ENTREVISTAS, LA CHACRA,

Las Tunas, una cooperativa yerbatera que busca recuperar mercados apostando a la calidad

Las Tunas, una cooperativa yerbatera que busca recuperar mercados apostando a la calidad
Compartí este articulo:

Ubicada en el departamento de Apóstoles, la cooperativa Las Tunas se dedica a la producción de yerba mate, con componentes 100 por ciento naturales, sin agregados químicos.

La cooperativa “Las Tunas Agrícola Industrial” surgió en 1961 como secadero de yerba mate, fabricando materia prima o “canchada”. Está ubicada en la colonia Las Tunas, departamento de Apóstoles, en Misiones. En esta región, la tierra cuenta con altos niveles de hierro y otros minerales generando condiciones ideales para que la planta de yerba mate se desarrolle.

Actualmente, cooperativa Las Tunas cuenta con 85 socios, que administran un promedio de 10 hectáreas cada uno, dedicadas a la siembra de yerba mate, en los departamentos de Apóstoles y Concepción. José “Joselo” Semienchuk encargado de la Cooperativa charló con Economis sobre como es la apuesta para resurgir de esta empresa y como ven el futuro.

Joselo como le gusta que lo llamen es un gringo “grandote”, de manos fuertes, acostumbrado al trabajo duro que demanda a diario la chacra, algo que contrasta con su carácter afable a la hora de hablar. Él aprovecho una pausa en su recorrida del sábado en la ciudad de Posadas para charlar con Economis sobre la “única cooperativa de la zona sur que está produciendo”.

Destacó que la yerba que produce la cooperativa tiene la cualidad de ser 100 por ciento natural, sin agregados químicos, lo cual le da un sabor único. Asimismo, buscando mejorar la calidad de la yerba mate, los emprendedores desarrollan un abono y fertilizante natural propio.

Semienchuk explicó que de los 85 socios, solamente unos 40 están plenamente activos, por lo que deben completar los volúmenes de producción están comprando a otros productores de la zona. Aclaró que por los altos costos de transporte ahora la zona de influencia se ha reducido a Apóstoles, 3 Capones y Concepción de la Sierra. “Antes nos traían de Santa María o de Azara pero por el costo de transporte prefieren entregar en sus zonas y no hacer grandes distancias”, indicó.

-Cómo es este resurgir de la cooperativa

Las Tunas surgió como cooperativa en el año 1961, durante un tiempo hicimos yerba canchada para otras empresas y luego comenzamos a crecer y desde el ´70 más o menos apostamos a producir nuestra yerba. Siempre fuimos un grupo de socios con pequeñas chacras. Durante un tiempo nos fue muy bien y vendíamos mucho en la región y en Buenos Aires.

Pero en 1994 más o menos dejamos de envasar nuestra marca y volvimos vender yerba canchada y a prestar servicios para otros. Porque no podíamos competir con los más grandes. En el 2011 se decidió volver a envasar “Las Tunas” y tuvimos que trabajar duro para volver a contactarnos con nuestros clientes y conseguir nuevos, que nunca habían escuchado o conocido nuestro producto.

Hoy por hoy la mayor parte de la producción se está vendiendo en Buenos Aires, en base a mantener un nivel de calidad de la yerba, que nos ha generado un gran número de clientes. Muchos dicen que el porteño no sabe tomar mate, pero hay que reconocer que son muchos que sí saben de mate y son muy exigentes. Ahí encontramos un nicho y un público fiel que permite mantenernos en pie y cumplir con nuestros productores.

Ahora usamos las redes sociales como nuestra página de Facebook para poder contactarnos con los clientes y a la vez dar a conocer los productos a nuevos interesados.

También aprovechamos el acompañamiento de Agricultura Familiar de Nación, a través del cual participamos en las diferentes ferias como “Masticar” y “Caminos y Sabores” donde podemos mostrar nuestra yerba a los clientes de forma directa. En la última feria muchos se sorprendían por el aroma y el sabor de nuestra yerba e hicimos muchos contactos. También gracias al Inym podemos participar nuevamente de la feria “MateAr” donde esperamos poder mostrar a más clientes nuestra yerba. 

-Cual es el principal escollo que tienen para colocar la yerba, ayer Víctor Saguier de la Cámara de Molineros decía que el costo de logística es el principal obstáculo hoy en día

Así es, el mayor problema es el costo del traslado de la yerba. Más para nosotros que no somos grandes productores y no llevamos volúmenes grandes como para llenar un camión. Nosotros tenemos clientes que nos piden desde 10 kilos para consumo personal o pequeños distribuidores que nos piden pocas toneladas y eso nos complica aún más a la hora de hacer los despachos. Porque la verdad a veces nos da vergüenza que el envío sea más caro que el producto en sí.

