ENTREVISTAS, POLITICA,

Herrera Ahuad: “Tenemos que generar un nuevo contrato productivo con los empresarios, cooperativas, productores y los peones rurales”

Herrera Ahuad: “Tenemos que generar un nuevo contrato productivo con los empresarios, cooperativas, productores y los peones rurales”
Compartí este articulo en:

Cuenta que en diciembre de 2001, con la Argentina sumida en una profunda crisis, el entonces gobernador Carlos Rovira, se le acercó durante la inauguración de unas viviendas en Colonia Fracrán, para pedirle que “le de una mano” y se haga cargo del hospital de San Pedro, tierra con el que la depresión económica y los indicadores sociales negativos parecían ensañarse.

Entonces era un joven médico, que daba sus primeros pasos, que lo llevaron después a la política en un largo ascenso: director del hospital local, subsecretario, ministro de Salud, vicegobernador y ahora, el desafío más importante, de convertirse en el futuro gobernador de Misiones.

Oscar Herrera Ahuad cerró una semana intensa después de confirmarse oficialmente su candidatura. En esta entrevista perfila los trazos gruesos de su eventual gestión a la que quiere inyectarle una mirada propia, como sumar a la producción a las prioridades de Educación y Salud, marcas registradas de los últimos años.

“Esto hay que tomarla con extrema tranquilidad, con mucha prudencia y responsabilidad. Misiones ha tenido políticas de Estado muy acentuadas este último tiempo. La salud, la educación, la seguridad ante el narcotráfico, en materia fiscal es una provincia ordenada, austera… Se sostuvo la paz social con una política social muy importante, se hizo cargo de toda la problemática social aún con los recortes nacionales en diferentes niveles. Mi visión, por todo el tiempo que vengo trabajando, además de ser una persona del ámbito de la salud, vengo de muy cerquita de la chacra. Por eso, si el pueblo nos da la posibilidad de seguir gobernando, una de las políticas de Estado va a estar muy fuerte en la producción, en el agro y la producción”, desarrolla.

“Sobre todo debemos trabajar en un nuevo contrato, que se tiene que hacer en todo el sistema productivo, desde los empresarios, las cooperativas, los productores y los peones rurales, toda la cadena productiva de Misiones. Nos tenemos que poner en una misma línea para trabajar en conjunto y sacar adelante el sistema productivo. No digo que esté mal, pero si estoy convencido que tenemos que darle un plus, el plus que le dimos a la salud, cuando en el presupuesto general de la provincia ocupaba solo el 7% y ahora es casi el 20, así como en la educación, que suma casi 30 por ciento del Presupuesto y más de 30 mil docentes. Así como cuando la mortalidad infantil era del 32 por mil y ahora es del 6.7 por mil, así Misiones tiene que ser una provincia que genere sus propios alimentos, que agregue su valor, y que el agro y la producción tengan un despegue, con una política de Estado muy concreta.

¿Sumar valor agregado a la producción?

