CULTURA, ENTREVISTAS,

Kreiluz la freestyler del rap misionero, que no se guarda nada

Compartí este articulo en:

Natalia Balbuena a.k.a. Kreiluz es una freestylers de Villa Urquiza (Posadas), con sus rimas agudas, mucho ingenio y preparación constante se ha ganado un lugar en la cultura urbana de Misiones.

La provincia ha dado desde hace un par de décadas muchos exponentes de la cultura del HipHop, desde los “Neto” a lo “Tubichá” o María Prima, hasta uno de los host (Maestro de Ceremonias, animador) argentinos más importantes de habla hispana como es Darío Silva, conocido como “El Misionero”.

En la nueva ola que va imponiendo postura se encuentra Kreiluz, de solo 21 años, la posadeña ha marcado varios hit en el mundo de las batallas de rimas. Ahora apuesta a sacar su primer disco, que va anticipando con videos de sus canciones que difunde a través de las redes sociales.

Desde chica estuvo influenciada por el hip hop y decidió adoptar esta cultura para expresar todo lo que sentía. En el freestyle encontró la forma de comunicar lo que ella veía en la calle y así desde los 15 años viene batallando en las plazas misioneras y se ha ganado su lugar a base de trabajo constante.

Natalia eligió el nombre Kreiluz porque representa su idea de “luz”, el talento que le permite expresarse, a través del rap. En una entrevista llena de flow, Kreiluz explicó como con ingenio, formación y contenido, fue ganándose el respeto de todos y ya no la ven como a una piba que quiere hacer freestyle, ahora es una freestylers.

“Yo rapeo y trato de expresar un mensaje de esperanza. A eso llamo rap conciencia, es como no solamente contar la problemática y dar mensajes de ayuda y mostrar soluciones o acciones que uno puede hacer”, cuenta Kreiluz.

Recordó que la primera vez que escuchó un tema de rap fue en 2010, en un campamento y esa música quedó grabada en su mente. Pero no fue hasta diciembre del 2012 vio unos videos de freestyle que ella se animó a sumarse a la movida.

“Tanto entusiasmo le ponía al freestyle, que le decía a mis amigas que lo hagan y yo veía que a mí era a la que mejor que le salía y como siempre quise ser cantante, pero la voz no me daba, encontré que en esto si tenía la oportunidad”, recordó.

“Mi hermano me contó que un grupo de chicos se juntaba en Posadas a tirar rimas, primero no me animaba a ir sola. Una vez le pedí a una amiga que me acompañe y fuimos. Desde el primer día me lance con los chicos a rapear. Sentí que era mi lugar y cada vez me gustaba más y me salía lo que quería expresar”, cuenta.

Practicaba con los chicos en la costanera y así iba aprendiendo los tips del freestyle y el rap improvisado para una buena rima, un flow, aprovechar los beat y animarse a expresarse sobre la tarima.

Con solo 15 años comenzó a competir con los pibes en los encuentros y recuerda que “la gente me veía como una rapera. Pero solo hacía freestyle, iba y tiraba rimas”.

Reconoció que al principio lo costó mucho participar porque sus padres, como muchos otros “ven lo urbano como algo relacionado a la droga. A mí familia les tuve que explicar y llevarlos para que vean lo que hacíamos”.

En estas competencias urbanas podía sentirse segura, expresándose y construyéndose cada día. “Me gusta el escenario, la calle, escribir”, dice y explica que para poder ganarse el respeto de los pares debe “construirse cada día, leer, informarme, mostrar capacidad, el talento”, porque en la cultura urbana no hay lugar para las poses, cada día es una batalla por ser mejor.

“Primero era solo freestyle, luego iba compitiendo y la gente me veía como artista rapera y me preguntaban por mis temas. Pensé que podía hacerlo, ahí me puse a escribir y descubrí otro lado de mí. Vi que me gustaba mucho esto de escribir y no solo improvisar”, dice.

Así fue pasando a otro nivel en lo artístico. El pasado primero de marzo lanzó un nuevo video llamado “Lucha”, y tiene pensado presentar otro este viernes 8 de marzo en el Comedor Universitario de la UNaM, llamado “xMAxPA”  (Por ellos).

Este año considera que podría sacar un demo o un EP, con canciones propias. Pero reconoce que es más fácil (económicamente) ir lanzando temas por las redes sociales, porque nadie puede costear una grabación de un disco. “No vivo de esto, trabajo de otra cosa en un comercio por la avenida Santa Catalina”, comentó.

