COLUMNISTAS,

La precisión del bisturí

Compartí este articulo:

La CGT levantó un paro que nunca anunció por un bono que nadie pidió y que las empresas dicen que no pagarán”. El humor popular describe con crudeza el debate que consumió la semana política.

El presidente Mauricio Macri hizo gala de un hiperkirchnerismo para seducir a gremialistas que coqueteaban con la idea de hacer un paro nacional antes de fin de año y firmó un decreto que obliga a las empresas a pagar un bono de cinco mil pesos.

Para evitar el paro nacional se granjeó el enojo del sector empresario, incluso de los más cercanos al poder. Es lógico, en medio de una profunda recesión, pretender que el costo de semejante muestra de generosidad sea asumido por las empresas, cayó como un balde de agua fría para los hombres de negocios que deben lidiar con balances que no cierran y ventas que caen.

La Unión Industrial y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa fueron las primeras en advertir que más de la mitad de las empresas no estaba en condiciones de dar el beneficio extra.

La UIA exhibió sus argumentos: la industria se derrumbó 11,5 por ciento en septiembre -último dato oficial-, la peor baja desde julio de 2002, en plena onda expansiva del estallido de la Convertibilidad y la fuga del radical Fernando De la Rúa tras el fracaso de la alianza.

En la tierra colorada, la Confederación Económica de Misiones también se expresó en contra del bono y advirtió que ninguna empresa misionera podría pagarlo. “No es lo mismo una multinacional como Wal Mart, que un comercio de Posadas o el interior de la Provincia. El Gobierno Nacional nos pide un esfuerzo, pero ¿qué esfuerzo hace el Gobierno?”, señaló su presidente, Alejandro Haene.

El documento de la entidad económica es contundente, como pocas veces se ha visto en los últimos años. “En esta coyuntura económica  a las pequeñas y medianas empresas misioneras se les hace directamente imposible afrontar pagos extraordinarios. No cuestionamos  las razones que fundamentan este pago extra,  pero consideramos que no es el momento ni la oportunidad y entendemos que la disposición podría haber establecido que fuera a cuenta de futuros aumentos de haberes de los diferentes convenios colectivos de trabajo. Las Pymes misioneras no tenemos alternativa de compensar este pago, ya que el Estado nacional no implementó medidas  para que se tome por ejemplo a cuenta del IVA o de Aportes y Contribuciones de la seguridad social. Por tal razón no percibimos que se trate de un “esfuerzo compartido”, enumera.

La Cámara de Comercio de Posadas, que agrupa a muchos empresarios desilusionados, también advirtió sobre la difícil situación económica que atraviesan las pequeñas y medianas empresas capitalinas que no logran repuntar pese al fin de las asimetrías.

“Entendiendo el panorama económico actual y la situación en particular de las pymes de Posadas, este acuerdo si bien es beneficioso para la gran familia de trabajadores es imposible de afrontar por parte de las empresas, ya que muchas de ellas están atravesando un proceso de crisis; por su significativa caída en la ventas, fuerte presión fiscal, disminución en la rentabilidad que las obligaron a reducir personal e incluso a cerrar sus puertas generando pérdidas de fuentes de trabajo y cambios en la fisonomía de las zonas comerciales de la capital”, se destaca en el documento de la entidad que conduce Carlos Beigbeder.

La CCIP se considera que la medida tomada por el Gobierno, es arbitraria, ya que no tuvo en cuenta la realidad de las empresas del interior del país y menos todavía aquellas que se encuentran en una zona de frontera, “como sucede en Misiones, donde la realidad cotidiana lejos está de ser similar a las grandes ciudades o empresas de Buenos Aires”.

“En 30 años de comerciante nunca vi a Encarnación vacía y a Posadas vacía al mismo tiempo”, indicó el gastronómico Martín Oria, quien también es vicepresidente de la CEM.

El planteo de los empresarios misioneros tiene asidero en los datos. Un documento del observatorio Pymes sentencia: “En una economía como la argentina, las diferencias de productividades son dramáticas. Cualquier política uniforme por sector, tamaño y región es dañina. Para no agravar la recesión, hay que usar el bisturí y no el cuchillo”.