Creamos a través del Instituto Misionero de Estudios Superiores dos tecnicaturas: En extensión del agro y producción, que hoy tenemos en San Vicente y en San Antonio. Es una tecnicatura que le permite a los jóvenes que salen de IEAS, EFAS, escuelas agrícolas de la zona, poder trabajar en la chacra y hacer una tecnicatura, que después será una licenciatura, después una diplomatura. Ese niño, ese joven, después, no deja la chacra, sigue trabajando con el papá, pero tiene incorporado el chip de la búsqueda, de la mejor tecnología, de la mejor enseñanza, de un mejor aprendizaje. Tenemos que desterrar eso que el productor tiene que trabajar de sol a sol, tiene que salir a las 10, 11 de la noche con la verdura para llegar al Mercado Central, tenemos que humanizar la tarea en el agro y la producción. Y humanizar no sólo significa meterle la tecnología, sino generar las garantías, las condiciones, en un mundo que va rápido, para que tenga producción propia y el agregado de valor necesario. El productor debe entender y debemos cambiarle el chip, de que tiene la posibilidad de tener una vida mucho mejor, y no estar supeditado a los vaivenes de la yerba, del té, del tabaco. Hagamos algo más, no nos quedemos eso, pero no nos transformemos sólo en pickleros. Cuando decimos que la Provincia tiene que convertirse en una productora de granos, que produzca granos. Misiones tiene que producir granos, hoy sólo una cooperativa necesita 13 millones de kilos de granos, nosotros producimos tres. Y tenemos miles de hectáreas en capueras, bueno tenemos que buscar eso que le dé agregado de valor. El agregado de valor de la gente de Colonia Aurora, que produce mamón. Pero no tiene que irse a otro lado el mamón y volver como fruta abrillantada, tenemos que hacerlo acá. Un Estado presente, no solo presente en el sentido de la política pública, sino del acompañamiento y la trazabilidad. Un centavo que se pone tiene que estar trazado: Acá está, yo te doy esto, pero el resultado tiene que ser esto, y si el resultado no lo es, algo hicimos mal en esa cadena de trazabilidad y hay que corregirlo, cambiarlo. Estamos apoyando a los productores de uva, Misiones es una provincia que está produciendo uvas, estamos poniendo en el mercado uvas.

¿Cómo hacer todo esto, que obviamente beneficia a la provincia en un escenario económico nacional que hoy no es positivo?

Y…si ya nos estamos haciendo cargo de todo. Una provincia ordenada, que no tiene deuda, es una provincia que va a tener que dirigir los recursos financieros, muchos de los que vienen de diferentes fuentes de financiamiento nacionales y otras de la provincia. La salud pública ocupa 20 por ciento del presupuesto y el cien por ciento de los recursos son de la Provincia, los hospitales fueron construidos por nosotros, estamos haciendo seis hospitales más, las ambulancias son compradas por nosotros, las camionetas son compradas por nosotros, los sueldos los pagamos nosotros. Los programas nacionales que había, los incorporamos nosotros. Creo que la dimensión del misionerismo tiene que verse también en la autonomía, en la autosuficiencia alimentaria, en el agregado de valor, y por sobre todo en el acompañamiento. Darles las herramientas, significa estar al lado. Soy una persona a la que le gusta andar mucho, porque me gusta mirar de cerca.

 

“Ya nos estamos haciendo cargo de todo”, responde sobre la situación económica del país

 

“El que no trabaja se va. Simple”, advierte sobre los funcionarios

 

“Tenemos que desterrar eso que el productor tiene que trabajar de sol a sol, tiene que salir a las 10, 11 de la noche con la verdura para llegar al Mercado Central, tenemos que humanizar la tarea en el agro y la producción”

 

Usted inició su carrera en San Pedro y en 2001 tuvo un encuentro con Rovira vinculado a la salud. ¿Ahí nace su vínculo con la política?

Era pediatra en 2001. Un año complejísimo en la Argentina, hacía dos años que había ido a vivir a San Pedro, había decidido ir a vivir allá. Y teníamos enormes complejidades en el sistema sanitario, un hospital obsoleto, muy pocos recursos humanos, una mortalidad infantil que trepaba el 32 por mil en la provincia, y a 50 por mil en San Pedro. Las enfermedades de transmisión sexual, hay que decirlo, eran un sello si venías de aquella zona, y, había que cambiar todo eso y teníamos enormes problemas. Se acerca el ingeniero Rovira, estaba inaugurando unas viviendas en Fracrán, viene y me dice: “Doctor dame una mano con el hospital de San Pedro”. Éramos poquitos, tres, cuatro médicos. Le digo: “Le doy una mano, pero vamos a empezar a trabajar en serio”. Y empezamos, después fue toda una situación que tiene que ver con políticas de salud. Pasé a ser director del hospital, después jefe de área programática, director de zona, después subsecretario de salud, ministro y hoy vicegobernador.

