ECONOMIA, ENTREVISTAS

Goerling: “Yacyretá debe lograr una tarifa de 17 dólares por Megawatt producido”

Goerling: “Yacyretá debe lograr una tarifa de 17 dólares por Megawatt producido”
Compartí este articulo:

Después de la aprobación de las notas reversales en Paraguay, el director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá, Martín Goerling, considera que está el camino allanado para avanzar en un plan de modernización de la represa que incluye mejorar los procesos de operación para finalmente bajar el costo de la energía generada a 17 dólares por megawatt.  

“Las notas reversales, el gran valor que tiene es que ordena financieramente a la entidad y la transforma en una empresa de generación de energía, que hoy no lo es. Hoy tiene un balance, hasta que se ordene, con una deuda contable impagable, que ha llegado hasta los 18 mil millones de dólares, donde Paraguay no reconocía la mayoría de los intereses, actualizaciones, que en el tratado decían que eran aportes del Tesoro, no créditos y eso se fue estirando y llegó a una bola impagable. Esto se intentó arreglar muchas veces, yo tengo los documentos del arreglo al que casi llegó la gestión de Oscar Thomas, que era mucho más oneroso para la Argentina”, explica Goerling.

“Se llegó a un acuerdo donde se sacan los intereses, las actualizaciones y queda el capital aportado por la Argentina y eso se refinancia a 30 años, con diez de gracia. Vamos poder hacer las inversiones, Añá Cuá, la modernización de la central y la incorporación de más turbinas.  Eso te ordena y también a Paraguay y nos obliga a converger en una tarifa, que hoy la tenemos en 39 o 40 dólares y tenemos que ir a 17 dólares, porque el objetivo de Yacyreta es sin fines de lucro, la idea es tener energía barata para los dos países. Tenemos que bajar los gastos para llegar a ese valor, lo bueno de las cartas reservales es es que todo el excedente de gastos que tenga un país, lo tendrá que absorber el país, no Yacyretá. Es decir, si Paraguay quiere seguir con gastos e inversiones mayores a esa tarifa, lo paga Paraguay, o lo mismo Argentina. Los Estados van a tener la energía barata, que era la función de la entidad, el mismo proceso está llegando ahora a Itaipú. Y te obliga a cambios internos, que estamos trabajando ahora para que sea una empresa que produzca energía, venda energía, que le obligue al Estado Argentino a pagar cada 30 días, fecha factura.

¿Paraguay sigue cediendo energía?

Ellos nos dan desde su parte. El 50 por ciento de energía que no consume, por tratado puede vender al país socio, no se puede vender a Brasil, o a Uruguay. Paraguay se viene llevando no más del 3 o 4% de la energía, el resto se lo compra Argentina. Esa cesión que tiene un valor barato de 10, 12 dólares, que Argentina tiene que pagar. Estas notas reversales ordenan eso, tiene que pagar en tiempo y forma, o se cae el acuerdo.

¿Cambia en algo la gestión de la entidad tras el acuerdo?

Yacyretá hasta ahora administrativamente, la estructura, todo, estaba pensada como la gestión de una obra, que es lo que fue, estaba pensado como la gran obra. Pero ya terminó y eso ahora se transforma en una empresa, la gestión pasa a ser distinta, te da previsibilidad y al tener balances saneados, te permite tomar deuda para tener otras inversiones, por ejemplo, la ampliación de la central con diez turbinas más.

¿Y a cuánto se cerró la deuda?

El número quedó en poco más de 4 mil millones de dólares que Yacyretá debe pagar a la Argentina. También se acordó lo que es territorio inundado, son cerca de mil millones de dólares, el 80% hay que pagarle a Paraguay y el 20 a Argentina, que son las tierras que se inundaron que nunca se pagaron. Se acordó lo que es soporte de capital para hacer la empresa.

¿Es empezar de cero?

Sí, porque lo otro es un anexo, un anexo impagable, esto lo que ordena todo. Esto es lo que siempre se intentó y nunca se pudo. Bueno acá se arregló, el que lleva adelante la negociación fue Humberto Schiavoni, hizo mucho énfasis a eso y después por la decisión de los dos presidentes, Mauricio Macri dio todo el apoyo y cuando se trababa, él personalmente lo negociaba con Horacio Cartes y se logró el acuerdo. Esto tiene que ser aprobado ahora por los dos Congresos. En Paraguay ya está aprobado, ahora falta Argentina, que se van a enviar dentro de poco, cuando pase lo del Presupuesto.