Encontramos una solución creativa participando de un “consorcio de ventas” Esperanza Yerbatera, que en forma colaborativa, varias marcas hacen envíos conjuntos para poder cubrir los costos. Esto nos está ayudando a poder hacer envíos, pero veremos como funciona la experiencia.

También estaba el tema del Correo Argentino que nos iba a permitir hacer envíos pequeños a todo el país, pero después del anuncio no sabemos en que quedó esa medida. Para nosotros sería una gran ayuda porque tenemos pedidos de 50 o 100 kilos para algunas provincias o ciudades y no podemos hacerlos con los canales convencionales.

Lamentamos que no podamos contar con otro transporte que no sea el camión. Se habló del tren de cargas un tiempo pero ahora tampoco funciona. Otra de las opciones que habían dicho era el envío aéreo, pero tampoco avanzó eso. Y eso del puerto para usar la hidrovía ojala que sea una opción, pero nosotros no estamos muy al tanto de como está eso y su comenzará pronto a funcionar.

Se ve que todos los productos están complicados con el tema del transporte, la yerba, la madera, el té.

-Entre uno de sus nuevos productos está la yerba canchada para tereré y está teniendo muy buena aceptación

Hace dos años comenzamos a producir ese tipo de yerba, que tradicionalmente se consume mucho en la región para el tereré. Ahora conseguimos todas las certificaciones del RNPA (registro de alimentos del ANMAT). Por lo que ahora comenzamos a producir y envasar nuestra yerba para tereré, que es un repicado entre la canchada y la molida.

Nos sorprendió la aceptación que está teniendo en la zona. Así que estamos viendo si logramos ganar algo de mercado con eso. No modificamos la marca, solo la presentación y la aclaración de que es yerba para tereré.

Cuando comenzamos hacíamos una canchada más fina a ojo. Pero ahora mejoramos el proceso y hacemos un repique, se pasa por un proceso más para achicar las hojas y los palitos. En un futuro veremos si mejora la situación económica y podemos adquirir otro molino para lograr un producto más equilibrado.

Lo que nos sorprendió es que hay mucha gente que elije esta yerba para tomar mate caliente. Esto es porque en muchos casos la yerba convencional llevaba mucho polvo y esta gente considera que ese polvillo es nocivo. Por lo deciden usar esta yerba canchada para hacer sus mates y aprecian el sabor que tiene.

Tengo un cliente en San Nicolás que tiene local naturista y el tiene sus clientes que le piden esta yerba para tomar mate. Otro de los fanáticos de esto, que toma mate con esta yerba es el Chango Spasiuk, incluso nos visitó hace unos meses, dice que tiene otro sabor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Ayer visitando Cooperativa Las Tunas, cerquita de Apóstoles. PH: @martin.ghisio

Una publicación compartida de Chango Spasiuk (@changospasiuk) el


A nosotros nos permite posicionar la marca. Y nos beneficia, porque ellos nos hacen promoción gracias a este tipo de consumo. No son grandes volúmenes de compra, pero para nosotros es importante. Los grandes venden equipos y para nosotros cada kilo que vendemos es importante.

-Que otras formas de posicionarse están aprovechando

Bueno como te contaba antes, nosotros al contar con el apoyo de la Secretaría de Agricultura Familiar de Nación y del INYM, podemos viajar a las ferias y eventos en todo el país. Así podemos mostrar nuestros productos de forma directa a los potenciales consumidores. Podemos llegar a la boca del lobo, de los grandes centros como buenos Aires y así nos conocen a los que somos de pequeñas cooperativas.

Hoy está pegando mucho todo lo que sea natural y ese es un gran valor que siempre se protegió desde la Cooperativa Las Tunas. Esto nos permite ofrecer un producto, que a la gente le sorprende, como nos pasó en el último Caminos y Sabores que unas personas se mostraron muy sorprendidas por nuestro producto, hicimos los contactos y ahora vemos felices que nos siguen comprando y así vamos armando las cadenas de comercialización. Porque esa persona ya le mostró a los vecinos y así van ampliando.

En Buenos Aires nuestro distribuidor, que es mi cuñado, ayer solamente (viernes) tuvo que hacer dos viajes con su camioneta, que no es grande y debe hacer recorrido con unos 500 o 600 kilos, pero es sumamente importante para nosotros. Hoy por ejemplo también tenía que entregar otros 400 kilos solo en Capital Federal.

A pesar de ser una pequeña entidad logramos meternos de lleno en la gran ciudad. Nuestra yerba se conoce más en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe que en Misiones o Corrientes, donde por la cantidad de marcas es más difícil entrar. A pesar de tener una buena calidad pero al ser poco conocida en la zona, cuesta.

-Como piensan que va a terminar este año, que fue bastante complejo desde el clima y lo económico y que proyecciones hacen a futuro

Y económicamente creemos que bien, porque hay varias posibilidades de negocios. Pero el problema es desde la producción, porque este año y el año pasado por el clima cayo mucho la cosecha. Y no hay perspectivas de que eso mejore pronto.

