COLUMNISTAS

La quin­ce­na está per­di­da

Compartí este articulo en:

En me­nos de quin­ce días el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha te­ni­do cua­tro even­tos po­lí­ti­cos ne­ga­ti­vos muy im­por­tan­tes que lo deja ex­pues­to sin ma­qui­lla­je ni es­tra­te­gia mar­ke­ti­ne­ra que pue­da men­guar ta­ma­ño fra­ca­so.

  • El pri­me­ro fue du­ran­te su dis­cur­so en la inau­gu­ra­ción de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va el 1 de mar­zo. Allí de­mos­tró no te­ner pro­pues­tas a fu­tu­ro para sa­lir de una de las peo­res cri­sis, tan­to po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, como so­cial. Ade­más, se dejó ver como un hom­bre que pier­de la com­pos­tu­ra con fa­ci­li­dad, al cual los ner­vios lo trai­cio­nan, gri­ta, se des­con­tro­la, agre­de, ye­rra, se pier­de, mues­tra su im­po­ten­cia e ira. Este com­por­ta­mien­to trae más in­cer­ti­dum­bre, ge­ne­ra des­con­fian­za en la gen­te y en los mer­ca­dos. ¿Si no pue­de te­ner el con­trol en su ám­bi­to, qué se pue­de es­pe­rar del res­to de su equi­po? No vo­ta­mos a igua­les sino a me­jo­res.
  • El do­min­go 10 fue su se­gun­do fra­ca­so po­lí­ti­co en lo que va del mes, su­ce­dió en Neu­quén. Por más que la gran ma­yo­ría de los me­dios afi­nes al go­bierno tra­ten de en­dil­gar la de­rro­ta a CFK en la pro­vin­cia cor­di­lle­ra­na, la reali­dad es que el gran per­de­dor fue la coa­li­ción de Cam­bie­mos. Con toda la es­truc­tu­ra na­cio­nal –tra­du­ci­do esto en re­cur­sos tan­to hu­ma­nos como de ges­tión– y sien­do la elec­ción que inau­gu­ra­ba el ago­ta­dor ca­len­da­rio elec­to­ral es inen­ten­di­ble la atroz de­rro­ta de Mau­ri­cio Ma­cri. Se po­dría pen­sar que sub­es­ti­ma­ron a la opo­si­ción o que rea­li­za­ron una mala lec­tu­ra po­lí­ti­ca del re­sul­ta­do; sea cual fue­re el mo­ti­vo lo real es que los hi­los de la in­ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca es­truc­tu­ral se em­pie­zan a no­tar y de­ma­sia­do. Nue­va­men­te ve­mos el re­fle­jo de mu­cha im­pe­ri­cia.
  • Miér­co­les 13, con­fir­ma­ción de frac­tu­ra de Cam­bie­mos en Cór­do­ba. Que se do­ble pero que no se rom­pa sue­len de­cir como un man­tra los ami­gos ra­di­ca­les, pero es solo un de­cir. Se frac­tu­ran en mil pe­da­zos. Mes­tre, el tra­vie­so, y Ne­gri, el or­to­do­xo, han de­ja­do ex­pues­ta la gran in­ca­pa­ci­dad de MM al mo­men­to de con­du­cir a su pro­pia tro­pa. La for­ta­le­za de un ver­da­de­ro lí­der está en sa­ber con­te­ner, con­du­cir y res­pe­tar a las di­fe­ren­tes ver­tien­tes o vo­lun­ta­des po­lí­ti­cas, pero cuan­do el rui­do in­terno es en­sor­de­ce­dor y en vez de per­ci­bir or­den hay más caos, to­dos nos pre­gun­ta­mos ¿si no pue­de, si no sabe o no le im­por­ta or­de­nar a los pro­pios, cómo se su­po­ne que hará para sa­car ade­lan­te el país?
  • Miér­co­les 13 bis, ha­cer cir­cu­lar la foto del mi­nis­tro Du­jov­ne con Ch­ris­ti­ne La­gar­de en la ges­tión de ade­lan­ta­mien­to de fon­dos co­rres­pon­dien­tes al año 2020 de la deu­da ad­qui­ri­da por MM. Aquel acto, sin lu­gar a du­das, es el bro­che fi­nal para una se­ma­na de sal­do ne­ga­ti­vo. Des­fi­nan­ciar al pró­xi­mo go­bierno, sea cual fue­re el re­sul­ta­do, es un acto de irres­pon­sa­bi­li­dad y des­com­pro­mi­so con el pue­blo po­cas ve­ces vis­to. Sin con­tar que la ca­be­za de La­gar­de va su­je­ta a la de nues­tro país, ella tam­bién está pren­di­da a nues­tro des­tino. Hay que ver cual será su des­tino si en oc­tu­bre el re­sul­ta­do elec­to­ral le re­sul­ta ad­ver­so a sus in­tere­ses. El FMI re­ne­go­cia­rá con el pró­xi­mo go­ber­nan­te pero dudo que sea ella quien esté al fren­te. Pero MM tuvo que re­cu­rrir a un ma­no­ta­zo de aho­ga­do por­que se le está que­man­do la nave. Nue­va mues­tra de de­bi­li­dad po­lí­ti­ca y de fal­ta de pre­vi­si­bi­li­dad en ges­tión.

Y re­cién es­ta­mos a 15 del mes…

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*