¿Y esto de la tarifa de los 17 dólares para cuándo, y cómo impactaría en la tarifa en general?

Y es energía más barata. Hoy el Estado argentino tiene que pagar 39, 40 dólares y va a empezar a pagar 17.

¿Cuándo?

Tenemos que en cinco años converger a esa tarifa, una vez que se aprueba eso. Ese es el trabajo, todo un ordenamiento interno, que sea eficiente como empresa, porque si tenemos costos operativos altos, tenemos una tarifa alta. Es como, te doy el caso Emsa, ¿Por qué pagamos caro en Misiones? Porque tenemos una empresa sobredimensionada en gente, en gastos, tuvo falta de inversiones, etc. Si vos ordenás eso, empezás a bajar los costos operativos, vas a poder bajar la tarifa, sino no vas a poder bajar nunca la tarifa, por más que te regalen.

Nosotros de la gestión de Schiavoni hasta ahora bajamos un 18% la planta de personal, no incrementamos, sino que la bajamos. Bajamos gastos, bajamos en todos los índices, ahora le toca empezar a Paraguay. Nosotros desde un primer momento empezamos a trabajar con esa visión, de ordenar la empresa financieramente. Estamos con un proceso de modernización muy grande, empezamos ahora el expediente electrónico de firma digital, está en etapa de convivencia hasta el 30 de noviembre, que es la muerte del expediente de papel. Hay una resistencia todavía, les cuesta a los muchachos, pero lo vamos a lograr. Ahí muere el papel. Creamos la gerencia de recursos humanos que no había, vamos a empezar con los recursos humanos, contratamos a un gerente. Compramos sistemas de administración de la flota vehicular y bienes que tiene la entidad, tiene un montón de propiedades, en eso estamos ordenando para que todo tenga transparencia. Estamos trabajando en la nueva web de la empresa para volcar todo a internet para poder ver cuál es la obra, quién es el contratista, la contraprestación, el monto, plazo de inicio, de finalización, fotos, toda la información va a ser pública, pero ese es un proceso de mucho trabajo interno para poder llegar a abrirlo, porque son procedimientos viejos, antiguos, obsoletos. Acá había cuatro empresas, como digo yo, Ituzaingó, Posadas, Buenos Aires y la central, cada uno se manejaba de manera autónoma. Tuvimos que empezar a unir todo eso, porque un expediente que se inicia en la central termina en Buenos Aires, va en papel, en un bolsín, va y vuelve, ahora se va a digitalizar todo. Es todo un procedimiento para llevar una empresa que factura 800 millones de dólares por año que tiene que estar de acorde a lo que es, las notas reversales te obligan a llevarlas como debe ser.

¿Cómo está el proceso de Aña Cuá?

Está en marcha Aña Cuá. Uno de los objetivos que pusimos en la licitación es que haya mucha competencia, y que compitan los mejores del mundo. Porque esta obra tiene una particularidad, que se va a intervenir un activo que hoy está funcionando, que es Yacyretá. La presa se va a cortar, para hacer el empalme, para que empiece a pasar el agua por las turbinas, que es un punto delicado, que obviamente está estudiado por un panel de expertos, para que el proyecto no tenga riesgos. En todos los estudios que hicimos, la recomendación era que tienen que ser contratistas de primer nivel, no podés traer improvisados. Logramos una licitación muy buena, donde participaron ocho consorcios, 24 empresas en total. Ahora viene la evaluación del sobre 1, que es la aptitud técnica, para ver quiénes son de los 8 los que pasan. Después queremos en octubre a más tardar abrir la oferta económica. Y a partir de ahí empieza la firma del contrato, que no es fácil, ya que puede haber impugnaciones. A su vez también hay otras licitaciones, que es de la inspección de la obra, que es toda la parte de ingeniería e inspección, la licitación de ingeniería de detalle, que es parte de la ingeniería de la obra. Estamos armando la estructura propia de gerenciamiento de Aña Cuá. Ahora tenemos que empezar a contratar a la gente, ahí van a la cabeza los expertos que estamos buscando a nivel internacional, uno o dos directores, uno en la parte civil y otra en la parte electromecánica. Después se va a armar una estructura que va a gerenciar la obra y lo que queremos en todas esas líneas es tener gente que después quede en la obra, porque otro de los problemas que tiene esta obra es el envejecimiento, sobre todo en la parte técnica. Se van jubilando muchas personas y no hay recambio. Entonces vos caes en muy poca gente capacitada, que absorbe todo el trabajo, después hay mucha gente que entró por política que no sabe. En esta nueva etapa necesitamos muchos perfiles profesionales capacitados porque si no, no se puede avanzar. Entonces Aña Cuá va a servir también como una escuela, vamos a generar una línea de profesionales, todos jóvenes ingenieros. La mejor escuela es sobre la misma obra, aprender sobre represas haciendo una represa es una experiencia impresionante, así que en eso estamos. Otra parte de la licitación son las líneas de la central para distribuir la energía. Eso está todo en marcha, lo único que queda es la inspección que estamos haciendo unos retoques, porque dejamos únicamente para firmas paraguayas y argentinas, no es licitación abierta porque queremos justamente que ingenieros de estos países aprendan ahí. La verdad es que compraron pliegos de todo el mundo, la de ingeniería detalle compraron de Japón, Alemania, Estados Unidos, de Francia, realmente logramos nuestro objetivo y por los que nos dicen, nos vamos a sorprender con los precios por que se van para abajo, cuando hay competencia se matan por los precios, no hay arreglo, no hay acuerdo.