La cooperativa apuesta al estacionado natural de la yerba (de 15 a 18 meses). Este año, la coyuntura económica y la falta de financiamiento, sumado a la baja producción de hoja complicaron el acopio de la materia prima, pero la cooperativa cumple el precio oficial.

Desde lo económico, la yerba, por esta misma merma de materia prima hay una demanda de materia prima, desde la canchada o la molida. Hoy nos están llamando muchos secaderos grandes queriendo comprarnos materia prima canchada y a la vez están saliendo unos negocios de molida. Que ojala se concreten porque muchas veces quedan en el camino.

Ahora en el tema trabajo en la recepción de hoja verde va a estar complicado. Ojala no se, porque si se dan todos los negocios que venimos viendo nos va a faltar materia prima. Pero eso depende del clima y otras cosas ajenas a nosotros.

Desde el 2011 que venimos recuperando la marca, no es que la venta se nos cayó. Tenemos un nivel sostenido de ventas, porque por ahí los clientes nos compran menos, pero vamos consiguiendo nuevos clientes. Así que nuestro volumen de ventas se mantiene e incluso sigue creciendo. Esperamos un rebrote de la economía, que nos permita crecer más la venta.

Pero hay un temor por la falta de materia prima, en todos los secaderos de todo Misiones y Corriente, por la merma de hoja verde.

Creo que con estas perspectivas de ventas, podremos volver a comprar más materia prima. Pero hasta fin de año estaremos complicados por lo económico a nivel país.

-Lo prioritario sería apuntalar la producción de hoja verde en las chacras de los socios

Sí, claro por ahí ver la posibilidad de lograr acompañar al productor. Que vuelvan a producir como lo hacían antes. Que no se queden con 2 mil o 4 mil kilos por hectáreas, en decadencia. Necesitamos ver la posibilidad de reactivar esos yerbales con cubierta verde, abonos, sistemas de corte.

Se que en principio vamos a ser dos o tres nomas los primeros en apostar a eso. Pero si logramos los resultados que queremos, seguro que los demás socios se van a apuntar. recordemos que nuestros socios son pequeños plantadores con no más de 15 hectáreas en producción y algunos con muy bajos rendimientos.

Hoy el mayor déficit es que el productor no está produciendo lo que debe por hectáreas. Y no hay ningún instituto o ente que medianamente nos apoye con acciones concretas para mejorarlos. No estamos en desacuerdo con las charlas, pero necesitamos algo más. Como ser insumos, financiamiento para compra de plantines nuevos o abonos.

Por eso desde la cooperativa estamos pensando en las cubiertas verdes y para ello queremos comprar unas sembradoras, con las cuales sembrarles a los productores en sus chacras avena, o lo que sea para que tenga una cubierta verde que a la vez le sirva de otro ingreso.

Pasa que nuestros suelos en la zona sur están muy deteriorados. Hemos hecho un relevamiento de suelos hace unos tres o cuatro meses con ingenieros y técnicos de Agricultura Familiar. Se tomó muestras en chacras de 35 socios y muchos de ellos están muy erosionados, sin materia orgánica y por eso queremos apostar a mejorar un poco eso.

Por ello es que queremos comprar implementos para ayudarlos a recuperar la productividad de sus suelos, porque muchas veces el productor está muy decaído y no le interesa trabajar más. Aparte otro problema que tenemos es que nuestro promedio de edad en los socios es muy alto, no quedan jóvenes en las chacras.

-No hay renovación generacional en las chacras

Y sí. Tendría que haber una política de acompañamiento a la agricultura. No decimos que el chico no vaya a estudiar a la ciudad. Pero debe haber una política agraria para que los incentive a volver a las chacras y seguir produciendo. Porque muchas veces se da que algunos productores dicen para que vamos a invertir, si después quien se va a quedar con esto.

Reconozco que trabajar en la chacra es difícil, por ello quizás los jóvenes elijen ir a trabajar al pueblo o a la ciudad. En la chacra uno está solo y no hay mucho acompañamiento. Por ejemplo anda a comprar una sembradora, te dicen “sale un millón de pesos” y como se paga, “al contado”; sin embargo anda a pedir una camioneta que sale un millón de pesos y te dicen “pagame cinco mil pesos al mes” y esa es la diferencia y por esas cosas los chicos se van a los pueblos.

Eso está pasando. Están quedando los viejitos nomas. Muy pocos quieren seguir creciendo, porque ven que el hijo no vuelve, el nieto tampoco se interesa en la chacra y que hacen, venden las chacras a los grandes y se compran una casita en el pueblo donde están más cerca de los servicios y viven con sus jubilaciones.

Es todo un combo, desde las políticas que no ayudan. Pero vamos peleandole desde la cooperativa, pero muchas veces pensamos a quien vamos a dejarle esto que hacemos.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*