Las Pymes de todo el país sufrieron en lo que va del año, una caída en las ventas del 8,7 por ciento, con una pérdida de empleo del 3,2. Las pequeñas y del interior, son las que más sufren, con una caída del 11,1 por ciento.

Entre los que cayeron, están muchos de quienes fueron entusiastas promotores del cambio. Pero la profunda recesión en la que se hundió el país, logró unir en el desencanto a trabajadores y empresarios.

Se esperaba una lluvia de inversiones, pero sobrevino una profunda sequía que frustró los pocos brotes verdes. Las ventas minoristas cayeron 9,4 por ciento en octubre y la rentabilidad empresaria perdió contra la inflación.

El efecto calma del dólar se diluyó en la inesperada pelea contra los empresarios, que siquiera soluciona la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores que sufren la agobiante batalla contra la inflación.

Como bien describe el abogado laboralista Juan Pablo Chiesa, el decreto no hizo más que mostrar las inconsistencias del discurso y la falta de un rumbo firme. El Poder Ejecutivo, mediante DNU, hace pocos meses prohibió a los sindicatos pactar sumas no remunerativas y ordenó Ministerio de Trabajo no homologar los acuerdos y los convenios de trabajo que fijen sumas no remunerativas para garantizar la sustentabilidad de los principios que fundamentan las cargas sociales, en miras de la equidad y el interés público.

“Paradójicamente, lo que este mismo Gobierno hace poco más de cuatro meses prohibía contundentemente y no aceptaba con argumentos tajantes en pos de no atentar contra la recaudación de la seguridad social, hoy, haciendo una vez más gala de su falta de coherencia, lo establece para compensar la caída de los salarios; es decir, apela a un alarmante sentido del olvido de sus propias determinaciones”, sentencia el especialista en una columna que fue publicada en el diario Ámbito Financiero. “Están comprando la paz social con cinco mil pesos”, expuso y alertó que la consecuencia directa será un rebrote inflacionario, ya que los comerciantes para poder pagar, trasladarán los costos a los precios.

La pobreza que se vino a reducir, está creciendo sin parar. Agustín Salvia, del observatorio de pobreza de la Universidad Católica Argentina, anticipó que en diciembre “va a haber más de un 30 por ciento de pobreza”.

La pobreza emparenta a la Argentina con la despreciada Venezuela: en ambos países es donde más creció el número de personas con hambre, según un nuevo informe de Naciones Unidas.

Con 600.000 personas más Venezuela lidera el crecimiento de las personas subalimentadas, con 3,7 millones (11,7% de la población), seguido por Argentina y Bolivia, donde el incremento fue de 0,1% en ambos países.  

En Argentina hay 100 mil personas subalimentadas más que en 2015.

El Presidente participó de la entrega de premios a trabajadores de la construcción que ganaron un torneo de asado organizado por la Ciudad de Buenos Aires.
El Presidente participó de la entrega de premios a trabajadores de la construcción que ganaron un torneo de asado organizado por la Ciudad de Buenos Aires.

El contexto social y el desaliento económico se traducen en una caída de las expectativas electorales del Gobierno. Por eso muchos se sorprendieron cuando el Presidente ratificó que la reelección está en los planes. “Estoy listo para continuar si los argentinos creen que este camino del cambio vale la pena“, dijo en una entrevista con una radio de Catamarca.

No es que el Presidente no mira las encuestas. Si dijera hoy que no buscará su reelección, automáticamente el poder pasará a manos de un eventual sucesor dentro de Cambiemos, o, peor, de un candidato de la oposición.

La suma de todos los miedos en el Gobierno es el resurgimiento de Cristina. Con falta de mérito en “la ruta del dinero K”, la ex Presidenta viene sorteando casi con comodidad los embates judiciales, pese al obstinado esfuerzo de Claudio Bonadío por encontrarle alguna flaqueza. El peronismo ya no la mira con animadversión y hasta Sergio Massa se mostró dispuesto a deponer su candidatura en pos de un gran armado opositor que coincida en un puñado de ideas centrales. Hugo Moyano y Héctor Daer volvieron al peronismo y Felipe Solá mantiene diálogos permanentes con la ex Presidenta para un eventual armado que incluya a todos y a los sectores sociales. Como Macri, pero al revés, el poder de Cristina radica en no decir hasta último momento si será o no candidata. La pesada herencia contra la crisis del presente.