Remarcó que cada día trabaja para componer mejor, se prepara para ganarse el espacio dentro de la cultura Hip Hop. “Quiero tener mi lugar, no solo por ser posadeña, misionera o mujer, sino por ser la mejor rapera. No quiero que me tomen como una chica que va, sino por ser buena competidora”, explicó.

“Cada día me entreno y trato de dar lo mejor, porque sé que represento a Misiones cada vez que subo a un torneo nacional”, indicó. “Quiero que cada vez que suba a un escenario sepan que va ha haber competencia, que no estoy por ser chica, sino que voy a tirar buenas letras con estilo pesado, que el público tenga ganas de pensar a través de lo que digo”, afirmó.

Su próximo tema se llama “Esperanza” y allí habla de los pibes que trabajan en la calle, perdiendo la inocencia. En su letra muestra los sentimientos de los niños y la problemática, su situación de indefensión y su valentía al salir a la calle a trabajar y chocar contra el desprecio y los prejuicios de la gente. Espera grabarlo en marzo y hacerlo circular durante abril.

La canción comienza algo así:

“No deberían trabajar, pero la vida los obliga. Ya que la escases es parte de su día a día. Sin el lujo de elegir su plato de comida y una bolsa de consorcio por la noche los abrigan. Los llaman aborígenes o niños descuidados, que les enseñan a pedir para ser alimentados, la minoría les da lo que le sobra en el bolsillo…”

Un cambio de época

En las batallas de freestyle no hay categorías o divisiones de género, en la tarima solo vale el talento y la capacidad. Cada persona tiene su tiempo para expresarse y replicar lo planteado por la otra, así ganar puntos del jurado a base de puchline o rimas asertivas.

De a poco, el discurso machista pierde peso en las competencias de freestyle. Es un proceso, el cambio no es radical ni vertiginoso pero las frases misóginas ya no desatan ovaciones. Algo de eso lo supo Kreiluz cuando en 2017 competía frente a Dozer (Buenos Aires) y él le suelta la siguiente frase:

Dozer: “… la bardeo como mujer como recurso fácil, pero seguro se pone loca como una feminazi…”

Su respuesta fue rápida, mordaz y clara. Ganándose el público con ese “punchline”, porque el ambiente tomó nota y empezó a navegar sobre la marea que mueve los tiempos de esta nueva era.

Kreiluz: “No hables de feminazis que no es una pavada, hay muchas señoritas que han sido abusadas, yo respeto a las mujeres y con mi improvisada hasta tu propia madre está bien representada”


Kreiluz tiene una meta clara, crecer como artista, como persona y como rapera/freestyler. Ya ha participado de varias competencias provinciales, regionales y nacionales. Además de la mencionada Supremacía MC, participó de la “Batalla de Gallos” de Red Bull (torneo internacional) y Tierra Santa (torneo provincial).

“Es cuestión de construirse, cuando uno está en la tarima uno quiere destacarse, no por ser mejor que el otro, sino por encontrar su lugar. Por eso uno se informa, investiga y busca, lee lo que está pasando para poder construirse. En el rap si uno no tiene valores no existe, así uno aprende mucho sobre el respeto, a ser sincero”, cuenta sobre la movida.

“Uno se olvida de donde viene, no importa si se tiene plata o no. Lo que importa es el talento. A veces uno ve al más tímido agarrar el micrófono y desatarse con un flow impresionante, es muy hermoso sentir esa transformación y escuchar lo que dice y como lo dice”, resaltó.

A la movida se suman cada día más personas, con ganas de expresarse, muchos están ingresando a la adolescencia. Acompañados de sus padres participan en los encuentros en las plazas y se los ve tirando rimas muy elaboradas. Aunque cuesta que ingresen al circuito de eventos en la región.

“No logramos entrar en el circuito de shows de la ciudad, por más que tengamos temas no podemos acceder a los lugares donde se hacen eventos. Solo podemos participar en los eventos autogestionados en las plazas y en la costanera. No podemos vivir de esto, necesitamos trabajar de otra cosa”, cuenta sobre la realidad posadeña.

Por esto agradece el acompañamiento de productores y realizadores como Jonatan Lochner y De la Selva, quienes les ayudaron a grabar varios videos para poder hacerlos circular. Así va ampliando el espacio donde hace sonar su voz.

El próximo viernes 8, Kreiluz participará del cierre de las actividades por el 8M en el comedor universitario, allí presentará el último video, realizado por Jonatan Lochner, donde contó con el acompañamiento de bailarinas locales, el maquillaje de Kike Sandoval, peinados de Microcosmos Hair Style y la indumentaria de Wassanigga Connection.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*