Eso también marcó el nacimiento o la germinación de lo que es la Renovación.

Sí, yo confíe siempre en la Renovación, justamente vi en 2003 un espacio político donde nos daban la oportunidad a quienes estábamos en el interior de poder ser partícipes de políticas públicas y que se pueda escuchar lo que mirábamos y pedíamos. Encontré un espacio donde tenía la libertad de debatir, de mostrar, encontré ministros con enorme capacidad de escucharnos, a veces con muy pocos recursos, pero nos escuchaban, encontré una transversalidad que nos permitía ser partícipes de la política. Se terminó la estructura rígida, esto era mucho más líquido, se metía en todos lados, con un esquema de personas con muchas ganas de cambiar la historia de la provincia, me animó mucho eso.

Ahora le toca ocupar la candidatura principal, que es el cargo de Gobernador, por el Frente de la Concordia Social. Dijo que va a haber que trabajar mucho y el que no trabaja se va. ¿Podría explicarlo?

El que no trabaja se va, muy sencillo. Hay que trabajar no sólo en épocas difíciles, hay que trabajar siempre, el rol nuestro que cumplimos en la sociedad de ser administradores transitorios de los bienes públicos, implica que ese servicio que tenemos que brindar, muchas veces no tenga horario y eso se correlaciona con la medicina. Yo cuando estaba de médico en el pueblo, la gente venía a las dos de la mañana y te golpeaba la puerta y vos no tenés que salir enojado, porque vos tenés que resolver un problema, y muchas veces el decirle:  “Quedate tranquila mamá” es suficiente porque está sabiendo que la gravedad tiene un límite, como muchas otras veces te toca salir, ponerte lo que tenés y tratar de resolver el problema porque está en juego la vida de la persona. En la política es algo muy similar, salvando las distancias. La gente no sabe si vos sos ministro de salud o de ecología, vos sos un funcionario del Estado, por eso siempre les pido a los que nos acompañan en la función pública, que sean polifuncionales. El funcionario debe tomar el reclamo de la persona y debe dirigirlo él. Como ministro de salud me tocó ir a trabajar en cuestiones del tabaco, no por eso dije no, yo estoy en salud. Voy, hablo, porque soy un funcionario del Estado, que está puesto allí por la gente y debo dar esa respuesta a la gente.

¿Cómo hacer campaña en un momento de tanto ruido económico?.

Tenemos que seguir mostrando trabajo. Prefiero la acción mínima ante la intención más grande. Hay que tener acción, no intención, porque si tenés intención no logras nada. Esta campaña va a ser sumamente cortita y austera, que debe ser eficiente. Este es un desafío que nos pone la sociedad, de ser austeros, eficientes en el mensaje y mirar los resultados.

¿Le influye a la Renovación no tener un candidato presidencial?

Esa elección recién es en agosto, nosotros en agosto vamos a tener un candidato presidencial, sin duda, pero ahora estamos discutiendo lo que pasa en nuestra provincia que es lo más importante. Seguir discutiendo nuestro proyecto político, poner lo mejor, para que la sociedad misionera siga teniendo la posibilidad de elegir. En el caso mío van a encontrar a una persona con mucho respeto por la gente, por los adversarios transitorios en la política, pero sí lo que es importante es este nuevo contrato que debe darse con la sociedad. No solamente en Misiones, sino en la Argentina, estar por encima de la grieta, siempre, porque es lo más importante. Las diferencias deben ser constructivas, las diferencias no deben ser destructivas, cuando uno va destruyendo, la sociedad se va quebrando. Empezamos discutiendo por la política y terminamos con un River-Boca, llevándolo a un plano de la extrema violencia. Pero en Misiones dimos un gran ejemplo, todos los partidos de fútbol del torneo amateurdonde juega Guaraní o un equipo de liga, se juega con público local y visitante, con una convivencia pacífica, que permite a la familia misionera ir a la cancha. Mirá vos el detalle, pero es un detalle que muestra cómo está nuestra sociedad.

