COLUMNISTAS, ECONOMIA,

Ideas económicas de la nueva oferta electoral

Compartí este articulo en:

Mañana cierran las listas de candidatos para las primarias del 11 de agosto con sorpresas en los distritos y coaliciones principales. La irrupción de Alberto Fernández y Miguel Pichetto en la oferta electoral presidencial cambió la naturaleza de las coaliciones que competirán en agosto y octubre. Se fortalecieron los dos bloques principales (Juntos y Todos) en desmedro del proyecto inconcluso del Peronismo Federal.

Las fórmulas se morigeraron ideológicamente -aunque sorprendan los exabruptos de Pichetto-, y se tiñeron de peronismo, nestorismo, gobernabilidad y de gestión de crisis. Ambas propuestas se preparan para un 2020 de austeridad y ajuste; económicamente se distinguen por la velocidad que cada una de ellas planean imprimirle.

Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa harán hincapié en los efectos sociales de la situación económica y plantearán la necesidad de recuperar los ingresos a través las políticas salariales reguladas por el Ministerio de Trabajo. Retrotraer su “downgrade” a secretaría que dispuso de Cambiemos, y volver a convertirlo en Ministerio sería una de sus primeras medidas. Lavagna podría ser convocado, tal vez en carácter consultivo, para confirmar la naturaleza “heterodoxa moderada” de la nueva administración.

Sin embargo, es dudoso que se propongan revertir las decisiones de Macri en materia de subsidios y tarifas, o que intenten evitar una depreciación cambiaria inicial. Que atribuirán, probablemente, al gobierno eventualmente saliente. La meta será el equilibrio social.

La sucesión de victorias peronistas en las provincias entre marzo y la fecha anticipan un Congreso bastante afín a los Fernández. Eso facilitará, con poco, la consecución de un clima de acuerdo. La Capital y la Provincia, en manos ajenas o propias, ya no serán tan acompañadas por la Nación.

Macri y Pichetto, en cambio, intentarían una agenda de reformas legislativas (impositiva, laboral, etc). El binomio buscará la profundización de la política económica actual, con la meta de alcanzar la competitividad modificando reglas del juego y los precios relativos. Un nuevo equilibrio general virtuoso, que se alcanzará una vez que las cuentas logren sustentarse.

Macri se reservaría la autoría intelectual del paradigma modernizante, y Pichetto su implementación desde el Congreso. Siguiendo los lineamientos del Ministerio de Producción, en un segundo mandato Macri imagina que las “reglas del juego” deberían impulsar sectores estratégicos identificados (energía, tecnología, agroindustria) una vez que la macro logre estabilizarse

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*