ECONOMIA,

El mayor experto en finanzas verdes: “Misiones puede cobrarle a la industria que contamina por preservar su selva”

El mayor experto en finanzas verdes: “Misiones puede cobrarle a la industria que contamina por preservar su selva”
Compartí esta noticia en :

Rodolfo Tarraubella es el mayor experto en el país en finanzas verdes, como se denomina a los mecanismos para obtener fondos que están vinculados a proyectos de reducción o mitigación del impacto ambiental.

Esta noche desde las 20 dictará una conferencia en la Fundación Osde, donde buscará seguir concientizando sobre los mecanismos financieros que se abren a partir del acuerdo de París, que comprometió a las grandes naciones industrializadas a reducir sus emisiones de carbono y mitigar el impacto climático (el recalentamiento no puede superar los 2° de la temperatura media del siglo XIX). Si bien los compromisos de París no son obligatorios, hay una presión social y política muy fuerte, dice este experto.

“Hay una sanción social y política muy fuerte de no respetar los acuerdos de París y se vio con la intención de Trump de retirarse del acuerdo, sus propios gobernadores y hasta las empresas dijeron que no estaban de acuerdo y respetarán los compromisos de París”, sostiene Tarraubella, quien pone en duda de que los EE.UU vayan a retirarse efectivamente de este pacto global.

“Recién lo podrán hacer efectivo 3 años posteriores a la ratificación, o sea, en Noviembre de 2019, y entraría en vigor un año posterior, noviembre de 2020, justo cuando vence el mandato de Trump”, advierte.

Tarraubella es un experto en bancos que en los 90 se empezó a volcar al espacio donde las finanzas se mezclan con el Medio Ambiente. En 1992 sacó la primera tarjeta “ecológica”, emitida por MasterCard y el Banco Lloyds. “Por cada compra hacían una donación a una ONG”, comenta.

Hoy está a cargo de la Secretaría de Sustentabilidad y Finanzas Climáticas de la agencia de la ONU, Cifal Argentina, dirige la Fundación EcoConciencia y es consultor de empresas y gobiernos.

En una entrevista con Economis, Tarraubella contestó al siguiente interrogante. ¿Cómo puede hacer Misiones para cobrarle al mundo contaminante por la preservación de su selva?

“Misiones mantiene su selva a expensas de sus territorios productivos, paga un costo, porque deja de producir, y tiene necesidades que cubrir de su población, es legítimo que la provincia diga al que contamina, ‘yo mantengo mi selva, pero vos ¿cuánto me vas a pagar por mantener mis territorios verdes que absorben dióxido de carbono?’”, señaló Tarraubella, recién llegado de Buenos Aires en su segunda visita a la provincia en menos de tres meses.

Tarraubella dice que hoy por hoy hay una valuación del llamado “costo social del carbono”, que es el daño que se causa a la sociedad por cada tonelada de gases efecto invernadero ( CO2 y otros) que se emiten a la atmósfera, y “está valuado en 41 dólares”

En el futuro, las industrias contaminantes que deban cumplimentar los acuerdos de reducción van a tener que pagar a otro país, entidad u organismo que tiene un proyecto de reducción de emisiones de carbono. El espíritu es la compensación. Una industria que gana mucho dinero pero emite mucho CO2 tiene que pagar a otro que reduce y compensa.

“Cualquier cosa por debajo de los 41 dólares les va a convenir pagar, si pusiéramos un impuesto al carbono equivalente al costo social del carbono”, explicó Tarraubella.

“Misiones tiene que empezar a hacer gestiones para que la Nación desarrolle primero un mercado internacional de reducción de emisiones, así le puede vender la reducción de emisiones a una fábrica en Estados Unidos, por ejemplo”, señaló.

El otro punto que debe empezar a explorar la provincia es el de certificar cuánto dióxido de carbono absorbe su selva. “Hay que cuantificarlo, demostrar cuánto dejaría de absorverse si no se mantuviera esta magnífica extensión de selva verde”, señaló.

Otros mecanismos que debe explorar la provincia es empezar a tender líneas con el Fondo Verde para el Clima, que está constituido por compromisos de  100.000 millones de dólares anuales a partir del 2020 y financiará proyectos de mitigación, adaptación y resiliencia al cambio climático.

Una vez más, un proyecto verde es un proyecto que tiende a mitigar el impacto del cambio climático y otros impactos ambientales. Por ejemplo, un aserradero utiliza la biomasa forestal para hacer energía, y reemplaza a una central termoeléctrica que consume petróleo para generarla, y de ese modo, emite menos gases efecto invernadero y otros gases más contaminantes.

“Actualmente, cualquier país ya tienen disponible una línea de tres millones de dólares no reintegrables solamente para preparar proyectos, hay que utilizar estos mecanismos, pero hay que conocerlos también, el otro día estaba en Tucumán y funcionarios de medio ambiente comentaban que no estaban enterados de todas las facilidades disponibles de estos mecanismos”, explicó Tarraubella.

Qué es el Acuerdo de París

El Acuerdo de París, entró en vigor el 4 de noviembre de 2016. Supone compromisos (denominados Contribuciones Nacionales Designadas) de reducir emisión de gases de efecto invernadero y quien no cumpla esos compromisos, aunque no tiene un cargo punitivo formal, pero si político y social, seguramente será sancionado por la comunidad internacional.

La oportunidad para Misiones es esta: cuando el mundo se obligue generando un nuevo mercado de carbono, en virtud del Acuerdo de Paris, para cumplir sus compromisos de reducción de emisiones, los países y las empresas deberán comprar “bonos de carbono” a los que  emitieron bonos de carbono reduciendo sus emisiones.. ¿Puede Misiones certificar la reducción de emisiones que significa el costoso mantenimiento de su franja selvática?

“El Acuerdo de Paris obliga a las partes a presentar nuevas contribuciones (compromisos) de reducción de CO2, en 2020 y otra vez en 2025, y a presentar sus balances de los avances de mitigación en 2023 y 2028, por lo que estimamos que para 2020 se va a volver a instaurar el mercado de reducción de emisiones en donde el que contamina le tiene que comprar créditos al que no contamina”, dice Tarraubella.

El experto dice que habrá una suerte de bonos denominados ITMOs (Internationally Transferred Mitigation Outcomes) pero Misiones tendría que certificar lo que se ahorra en emisiones de dióxido de carbono, que resultarían de la no preservación de la selva.

Es decir, la provincia tiene que lograr demostrar que sus políticas generan esa mitigación del impacto ambiental que otros, en otras partes del mundo, deterioran con sus actividades. Tarde o temprano, los segundos deberán pagarle a los primeros.

Mercado interno

Pero antes, Tarraubella dijo que muchos países, incluido la Argentina, van a ir desarrollando un  mercado interno de mitigación de emisiones de carbono. Un mercado en el cual, por ejemplo, una empresa como YPF o Edenor le podría pagar a una provincia como Misiones para compensar sus emisiones de carbono.

Por Martín Boerr

 

Bookmark and Share
Compartí esta noticia en :

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*