DEPORTES

La conquista de King, es la felicidad de los gamers misioneros

La conquista de King, es la felicidad de los gamers misioneros
Compartí este articulo en:

La conquista de Thiago Lapp, más conocido como “King”, en el Mundial de Fortnite claramente captará mayor atención en los deportes electrónicos. La quinta ubicación, no solo lo deposita entre los mejores jugadores del globo sino entre los más respetados y admirados. Con sus jóvenes 13 años, edad mínima requerida para disputar certámenes de esta índole, el oriundo de Tigre, provincia de Buenos Aires acumuló en premio casi un millón de dólares.

Los juegos electrónicos llegaron para quedarse. Se estima que a fines del 2020 el 10 por ciento de los deportes sean electrónicos”, indicó convencido a Economis Deportes el presidente de la Asociación de  Deportes Electrónicos y Electromecánicos de Argentina (ADEEMA), César André Vidal Scasso en su visita a Misiones en el marco del Campus Party que se realizó en 2018 en el Parque del Conocimiento.

Misiones no es la excepción. Cientos de gamers pasan horas frente al monitor perfeccionando estrategias para competir en diferentes torneos. Uno de los casos es el de Fernando Quiróz, quien luchó en la fase preliminar del clasificatorio al mundial de fortnite que se disputó en Estados Unidos: “Invertí mucho tiempo, llegué hasta la división siete, la última, con 300 puntos pero no pude avanzar. Después de eso se venía la clasificación al mundial”, comenta un tanto apenado “Bebe” Quiróz que se quedó en la puerta de participar en el torneo mundial del viodejuego más popular del mundo. “La comunidad de fortnite es muy grande y la comunión entre ambos es importante porque escucha sugerencias de los jugadores que lo corrigen inmediatamente”, prepondera.

Entre 6 y 8 horas por días. Es lo que le dedica «Bebe» Quiróz al fortnite, desde su casa.

Solamente 100 gamers fueron seleccionados o accedieron a la fase final del mundial de Fortnite de los 40 millones que participaron de las clasificatorias que fueron abiertas. Actualmente, más de 80 millones de personas practica diariamente el juego que consiste en sobrevivir, en una pequeña isla, entre 100 oponentes que tienen un solo objetivo: ser el número uno. “La adrenalina que genera el juego de ser el único sobreviviente, es fantástico. Yo tuve un amor a primera vista con Fortnite”, sonríe el gamers que le dedica entre 6 y 8 horas diarias a los videojuegos y sueña con ganar dinero en el corto tiempo.

“En Europa o Estados Unidos está muy bien visto ser jugador de videojuegos y vivir de eso”, comenta el fanático Bebe. En estos lugares, existen equipos sponsoreados que contratan a jugadores para que los representes en los certámenes más trascendentes “los concentran en un game-house los cuales contienen coach, asistentes, nutricionistas… hasta psicólogos deportivos”, destaca.

Multitudinario. El estadio Arthur Ashe albergó la competencia más popular del mundo

La revolución que causó King el pasado fin de semana indudablemente abrirá las puertas de los gamers sudamericanos y mucho más de los argentinos, un mercado poco explotado que tiene un prometedor semillero.

Thiago Lapp ganó 900 mil dólares tras adjudicarse el quinto logar en el Mundial de Fortnite

En el mundo de los videojuegos además de las consolas tradicionales (Play Stations 4 y Xbox One, entre otras) existen simuladores que buscan asemejarse a la realidad y el posadeño Andrés Rau es uno de los pilotos virtuales que le dedica un buen tiempo por semana al entretenimiento. Hoy por hoy integra el equipo español de competición, Euphoria Drivex Racing y el año pasado se adjudicó el Fórmula 3 IRB eSports Brasil, el certamen más importante de América y reconoce que “en este mundo podes competir contra pilotos muy conocidos, como Rubens Barriquello”, ex piloto de Fórmula 1 y compañero de equipo de Michael Schumacher con Ferrari. También comparte escudería con Néstor “Bebu” Girolami, campeón dos veces en el Súper TC 2000, o con Facundo Chapur, que el último fin de semana estuvo en Oberá, en la séptima fecha del Turismo Nacional… ¡Tremendo!

Con su simulador, Andrés ganó en 2018 la competencia más relevante de América

Andrés se autodenomina un “piloto frustrado” ya que su sueño era ser profesional. De todas manera aplaca el vicio desde el lado virtual hace casi cuatro años, pero desde el último año el simulador tomó mayor relevancia “lo asimilo con mayor seriedad, entrenando más duro y compitiendo en campeonatos de forma individual para aumentar la experiencia”, relativiza y hace hincapié en la vida cotidiana que lleva “divido los tiempos porque tengo una vida que no tengo que desocupar: el trabajo, los amigos… lo que hace cualquier persona”.

Asimismo minimiza los prejuicios de la gente en general, la desvalorización que recae sobre los gamers “en un mundo donde la gente se pone a mirar series o tomar mate mirando la ventana yo le dedico tiempo al simulador, es más productivo”, redobla el piloto que tiene muchas chances de firmar un vínculo con el equipo oficial de eSports de Motorsport Drivex.

“Hace unos años no sabía que existían pilotos virtuales que ganaban dinero y hoy en día conozco a muchos que generan ingresos. Yo no le dedicaría más o menos tiempo si gano dinero, simplemente le dedicaría el mismo”, sorprendió. Lo tiene muy asimilado de que a actividad es un hobby “pero si me genera un ingreso extra bienvenido sea. Ja”.

Para el entretenimiento virtual no hay una edad límite, la actividad gana adeptos, demuestra un alto nivel de competencia que llevan a la superación diaria: “En definitiva hay que hacer lo que les gusta y si le gustan los videosjuegos, fantástico, es un mundo hermoso”, concluyó Andrés Rau.

Los torneos y/o ligas de eSports o deportes electrónicos reparten suculentos premios en efectivo – preferentemente dólares. Sin ir más lejos, el mundial de Fortnite repartió 3 millones de dólares. Esa cifra supera a varios premios de deportes convencionales: por ejemplo los 2.78 millones de Wimbledon y los 570 mil dólares del Tour de Francia.

El último fin de semana, en Londres, el mejor ranqueado a nivel mundial en el FIFA eWord, el argentino Nicolás Villalba, embolsó 25 mil al quedarse en las puertas de la final de la competencia. Una desazón para el joven de 19 años que llegó como candidato pero se quedó con sabor amargo en su tercera contienda mundial.

Nico Villalba cayó en la definición por penales después de levantar un 4-1 en contra

Actualmente, a nivel mundial se mueven alrededor de USD 1.000 millones anuales en todas las actividades relacionadas con este universo, una suma que crece a doble dígito anualmente aunque todavía representa una parte ínfima de los USD 134.000 millones que factura anualmente la industria de los videojuegos en su totalidad.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*