CON SELLO PROPIO, ENTREVISTAS,

Mentecato regresa a las fuentes para seducir a la noche posadeña

Mentecato regresa a las fuentes para seducir a la noche posadeña
Compartí este articulo:

Debió ser dentista, si seguía el mandato familiar. Pudo ser abogado si hacía lo políticamente correcto. Pero eligió su propio camino al que va reinventando según pasan los años. Fabián Negrete (48) supo ser uno de los dueños de la noche posadeña, a la que conoce como la palma de su mano. Dio sus primeros pasos en una hamburguesería, que sirvió como base para el nacimiento del mítico Mentecato, uno de los pocos pubs que permanecen activos desde su apertura. Pero el tiempo pasa y obliga a replanteos.

Mentecato se refunda y abrirá sus puertas en marzo como en sus mejores días, aquellos de mediados de los 90, cuando era una mezcla de bar, pub y boliche después de la medianoche. Historias de amor, romances, pasiones encontradas y mucha, mucha, diversión se concentraron sobre la tradicional calle San Lorenzo, casi La Rioja. Todo estará para los memoriosos, pequeños detalles de iluminación, ladrillos a la vista, mesas y sillas y hasta las puertas originales.

La idea, cuenta Negrete, es recuperar ese espíritu y volver a seducir a clientes que hoy pasan las cuatro décadas, que no tienen demasiadas opciones para divertirse.

“Yo quería hacer una panchería. Pero se inauguró como bar y la verdad es que fue increíble. Esto fue en los años 90”, recuerda.

¿Cómo arrancó la inversión?

Para la inversión inicial me prestaron plata mis amigos y amigos de mi viejo. Él tenía una casa dental, vendía artículos odontológicos. Así nace el bar. Cuando arranco, no tenía perspectiva de cómo iba a arrancar, pero por la aceptación que tuvo no podía cerrar. Fueron prácticamente ocho meses de trabajar 24 horas. No podía parar, le pedía ayuda a mi viejo, dormía cuatro horas por día, no me alcanzaba el tiempo para hacer compras. Tenía mucha onda, estaba bien decorado, era mi casa, estaba bien hecho. Y ahí empezó a crecer. Después empecé a cerrar y logré cerrar a las cuatro de la mañana y volvíamos a abrir a las seis para el desayuno, era un salón grande todo vidriado, tenía un sector para un reservado, como para hacer un cumpleaños o lo que fuera. Y funcionaba. Por las noches éramos un grupo de amigos que nos poníamos a bailar, pero no se lograba integrar una cosa con la otra. Hasta que una noche, entre semana, en una pelea se rompe el vidrio que dividía los salones. Era grande y era muy costoso reponerlo, porque además no entraba por las puertas… y quedó así, y así empezó a crecer el lugar.   (Los protagonistas de la riña seguramente se identificarán).

Pasaron todos por Mentecato…

En cualquier punto del país, después de muchos años de laburo, siempre alguien me conocía, y yo no me daba cuenta de ese crecimiento.

¿De dónde sale el nombre Mentecato?

Unas diseñadoras amigas -las mellizas Karina y Miriam Odzomek-, con quienes hice la secundaria, me dieron tres opciones. Me dijeron Mentecato, y buscamos el significado, y era una palabra en español que significa loco, y así quedó.

¿Cómo te viste siendo dueño de la noche peleando con otros monstruos como Power y los boliches que abrieron y cerraron durante este tiempo?

En realidad, Mentecato desde su nacimiento es el único que arrancó en Posadas y nunca cerró. Y empezó a crecer. Se me da la oportunidad de comprar el fondo de manzana que se lo compro a Servando (vendía Renault). Y ahí habilito la pista de atrás. Pero todo parchado siempre fue todo parchado, laburábamos durante la noche con la obra ahí, siempre a las corridas.

Pero por la gente no paraba de entrar…

Pasó mucha gente por Mentecato. Y la historia de volver, sé que es difícil sobrellevarla, sobrellevar la noche, no puedo llevarla como realmente quiero. Me costó mucho crecer en el último tiempo, desde la intendencia de Jorge Brignole, entre la policía, la Municipalidad, el Código de Nocturnidad. La noche te hace perder la noción del tiempo, nunca pasa el tiempo. Yo no sé qué va a pasar con el nuevo Mentecato. No sé si me voy a potenciar como boliche o no. Se está haciendo una inversión importante, pero a lo que voy es que, no sé qué va a pasar, porque la noche está caída, antes teníamos tres noches, ahora tenemos una, la gente no tiene plata. Antes abríamos jueves, viernes y sábado, ahora estoy abriendo solo los jueves. Y con los menores es muy difícil.

¿Para tener lleno el lugar tenés que dejar entrar menores?

Sí. Y no se puede. Yo no tengo ganas de entrar en eso. Por eso decidí abrir el bar, y empezar a trabajar en el boliche pero con gente más grande los sábados. Mantener los jueves universitarios, pero los sábados con gente más grande, si hay cien personas espectacular, si hay cincuenta espectacular, si hay 200, mejor.

Hay una demanda latente de gente de 40 y más que busca lugares para salir los fines de semana…

Creo que lo más real que puede pasar es que me va a potenciar, va a potenciar el boliche. Yo obviamente voy a cuidar la parte de adelante que va a ser el bar y demás, pero si el boliche funciona y la gente va, obviamente vamos a seguir. Recuperé la puerta original de Mentecato, que la vuelvo a poner porque tuvo su magia. La propuesta mía es: “Se formaron muchas parejas ahí, y el que la quiera ir a devolver, que vaya”… (se ríe a carcajadas)

Negrete tuvo sus primeros pasos como DJs y se define como amante de la música electrónica, que suele ocupar parte de la noche en Mentecato.

Cuando el éxito de la noche comenzó a ser relevante, le entraron dudas. Un amigo arquitecto se las despejó.

“Un día pasé por Super Lomo, que estaba en avenida Corrientes, y paro a comer una hamburguesa con mi amigo. Él me hace las cuentas y me dice que si iba a seguir, me lo tenía que tomar en serio. Pero que estudiando, a la edad que tenía, recién iba a empezar a hacer dinero a los 40. “O estudiás en serio, o trabajás en serio. Y tomé la decisión de trabajar en serio”.

La noche posadeña lo agradece. En esta nueva etapa, varios de los empleados originales lo seguirán acompañando. Otros ya no están, pero suelen pasar alguna noche a celebrar. Mentecato, 30 años después, sigue sorprendiendo.

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Un Comentario

  1. Sergio Fabian Wolcan

    La orgulloso de mí amigo Fabian fui uno de sus primeros clientes cuando habrio la hamburgueseria entrabas por un pasillo al fondo el lugar lleno de plantas era el corredor de la casona que hermosos momentos un abrazo fuerte Fabián

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*