ECONOMIA,

Impulsada por el salto cambiario, la suba de precios alcanzó 16% en la primera mitad de 2018

Impulsada por el salto cambiario, la suba de precios alcanzó 16% en la primera mitad de 2018
Compartí este articulo en:

Un análisis de Ecolatina muestra como la inflación dio un salto luego de la corrida de mayo.

La inflación nacional superó 29% y el staff del FMI está habilitado a discutir la respuesta de política con el Gobierno

Según el INDEC, el IPC Nacional trepó 3,7% en junio de 2018 y marcó una importante aceleración respecto del dato de mayo de 2018(+2,1%). Con estos números, acumula un alza de 16,0% en lo que va del año (muy por encima del 11,8% registrado en igual período de 2017). Además, la suba de precios de los últimos doce meses escaló a 29,5% en junio, lo que implica el mayor registro desde marzo 2017 (32%, según la metodología utilizada por el Banco Central ya que no hay datos interanuales del INDEC para entonces).

Con este acumulado interanual, el staff del FMI ya está habilitado a discutir la respuesta de política con el Banco Central: la suba de precios no debía superar 29% en el acumulado de los últimos doce meses para evitar esta situación. Si bien todavía no hay precisiones al respecto, esta dinámica podría endurecer aún más a la política monetaria (alza de la tasa de interés), lo que golpearía adicionalmente a la actividad y estiraría los problemas ya vigentes en el normal cumplimiento de la cadena de pagos.

La inflación de junio estuvo dinamizada por el IPC Núcleo que creció 4,1% en el mes. De este modo, también acumula un avance de 16,0% en lo que va del año y de 26,9% en los últimos doce meses. Por su parte, los precios Estacionales crecieron 3,4% (+18,8% acumulado) en el mes y los Regulados hicieron lo propio en 2,9% (+10,8% acumulado). Dado que el salto del dólar de mayo y junio fue el principal motor inflacionario del mes pasado, esta dinámica era previsible.

La depreciación del peso también se sintió a nivel rubros. Por caso, el alza de los bienes (+4,3%) superó ampliamente a la de servicios (+2,3%), algo que no se corresponde con la suba acumulada en el primer semestre del 2018 (15,7% vs. 16,8%, respectivamente, ya que aquí el atraso cambiario continúa pesando). Por lo tanto, sería esperable que en los próximos meses los bienes continuasen descontándole terreno a los servicios.

Por otro lado, uno de los capítulos que dinamizó al Nivel General fue Alimentos y Bebidas no Alcohólicas. Su avance de 5,2% en el mes estuvo impulsado por harinas, pan, aceites e infusiones. Dado el efecto directo de este tipo de productos sobre los sectores más vulnerables, su comportamiento señala que la reducción de la pobreza registrada en la segunda parte de 2017 no se repetirá en la primera parte de 2018.

Si bien julio viene siendo más calmo en materia cambiaria, estimamos que el traslado a precios de la devaluación continuará sintiéndose durante este mes, máxime considerando los ajustes ya realizados en combustibles. Además, la inflación también estará motorizada por factores estacionales (vacaciones de invierno en julio). Por ende, según nuestras proyecciones, la suba de precios rondaría el 2,5-3% en el séptimo mes del año (si no se registran nuevos saltos cambiarios). De este modo, alcanzaremos seis meses consecutivos (febrero-julio) con una inflación mensual superior al 2%, algo que no sucedía desde la primera mitad del 2016.

Si la inflación cerrase julio en 2,5% mensual (un panorama optimista), la suba de precios debería promediar 2,1% mensual en lo que resta de 2018 para no tener que acudir a la Junta Ejecutiva del FMI (lo que pasaría en caso de que el acumulado anual superase el 32%). Esta dinámica implicaría una desaceleración de 0,4 p.p. respecto a la media del primer semestre. Si bien este objetivo no es imposible de alcanzar, cualquier nuevo movimiento abrupto del tipo de cambio o un alza pronunciada en las tarifas de Servicios Públicos, pondría en jaque al Acuerdo.

Con todo este panorama, estimamos que la inflación interanual cerrará 2018 en torno del 31,5%. Por lo tanto, si bien se superará el objetivo intermedio pautado en el préstamo stand by con el FMI (27%), su cota máxima no se alcanzaría –aunque por pocas décimas- (32%). Más allá de este fin de año “auspicioso” en materia inflacionaria, proyectamos que en 2019 efectivamente el Gobierno deberá acudir a la Junta Ejecutiva del organismo multilateral, ya que la inflación de ese año probablemente exceda al límite del 21%.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*