ECONOMIA, Ultimas Noticias

La delantera «matera» del Barsa y el informe de Economis sobre las nuevas exportaciones yerbateras para La Nación

La delantera «matera» del Barsa y el informe de Economis sobre las nuevas exportaciones yerbateras para La Nación
Compartí este articulo en:

A continuación, reproducimos un informe realizado desde Economis y publicado en el diario La Nación, sobre los nuevos mercados de exportación que está desarrollando la industria yerbatera a nivel mundial. Con formatos nuevos como la yerba soluble, bebidas frías y hasta cápsulas compatibles Nesspreso.

POSADAS.- La incorporación de Antoine Griezmann a la delantera del Barcelona trajo una particularidad que repercute en la promoción a nivel mundial de un producto bien argentino: la yerba mate. El tridente de ensueño del Barça tiene en común algo más que la calidad futbolística: Lionel Messi, el uruguayo Luis Suárez y el astro francés comparten en el vestuario la pasión por el ritual del mate. «Es una promoción extraordinaria que tiene un gran efecto para abrir mercados no tradicionales», dice a LA NACION Alberto Ré, presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

La yerba mate batió en 2018 el récord de exportaciones, al alcanzar los 41 millones de kilos. Pero lo más impresionante fue el crecimiento respecto del año anterior: fue de 44%. Uno de los principales factores es el fin de la guerra en Siria, que es de lejos el principal país comprador. Una parte de esos envíos se reexporta al Líbano, el otro lugar con hábitos de consumo similares a los nuestros.

Dos empresas de origen sirio producen y exportan desde la localidad de Andresito, en el extremo noreste de la provincia de Misiones: el Grupo Kabour y la firma Kassab. Kabour es el principal exportador de yerba del país y tiene en Siria una base de operaciones y un molino donde elabora y envasa su propia marca.

También las firmas Piporé, La Cachuera (Amanda) y Las Marías (Taragüí) participan del negocio, vendiendo a ese mercado yerba con marca y packaging especial para los árabes.

En 2018, fueron a Siria 34,5 millones de kilos. Le siguieron Chile (4,48 millones de kilos), Líbano (752.000 kilos), Francia (544.000 kilos) y Estados Unidos (510.000 kilos). De a poco se suman otros países y, en total, hubo el año pasado 41 destinos.

En los primeros seis meses de este año se exportaron 17,91 millones de kilos. Fue el segundo mejor semestre de la historia en cuanto a ventas.

En los últimos tiempos esta industria comprendió que si quiere incrementar sus ventas al exterior el camino no es intentar que haya extranjeros que abracen el hábito del termo, el mate y la bombilla. Una cosa es Siria, Palestina o los argentinos que viven en el exterior: el «mercado de la nostalgia», como lo llama la industria. Las yerbateras miran a otros consumidores, como los de la India y Estados Unidos.

Y entonces, el desafío es adaptar la yerba mate a otros formatos, «sobre todo como infusión», explica Re, mientras muestra cápsulas similares a las de Nespresso, pero con yerba mate. El instituto desarrolló durante meses este tipo de productos para intentar romper barreras e inculcarles a «no materos» de otras partes del mundo el gusto por la yerba. LA NACION probó una de las tres variedades, con cardamomo y notas de pimienta. «Es una experiencia de sabor», dice Re, satisfecho.

Para lograr la meta de desarrollar productos el instituto contrató hace dos años a la consultora Karavan, de la India, que hace estudios con degustaciones y focus groups para analizar cómo puede adaptarse la yerba mate a un atractivo mercado de 1300 millones de habitantes. Se llegó a la conclusión de que la mejor manera de llegar es con una bebida infusionada, similar al té. «El mate tiene posibilidades en la India», explica Anish Narang, de Karavan, en diálogo telefónico.

La Cooperativa de Productores de Santo Pipó (Piporé) abrió hace dos años una oficina comercial en el segundo país más poblado del mundo (detrás de China). «Es un mercado que lleva tiempo desarrollar y estamos muy decididos», afirma Silvio Leguía, gerente comercial.

Piporé mezcla la yerba mate con hierbas típicas de la India, como lemon grass, pétalos de rosas o lavanda. Y la venden en saquitos de forma piramidal. Además, diseñaron una caja con mandalas representadas por hojas de yerba mate.

En cuanto a Estados unidos, las ventas subieron significativamente: con 500.000 kilos en los primeros meses de este año, ya se igualó el volumen de lo exportado en todo 2018. Por ahora se trata de yerba en paquetes, para abastecer el mercado de la nostalgia. Pero la industria le busca la vuelta para llegar a otros consumidores. El INYM desarrolló hace un año el sitio www.sayyestomate.com y trabaja con influencers de la gastronomía, la coctelería y la vida sana, para promocionar las bondades del mate como bebida energizante y natural.

La idea es adaptar la bebida al gusto de los norteamericanos, que son grandes consumidores de té frío.

La empresa Pindó desarrolló Puerto Mate, una bebida fría en tetra brik, junto a la firma suiza Intelligent Food. Pindó está gestionada por la tercera generación de la familia Scherer, que llegó de Suiza a principios del siglo XX para colonizar Puerto Esperanza, un paraje a 100 kilómetros de Iguazú. Mandan la yerba a Europa y allí elaboran la bebida.

También en México se consume cada vez más yerba. «Estuvimos visitando clientes para entender qué estaba pasando en ese país», explica Leguía. Allí la yerba se vende en paquetes tradicionales y como un producto premium importado, junto al salmón o el aceite de oliva de Italia.

«Tenemos que vender la historia de la yerba, su lugar de origen, que es tan pintoresco como la Toscana italiana, la gente quiere saber de dónde viene lo que consume», afirma Re.

La yerba tiene tanta aceptación afuera que si las exportaciones no crecieron más este año no fue por falta de interés, sino por falta de producto. Algunas yerbateras pisaron un poco el freno por el retraso cambiario y el récord de ventas en el mercado interno. Las firmas no pueden vender si no reponen al mismo tiempo materia prima, que luego deben dejar estacionar al menos 12 meses. Y con las tasas de interés actuales muchas empresas optaron por frenar un poco la expansión.

«Este año aún no hice ninguna exportación», dice Pedro Puerta, hijo del expresidente Ramón Puerta y apoderado de Yerbatera Misiones, que produce a façón, para Molinos Río de la Plata, la marca Nobleza Gaucha.

El salto del dólar post-PASO volverá a poner en órbita negocios que fueron relegados. Una de las principales exportadoras es La Cachuera, la única de las top five del mercado interno que vende fuerte al exterior. Las grandes jugadoras prefieren concentrarse en la pelea por liderar el mercado interno. Las Marías y Playadito -primera y segunda, respectivamente- y Rosamonte exportan muy poco.

De la moderna planta que tiene La Cachuera en Apóstoles se pueden ver salir camiones con contenedores que van a Medio Oriente y a otros puntos del globo. «Vendemos mucho a Siria, el Líbano y Chile, los principales mercados, y a la Unión Europea, Estados Unidos, Australia y otros países con la marca Amanda; son pocos los mercados que la consumen de forma tradicional, pero la yerba de a poco gana adeptos por sus bondades, como sus propiedades antioxidantes», dice Victoria Szychowski, titular de La Cachuera y nieta de Juan, el polaco que fundó la firma hace 100 años.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*