COLUMNISTAS

Información macroeconómica, expectativas y conducta

Compartí este articulo en:

Christopher Roth, del Institute on Behavior and Inequality (briq), en Bonn, y Johannes Wohlfart, del Departmento de Economía de la Goethe University, en Frankfurt, publicaron un informe de avance de investigación (*), en el que describen cómo las expectativas macroeconómicas de los individuos afectan causalmente sus perspectivas económicas personales y su conducta.

Explican que las expectativas familiares (unidades de consumo) respecto a los futuros ingresos afectan su conducta financiera y su consumo y, debe ser modelada por las percepciones del riesgo idiosincrático y agregado. Los agentes de decisión política ocupan un rol fundamental en el cambio de perspectivas macroeconómicas de las unidades familiares de consumo, y la confianza de los pequeños consumidores respecto al crecimiento económico son centrales en la lenta recuperación del consumo de muchos sectores  luego de una recesión.

En la investigación se plantean responder dos preguntas. Primero: ¿son relevantes las informaciones o noticias sobre la macroeconomía, como los pronósticos profesionales sobre crecimiento económico, como información disponible en las unidades familiares? Segundo: ¿afectan las unidades familiares sus expectativas respecto a su propia situación económica y su conducta económica, en respuesta a cambios en sus expectativas respecto al crecimiento económico?

Para variar exógenamente las expectativas de los participantes, los investigadores les proporcionaron diferentes informes profesionales sobre la probabilidad de una recesión económica. Los participantes actualizaron sus perspectivas en respuesta a los informes profesionales, extrapolando las expectativas respecto a sus circunstancias económicas personales y ajustando sus planes de consumo y compras accionarias.

Afirman que la extrapolación de las expectativas respecto al desempleo personal es encabezada por los individuos con alta exposición al riesgo macroeconómico (por ejemplo, personas con experiencias anteriores de desempleo, quienes habitan en zonas con alto desempleo, o quienes trabajan en industrias más cíclicas), consistentemente con los modelos macroeconómicos de información imperfecta en los que las personas están desatentas a los indicadores económicos, aunque comprenden cómo la economía funciona.

En el experimento, los investigadores manipularon información en la que se valoraba, según los pronosticadores profesionales, diferentes probabilidades de una caída real del PBI. De este modo los experimentadores pudieron examinar el efecto causal de las expectativas del retroceso de la economía, en las expectativas sobre los resultados personales y en la consiguiente conducta de los participantes.

La magnitud del efecto alcanzado es consistente con las pérdidas de empleo durante la última recesión y, hay heterogeneidad en los resultados en línea con estrategias ante exposición al riesgo. Los investigadores afirman que proveen evidencia de que las expectativas de las personas sobre la macroeconomía afectan causalmente sus planes de consumo y sus compras de acciones.

En general, los hallazgos de la investigación –afirman los autores- son consistentes con los modelos macroeconómicos de información imperfecta: primero encontraron que los consumidores son inicialmente ignorantes sobre los signos pertinentes respecto a la macroeconomía. Segundo, los participantes ponen al día, actualizan sus expectativas económicas, en respuesta a los informes profesionales que se les facilitan, respecto al contexto macroeconómico, en concordancia con las predicciones de actualización bayesianas, aunque este no es el caso para individuos con bajos niveles educativos. Tercero, la actualización de las expectativas personales es consistente con los datos en términos del tamaño de la heterogeneidad, indicando que los participantes  tienen un entendimiento de su propia exposición al riesgo macroeconómico.

Desde el punto de vista práctico, los investigadores afirman que los resultados identifican grupos específicos, que los diseñadores de políticas pueden esperar que reaccionen a una perspectiva económica mejorada. Específicamente, los grupos con mayor exposición al riesgo agregado (como individuos trabajando en industrias cíclicas) son más propensos a responder a una mejora en la perspectiva macroeconómica, mientras que una gran proporción de la población no es probable que reaccione. Los diseñadores de políticas pueden maximizar los efectos de sus estrategias comunicativas apuntando a estos grupos.

——————————–
(*) Roth, Christopeher and Wohlfart, Johannes, How Do Expectations about the Macroeconomy Affect Personal Expectations and Behavior? (14 Feb 2019). http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.3016052 Disponible en: https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3016052

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*