El tránsito hacia las elecciones no será sencillo. En octubre o en junio, la situación económica dominará la escena. “Se vienen tiempos duros”, diagnosticó el gobernador Hugo Passalacqua al encabezar una reunión con los 76 intendentes en la que entregó recursos y luminarias Led de la fábrica Lug.

Estamos entregando lo que en tiempos idos era como un acto más, algo habitual, porque los recursos fluían y hoy los recursos son escasísimos, juntar esa plata cuesta muchísimo, ustedes saben lo que en sus municipios cuesta cobrar las tasas, conseguir los pequeños recursos”, explicó. Y pidió a los alcaldes “ser muy inteligentes para determinar dónde poner cada moneda, porque se vienen tiempos que van a ser muy duros”.

El año que viene va a estar complicado, por esta y otras cuestiones. Las compensaciones no van a  alcanzar, no nos va a dar el cuero; no lo digo por negativo, sino para que levantamos los brazos y le demos pelea, no digo que viene un momento para estar parados, vienen momentos difíciles para administrar”, adelantó.

Sin embargo, el mandatario misionero dejó en claro que “la Renovación no les va a dejar en banda, siempre tiene las manos abiertas para el que más necesite; esos van a pasarla bien, tienen que pasarla bien. Para la clase media nosotros implementamos una serie de políticas proactivas, como el Fondo de Crédito; los ‘Ahora…’, que van a seguir creciendo y eso  multiplica el dinero, lo hace circular o el ‘Ahora patente’ que fue hecho a propósito para los intendentes y ya suman 35 municipios que se adhirieron, faltan 41 y eso es una gran ayuda y una oportunidad que tienen como intendentes, para ustedes es al contado y nosotros –la Provincia- financiamos las cuotas con el Banco, hay 200 millones de pesos en la calle que debía estar en las arcas de ustedes”.

“Hoy las palabras son: confianza, trabajo y mucha humildad. El día que se pierda la humildad, fuiste”, sentenció el Gobernador.

La preocupación del Gobernador por cuidar y fomentar los puestos de trabajo en las Pymes llevaría a anunciar próximamente medidas para atenderlas, en especial lo vinculado al corte en la cadena de pagos por la situación caótica del mercado financiero.
 
 En el equipo económico de Passalacqua es una obsesión mitigar el impacto de la crisis nacional y por eso ponen toda la maquinaria en movimiento para idear programas propios que inyecten recursos a la economía, además de las gestiones que permitan volcar recursos que generalmente la Nación retiene, como el Fondo Especial del Tabaco. Este viernes se pagaron casi 700 millones de pesos de la Caja Verde y miles de tabacaleros pudieron irse a casa con la billetera llena. Lo mismo sucede con los programas Ahora y todas sus variantes. El Ahora Góndola aumentó la facturación diaria en 40 por ciento en uno de los principales supermercados de Posadas y generó un ahorro equivalente al diez por ciento para los compradores que por una vez pudieron ganarle una partida a la inflación. 
 

Paradójicamente, la oposición quiere que cuanto antes se hagan las elecciones en Misiones. “Yo prefiero que sean adelantadas, yo prefiero discutir los temas de Misiones, no los temas nacionales”, admitió Martin Göerling, el director ejecutivo de Yacyretá y mano derecha del senador Humberto Schiavoni, quien sería el candidato a gobernador de la alianza Cambiemos.

Cambiemos prefiere elecciones desdobladas para no sufrir el efecto arrastre de Macri, que, curiosamente, en las elecciones pasadas había sido el movilizador. “Somos los primeros en reconocerlo, no somos necios”, dijo Goerling sobre la caída en la imagen presidencial.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*