesiana, se había impuesto en la EBY, siendo similar a los exitosos modelos aplicados por Brasil en obras similares, por caso Itaipú, Itá y otras grandes hidroeléctricas, que se integraron positivamente a sus entornos.

Esa visión de política económica es coherente con el enfoque keynesiano que estuvo vigente, de un Estado activo y promotor del desarrollo.

Con el cambio de gobierno, el neoliberalismo impone un Estado pasivo, ausente, dejando todas las iniciativas “al mercado”, que implica los grandes grupos económicos, cuyos objetivos son sus utilidades y nunca el desarrollo socio económico.

Las obras de la autovía Posadas San José se paralizaron, retomándose recién ya muy avanzado el año 2017. Si las obras no se hubieran interrumpido, era de prever que habrían superado con creces el peligroso lugar de este último gravísimo accidente y otros que acaecieron en las inmediaciones, y muy posiblemente habrían llegado al cruce de la Ruta 105 con la Ruta 14.

Ese y otros accidentes viales que muy seguido suceden en rutas que claramente son muy peligrosas por no contar con doble mano debidamente separada (dos carriles en cada sentido de circulación, separados por un amplio espacio intermedio o por un muro, que eviten los temibles choques frontales); se evitarían al reemplazar caminos simples por autovías (autopistas). Claramente esas obras, sobre todo en el interior profundo, dejaron de ser prioridades, ante el esquema unitario y excluyente vigente hoy. El pavoroso endeudamiento externo, fue en su casi totalidad usado para financiar la fuga de divisas, el creciente desorden financiero de las cuentas públicas con déficits crecientes, el pernicioso y creciente déficit de la Balanza Comercial, la timba financiera oficializada por el Banco Central, y todo tipo de perversiones económicas que están destrozando el país. Poco, muy poco de todo ese enorme monto de divisas, se usó para financiar obras públicas, pese a cierto “esfuerzo” en ese sentido hecho con claro sentido electoral poco antes de las últimas elecciones.

Esas muertes culposas por accidentes viales que no hubieran sucedido de contarse con la debida infraestructura, y que se minimizarían si se contara con la red ferroviaria que descongestione las rutas; se suman a las muertes silenciosas que las nuevas y cada vez más crecientes carencias de políticas sanitarias se están dando, al cerrarse hospitales, o secciones de los mismos, o dejarlos carentes de personal calificado y/o sin los insumos necesarios; al cortarse los suministros de vitales medicamentos para tratamientos de HIV y de enfermos de cáncer; al restringir las entregas de medicamentos gratis a jubilados por parte del PAMI; al aumentar sideralmente los precios de los medicamentos; al producir pobreza por los brutales tarifazos, las bajas de los salarios reales y los despidos masivos; al suspender asistencias a discapacitados y otros sectores sociales vulnerables.

Pero el casi total cepo informativo vigente en diarios, radios y TV, hacen que todas esas muertes culposas claramente atribuibles al excluyente e insensible modelo neoliberal vigente, pasen casi desapercibidas, o que casi nadie razone las culposidades últimas de todos esos luctuosos hechos.

Claramente, para la CEOcracia “reinante”, solo importa la Pampa Húmeda, y el resto de nuestro extenso país no solo no les interesa, sino que les molesta; y sobramos 20 millones de argentinos. ¿Que pueden importar unas cuantas miles de muertes o mutilaciones más o menos, para esa insensible ideología político – económica?

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*