ECONOMIA, ENTREVISTAS,

“Las grandes inversiones foresto industriales en la Argentina podrían materializarse pronto, hay grandes cambios en el país”

“Las grandes inversiones foresto industriales en la Argentina podrían materializarse pronto, hay grandes cambios en el país”
Compartí este articulo:

Fernando Correa nació en Tucumán, pero desde 1994 se radicó en Finlandia, donde estudió ingeniería forestal. Desarrolló su carrera en el país nórdico, cuna de la industria celulósica mundial.

Correa trabaja para la prestigiosa consultora Pöyry, una firma que se especializa en planificación y desarrollo de grandes proyectos industriales forestales. En especial los vinculados a la producción de pasta celulósica.

Desde la oficina de Pöyry en España, Correa atiende a países del Cono Sur como Uruguay y la Argentina, donde está involucrado en distintos proyectos de análisis, factibilidad técnica y económica.

Cuando Pöyry dice que un proyecto puede funcionar, los organismos financieros multilaterales y los inversores en general empiezan a prestar atención y los enormes fondos que requieren las inversiones en estos proyectos –que nunca bajan de los 1.000 millones de dólares- aparecen.

Economis entrevistó telefónicamente a Correa, quien desde su oficina de Madrid trazó un panorama de las posibles inversiones que podría recibir Misiones y Corrientes en este tipo de emprendimientos en un futuro próximo.

“Yo estoy en la unidad de negocios de Management Consulting y dentro de esa parte, en celulosa y papel, trabajo en el área de desarrollo de negocios, análisis técnico y ecológico”, explicó, sobre su rol.

-¿Cómo está la Argentina para recibir inversiones de envergadura en el sector foresto industrial?

-La Argentina está en el mismo sitio que antes pero las condiciones actuales son diferentes, sin lugar a dudas a nivel macroeconómico, Argentina presenta y así se ve desde afuera, cambios importantes con esta nueva administración. Pero es cierto que esos cambios aún no se materializaron en inversiones de relevancia. Es comprensible, porque las mega inversiones no se pueden materializar de un año para el otro, hay una serie de factores que tienen que ir coordinándose, desarrollándose para que las condiciones estén dadas. No todo es responsabilidad del Gobierno, el sector privado también tiene mucho que ver. Adicionalmente, están las condiciones del mercado global. Brasil aún tiene potencial para varias fábricas de celulosa de escala global, pero tuvo la crisis que conocemos y se retrasaron varios proyectos. Ahora, algunos se anunciaron y seguramente se van a materializar, en paralelo está Uruguay, que ya construyó dos y está anunciada la tercera.

-¿Quién es el cliente principal de todas estas pasteras?

-Un tema muy importante a tener en cuenta es el modelo de negocios de las fábricas de celulosa. El modelo de las fábricas de celulosa de Brasil y Uruguay, es un modelo de negocios para la producción de celulosa de fibra corta blanqueada para el mercado de exportaciones, casi la totalidad de la industria brasileña y uruguaya se exporta.

Dada la economía de escala, cuanta mayor capacidad de producción tengan las fábricas, mejor. Lo más cerca posible de un puerto con salida al océano y, lógicamente, lo más cerca de las plantaciones.

Dado el modelo de negocios de producción de celulosa de mercado, la escala de producción se incrementa constantemente. Por el contrario, si considerás una fábrica de celulosa integrada con producción de papel, no tienen una capacidad por encima de las 500.000 toneladas.

-¿Y cómo repercute la corrida cambiaria, el auxilio del FMI en las posibles inversiones en la Argentina?

-No te digo que no sea relevante, pero una inversión de este tipo es de 40 años de plazo y en esos 40 años van a pasar turbulencias de un modo u otro. Un ejemplo más que concreto es lo que ocurrió en Brasil, sobre todo por la escala de la economía en Brasil. La coyuntura pesa, pero hasta cierto punto, cuando se trata de una inversión de largo plazo. Es similar a la situación en Uruguay, durante el proceso de planificación de la primera fábrica de celulosa, el país recién había salido de la crisis del 2001-2002.

 -¿Qué atractivos tiene la Argentina para los capitales que invierten en este sector, sean fondos o algunos de los grandes grupos industriales?

