COLUMNISTAS

Jefes abusivos ponen en riesgo el entorno laboral

Compartí este articulo en:

Un informe de investigación publicado en el Journal of Applied Psychology (*) sugiere que los jefes abusivos, que se propasan de sus funciones y acosan empleados, perjudican a la organización por convertir el entorno laboral en un lugar inseguro.

Explican los autores que luego de encuestar a pilotos de aerolíneas y técnicos industriales encontraron que, las conductas más seguras de los empleados pueden perjudicarse, cuando son tratados de modos que debilitan sus lazos con el equipo de trabajo.

Las conductas de los jefes pueden fortalecer o debilitar en los empleados el sentido de pertenencia al grupo de trabajo, ya sea afianzando o menoscabando su estatus dentro del grupo. El destrato de un jefe puede hacer que los empleados sientan que no son valorados por el grupo. Como resultado, los empleados pueden volverse más autocentrados, derivando esto en ocasionales olvidos de acatar las normas de seguridad o, pasar por alto oportunidades de promover un entorno de trabajo más seguro.

Los autores explican que esto fue mucho más evidente entre empleados que estaban experimentaban mayor incertidumbre respecto a su propio lugar o estatus dentro del grupo. Cuando las personas tienen menos claras sus fortalezas y debilidades y su estatus dentro del grupo, se vuelven más sensitivas. Son más propensas a responder negativamente a las conductas abusadoras de sus jefes.

Explican los investigadores que la seguridad del entorno laboral es crítica, especialmente en contextos en los que las fallas de un empleado en actuar de modo seguro pueden crear circunstancias en las que otras personas pueden resultar lesionadas.

Los autores enfatizan la importancia de que los agentes decisores de las organizaciones comprendan la importancia de inhibir las conductas inadecuadas de los líderes y de crear dinámicas positivas en los equipos, de modo tal que exista menor probabilidad de consecuencias negativas para la seguridad de los empleados o de los clientes. Es fundamental manejar estas conductas de los líderes, brindar apoyo a los empleados víctimas y prevenir tales riesgos.

Algunas de las recomendaciones de los autores del estudio son: implementar programas que puedan mejorar las habilidades de los líderes para interactuar con sus empleados, así como brindar retroalimentación y disciplina en modos que no sean ofensivos ni intimidantes. Promover un entorno de trabajo más civilizado y comprometido, que fortalezca los lazos sociales entre empleados y promueva una protección contra las consecuencias negativas de las conductas inadecuadas de los jefes. Implementar procesos transparentes de evaluaciones del desempeño de modo tal que los empleados experimenten menor incertidumbre respecto a su estatus social en el espacio laboral.


(*) Yang, L.-Q., Zheng, X., Liu, X., Lu, C.-q., & Schaubroeck, J. M. (2019). Abusive supervision, thwarted belongingness, and workplace safety: A group engagement perspective. Journal of Applied Psychology. Advance online publication. http://dx.doi.org/10.1037/apl0000436 (/doi/10.1037/apl0000436)

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*