COLUMNISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

Los votos de Lavagna y Espert en un contexto de (híper)polarización

Compartí este articulo en:

Dos economistas, Roberto Lavagna y José Luis Espert, ponen en riesgo el caudal de votos de Cambiemos / Juntos por el Cambio. Ambos apelan a un votante desencantado con la gestión macrista, pero sin voluntad de votar por Fernández – Fernández como alternativa. Hasta hace algunos meses, Lavagna era una opción expectante, impulsada por sectores con influencia y poder que no podían vislumbrar un Macri competitivo. Por entonces, los pasos de Lavagna eran cuidadosamente cubiertos por los grandes medios, y hasta figuras como Marcelo Tinelli lo respaldaban públicamente. Sin embargo, al comenzar el invierno el proyecto Lavagna se desvanecía. El peronismo federal se fragmentó, y sus partes absorbidas por el macrismo o el peronismo / kirchnerismo. El Consenso lavagnista quedó menguado.

José Luis Espert, por su parte, cobró notoriedad nacional por el intento fallido de su desplazo. El candidato presidencial del Frente Despertar es un personaje totalmente nuevo en la política argentina. Es un político liberal-conservador, de los denominados “libertarios”, que tiene posturas muy tajantes en materia de recortes al gasto público, apertura comercial, baja de impuestos y desregulación de los mercados. Sus posturas liberales en lo económico son mucho más decididas que las del resto del arco político argentino, a los que considera keynesianos o directamente socialistas, sin demasiada distinción de matices.

Espert, como sabemos, sufrió el intento de desplazamiento de parte del oficialismo nacional. Operado a través de Miguel Pichetto, el candidato a vicepresidente de origen peronista que sumó Mauricio Macri, y Cristian Ritondo, el primer candidato a diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires de ésta coalición. Ambos le ofrecieron al presidente del partido que postulaba la candidatura de Espert, el nacionalista Alberto Assef, sumarse a Juntos por el Cambio e integrar su lista de candidatos a diputados nacionales por la Provincia de Buenos Aires en un puesto expectante. A cambio se le pidió a Assef que retirase el apoyo a la candidatura de Espert, lo que el veterano dirigente nacionalista aceptó inmediatamente. Espert, a pocas horas del vencimiento del plazo para la inscripción de las fórmulas presidenciales ante la justicia electoral, estaba sin partido y a punto de quedar fuera de la competencia, hasta que logró de último momento el apoyo del partido Uníte y mantenerse en la carrera electoral. Toda ésta movida resultó perjudicial para el oficialismo, ya que Espert siguió en carrera, Assef sigue siendo uno de los candidatos de Juntos en el distrito más importante. Y para peor, ahora Espert tiene mayor visibilidad pública nacional y un nuevo estatus de víctima por parte de la corporación política, lo que lo hace más querible y votable para una parte importante de la opinión pública que se encuentra enfrentada con el conjunto de la política.

Ésta nueva notoriedad alcanzada por el mini escándalo de las listas le dio a Espert otro volumen, de acuerdo a las encuestas. A nivel nacional, algunos sostienen que el episodio le permitió ubicarse muy cerca del tercero en la carrera, que es Roberto Lavagna y su frente Consenso Federal. Y asimismo, otros estudios dan cuenta de que Espert se encuentra en una posición mejor que la de Lavagna en la Ciudad de Buenos Aires y en las secciones primera y tercera de la Provincia de Buenos Aires. Es decir, que Espert podría ser considerado, a pesar del volúmen relativamente bajo de intención de votos que tiene hasta ahora, una de las “sorpresas de la elección” para éstas primarias.

La posibilidad de que Espert sea una de las novedades de la elección es problemática para Macri. Hasta ahora, los votos de Espert no eran tan amenazantes porque prometían confluir hacia el oficialismo en el caso de que la polarización hiciese que el ballotage o inclusive la primera vuelta se convirtiesen en instancias decisivas. Estábamos ante un caso clásico de “voto estratégico”, en el cual las afinidades entre el voto de Espert y el de Cambiemos se iban a hacer evidentes. Partiendo también del supuesto de que éstos nuevos votantes de Espert eran en realidad potenciales votantes de Cambiemos que se estaban yendo, decepcionados, hacia una nueva opción.

Lo problemático es el factor sorpresa. Porque lo sorpresivo puede convertirse en el eclipse del voto estratégico. Poniéndolo en pocas palabras, si Espert es la novedad de la elección y demuestra una capacidad de terciar mayor que la esperada, se abre la posibilidad de que su candidatura se convierta en un atractor de votos y no lo contrario. Tanto para nuevos votantes, como para los votantes ya consolidados de Espert que se podrían ver tentados a mantenerse en apoyo a su candidato y no fugar hacia una de las dos opciones de la polarización – sin dudas, la de Mauricio Macri – .

En ésta ecuación también debemos considerar el hecho de que el candidato Espert está ahora particularmente enojado con sus adversarios de Cambiemos por la “zancadilla” electoral que le realizaron ante la inscripción de las candidaturas. El mismo Espert que hace unos meses atrás podría haber estado inclinado a apoyar a Macri en una segunda vuelta, como quien apoya al “mal menor”, que en éste caso vendría a ser la posibilidad de evitar el retorno del kirchnerismo. Ahora bien, éste nuevo Espert enojado con Mauricio Macri y a su vez incentivado por el escenario de su crecimiento electoral superior a lo previsto podría ser doblemente renuente al voto estratégico: atrayendo votos y defendiendo lo logrado. Por lo tanto, estamos ante un caso de intervención estratégica claramente contraproducente: la maniobra por dejar intentar a Espert fuera de carrera pudo convertirse en una plataforma de lanzamiento para el candidato nuevo, y le armó un lugar que busca resistir la polarización.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Un Comentario

  1. Desde el Ecaudor, vemos que la miseria que Macri ha sumido a la Argentina es de su propia cosecha, por obedecer al FMI. En Venezuela es distinto, la crisis es obra de las empresas transaccionales que monopolizan la distribución e importacion de casi todos los alimentos e insumos que consumen los venezolanos, alli fue facil esconder el papel higuienico y las m,edicinas y sabotear la Banca, Argentina es practicamente autosuficiente y puede resistir la embestida neoloberal, Sin embargo la derecha ya ha empezado a manipuar el dola.
    tos,

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*