-Argentina tiene todas las condiciones que hacen falta, tiene muchísimas ventajas. Disponibilidad de materia prima, complementándose con disponibilidad de tierra, los costos son competitivos, tiene agua, una logística relativamente buena, un poco cara, eso sí. El transporte carretero está presente, tiene el ferrocarril, salida a puertos, bastante agua en los ríos. Lo que le falta es el entorno de seguridad para las inversiones, un marco legal que sirva literalmente para promover las inversiones, facilitar el establecimiento de una industria de gran escala con un fuerte impacto socio económico a diferentes niveles.

Lo que no hay que olvidar es que en este tipo de proyectos Argentina no es la única alternativa, hay otras latitudes que ofrecen condiciones operativas quizás no tan ideales, pero un entorno legal más estable, que te permite considerar un punto menos en la tasa interna de retorno de un proyecto.

-¿Es tan importante la tenencia de la tierra por parte de los grandes grupos industriales pasteros?

-No solamente la tenencia de la tierra, la tenencia de la tierra facilita, pero no la veo como un factor determinante. En Brasil hay una ley similar a la de la Argentina (que limita compras de tierra por parte de inversores extranjeros) pero no se anularon las inversiones forestales.

-¿Cómo está Misiones en este contexto?

-Misiones tiene la industria celulósica papelera más importante del país, con el grupo Arauco Argentina y Papel Misionero, hoy de Arcor. También tiene una masa forestal importante. Entre Misiones y Corrientes se encuentra prácticamente la totalidad de las coníferas existentes en el país, y un porcentaje muy alto de eucaliptus. Misiones, como tal tiene la desventaja que está lejos del puerto de salida internacional. La ventaja es que tiene condiciones para el crecimiento. Todavía está vigente ese impuesto sobre la facturación de las exportaciones (Ingresos Brutos) .

-Pero ya se anunció que se eliminaba desde este año.

-Yo estuve en una reunión en Argentina hace unas pocas semanas y me dijeron que todavía seguía vigente.

-¿Cómo ves los planes de Arauco en la Argentina?

– Sin dudas, es una pregunta para los directivos de la empresa. En términos generales, se podría decir que Arauco es un grupo importante en el sector foresto industrial a nivel global.

 Tiene operaciones en todos los segmentos de la foresto-industria, tanto en América Latina, América del Norte y recientemente ingresaron en el  mercado europeo. Desde el punto de vista de su capacidad financiera están en primera línea y en función de la producción a considerarse, Arauco si puede incrementar aún su capacidad de producción.

-Ellos son un candidato para anunciar una de estas grandes inversiones.

-La verdad es que no te lo podría decir, incluso si lo supiera. Tienen muchísimas posibilidades, porque conocen Argentina, saben lo que es trabajar en la Argentina y vivir el día a día. Todas las empresas de escala global, como Arauco, se dedican a desarrollar proyectos, cuando terminan uno piensan en el siguiente. Piensan en generar valor para crecer.

-¿Qué me puede decir de Ysyry Cuatiá, el proyecto de un grupo de empresarios correntinos y misioneros para instalar una planta de papel kraftliner y celulosa en Ituzaingó? Ustedes desarrollaron el estudio de factibilidad.

-La verdad es que no puedo decir mucho. Es un grupo de empresarios argentinos que está en conversaciones con un grupo industrial internacional, para definir el proyecto. Son 500.000 toneladas kraftliner, una planta 100 por ciento integrada; adicionalmente generaría su propia energía y un excedente que podrá vender a la red (15-20 MW). El sector de embalaje es uno de los segmentos que está en crecimiento junto con el de papel tissue. El consumo de papel para publicaciones tiende a decrecer.

Ellos no tienen experiencia en la parte industrial de producción de celulosa y papel, pero sí tienen experiencia en Argentina, en industria en general en inversiones de escala importante; y lógicamente tienen experiencia en el sector forestal. Esa alternativa es la combinación perfecta porque están buscando un socio que contribuya con la parte industrial y ellos contribuyan con algo que es inmensamente valioso, que es el know how de trabajar en la Argentina. A un socio extranjero eso le da mucha confianza.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*