ECONOMIA,

Media sanción para la prórroga de la ley 25080 de bosques implantados

Media sanción para la prórroga de la ley 25080 de bosques implantados
Compartí este articulo:

Gracias al gran trabajo en conjunto realizado para la prórroga y modificación de la Ley 25.080 y luego de seis reuniones de comisión asesora para lograr un proyecto consensuado por las provincias, cámaras empresarias, profesionales y la comunidad forestal, se ha logrado el voto en la Cámara de Diputados y ahora se espera que el Senado convierta en Ley en las sesiones extraordinarias. 

Se estima que el 18 de diciembre el proyecto se convertirá en ley en el Senado de la Nación.

Salió tal cual lo habían anticipado quienes participaron de las discusiones previas, convocadas por Secretaría de Agroindustria -entonces Ministerio- desde fines de 2017 y principios de 2018.

Con la media sanción confirmada, fuentes del sector privado adelantaron a este medio que en dos semanas se estima habrá ley de promoción forestal.

Fue fundamental el trabajo coordinado por el bloque misionerista en el Congreso y en el último tramo del radical Luis Pastori. Las cámaras empresarias y los pequeños productores estaban alarmados por la mora en la extensión de la ley después de un año en el que hubo escasa ejecución. “Fue el peor año de la 25080”, se quejó un empresario en la Mesa Forestal que sesionó el martes encabezada por el presidente Mauricio Macri. 

Es que el propio Presidente había prometido que este año iba a “triplicar” el presupuesto para alcanzar los 400 millones de pesos y saldar la deuda contraída con los planes forestales. Sin embargo, este año solo se pagaron 111 millones y a a esta hora Misiones solo recibió poco más de 26 millones y Corrientes un poco más. 

Para 2019 el presupuesto estimado es de 102 millones sólo en Misiones, pero no hay certeza sobre el financiamiento. Una parte estará en el presupuesto nacional y el resto vendría por el Bono Verde, creado con aportes “voluntarios” de las compañías aseguradoras: es decir, el que pagará el subsidio forestal terminará siendo el usuario de un automóvil. 

Pero al ser “voluntario”, no todas las compañías adhieren y algunas, que dependen de cooperativas, están en dudas porque quizás deban pagar Ganancias en el marco de la reforma impositiva nacional y evalúan las pérdidas posibles.

De cualquier modo, la garantía de extensión por diez años es un aliciente necesario para un sector que no logra recuperar terreno pese a la escalada del dólar y un mejor escenario para las exportaciones. Pero solo con plantaciones estables se puede atraer la tan necesaria “lluvia de inversiones”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*