¿Qué le dice la gente ahora como candidato?

La sociedad está pasando un muy mal momento, lo que uno trata de escuchar para tomar la mejor decisión en ese momento. Por ejemplo, hay gente que te dice mi casa está en mal estado, y vamos a ver cómo lo resolvemos. Hoy no te pide cosas grandes, te pide cosas puntuales, te pide trabajo, el productor agregar valor a su producto, que le consigas mercado. Sabe el misionero que hemos tenido a lo largo de este tiempo una disminución de los recursos federales, porque es así, es una provincia que tenía proyectada hacer 10 o 20 mil viviendas y los fondos de viviendas cayeron al 10, 20 por ciento. La gente es consciente de ello.

La obra pública está parada…

La obra pública la estamos haciendo con fondos de la provincia, a excepción de las grandes obras viales, como la autovía de la ruta 12, pero lo demás, los puentes, el asfalto sobre empedrado que estamos haciendo en la provincia, no es poco. Quiero resaltar algo que me parece fundamental, que tiene que ver con los 420 mil chicos que están incluidos en el sistema escolar desde el inicio de clases. Durante 15 años seguidos se iniciaron las clases con normalidad. Esto es muy importante, ya se vieron los primeros resultados en las pruebas Aprender que comenzaron a salir ahora, que eso es calidad. Pero también hablo de cantidad, digamos de esta forma: Hay 400 mil kilos de cerebros que están en la escuela, donde tienen que estar. Para que eso ocurra, tiene que haber una política de Estado precisa, resolutiva y yo tengo que destacar la actitud de nuestro Gobernador, de tranquilizar las aguas, en los meses más difíciles dar lo poco que tenemos de recursos muy bien administrados, en el incremento de los sueldos de los empleados públicos, en enero y febrero, como ninguna provincia lo hizo. La posibilidad de darle a los chicos que vayan a la escuela con el Boleto Educativo Gratuito, que es gratuito para el que va, pero nos cuesta todos los meses, es plata que sale de los impuestos y es importante que honremos a los que ponen sus impuestos, con los chicos en la escuela y los maestros dando clases. En este tiempo dimos cerca de 50 mil kits de útiles escolares, cuando en otra época dábamos 5 mil, 10 mil, porque es necesario que el chico vaya a la escuela. Con mucho dolor lo digo, el boleto educativo gratuito, muchas veces le da oportunidad a ese chico a que vaya a comer al mediodía. Ese es un Estado presente. El Estado debe estar presente aún en las más extremas dificultades, es cuando más tenemos que dar la cara, caminar por las calles, andar por los pueblos, es en este momento. No le puedo ofrecer nada más que trabajo, es lo que sé hacer, y, es lo que uno viene haciendo desde hace mucho tiempo. Después el resto de las políticas públicas son cuestiones de cassette, yo siempre digo nunca me van a escuchar decir que yo voy a dar trabajo, yo no nada, yo puedo trabajar yo, y mucho, y el equipo que tengo puede trabajar para mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo.

Herrera Ahuad conversa largo y no elude ninguna pregunta. Sus recetas tienen que ver con la profesión. Dice que no se trata de poner más plata para que la chacra explote, sino aplicar una trazabilidad que ya puso en marcha en Salud Pública. Y se reserva para el final un proyecto que diseña para atender uno de los grandes flagelos de este tiempo: los femicidios. “Voy a crear un cuerpo de élite, de mujeres, 500, mil, policías preparadas para atender a las mujeres en su barrio. Que pasen todos los días por un determinado radio, revisando todas las denuncias, cuidando a las mujeres, con responsables de distritos y también para que sepan los hombres que estarán siendo observados”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*