¿Y cuándo va a empezar a moverse todo eso?

Si todo va bien, porque después por ahí empiezan las impugnaciones, si el proceso va limpio como hasta ahora, la idea es a fin de año tener los oferentes, empezar a trabajar los contratos y posiblemente abril, mayo, mitad del año que viene empezar la obra, ese sería más o menos el cronograma establecido. Es la tercera vez que se intenta hacer Aña Cuá, esperemos que sea la vencida.

¿Y la incorporación de turbinas?

Hoy lo que estamos trabajando fuerte es la rehabilitación de la central, lo de las 20 turbinas, porque las 20 turbinas que tiene Yacyretá, están todas dañadas. Como trabajó a bajo nivel de cota, porque todavía no estaba terminado el trabajo, al tener menos nivel de salto de agua, tuvo vibraciones y eso fue dañando las turbinas. Entonces hoy estamos en proceso de rehabilitación de las 20 turbinas, nosotros compramos dos turbinas, y ahora vamos a cuatro más, es una inversión muy grande y que te cambia todo el sistema, van a quedar como nuevas, van a mejorar la eficiencia, porque van a tener mayor capacidad también. La modernización de la central también, con el tema de control de máquinas, hay mucha inversión ahí adentro, que no se ve pero es el corazón del negocio, que estuvo descuidado mucho tiempo. Las prioridades eran otras totalmente, se descuidó mucho la central, porque se podía haber hecho la terminación y la rehabilitación en paralelo, pero en eso estamos abocados ahora: Aña Cuá, la rehabilitación que no va a durar mucho tiempo, después el otro proyecto es de ampliación de tres turbinas más en la sala de máquinas, eso está previsto, pero para eso sí vamos a necesitar financiamiento internacional. Para eso era importante tener las notas reversales. Porque Aña Cuá vamos a hacer con recursos propios, con flujo de caja. Después llegar a diez más se puede, si se hace la represa Itatí-Itá Corá aguas abajo, porque va a ser el embalse compensador de Yacyretá. El proyecto final es Itatí-Itá Cora, Yacyretá, Corpus. Ese es el proyecto pensado a través de todo el río Paraná. Itaipú vino después, y arriba de Itaipú hay 56 represas más. La matriz energética de Brasil es hidroeléctrica.

¿Corpus está prevista en este escenario?

Corpus hoy no está en estudio, está el proyecto, pero no está en estudio, porque entendió el Gobierno que hay una negativa del pueblo misionero. Hasta que eso no revierta eso no se puede hacer nada. Lo que hoy se está avanzando es en Itatí-Itá Cora, desde la Comisión Mixta del Río Paraná, están trabajando en estudios preliminares. Corpus es un excelente proyecto, desde la conveniencia energética es el mejor, mejor que Yacyretá inclusive, porque va a generar mucha energía, va a inundar poquísimo territorio, el impacto ambiental es mínimo. Pero hasta que el pueblo misionero no diga lo contrario no se va a avanzar, eso es una decisión tomada.

¿En obras complementarias ya está todo o qué queda por hacer?

El último tramo de autovía se está haciendo, que inició ahora a buen ritmo.

Entre Santa Ana, Loreto y San Ignacio, va muy rápido, fui el otro día y hay un contraste muy grande del tramo anterior con el que arrancó ahora.

Es la gran última obra que queda, después la recomposición de la Tablada, que es la ex usina, que ya se licitó y algunas obras eléctricas, cloacales, pero grandes obras ya están.

¿Estirar la costanera?

¡Ya no hay dónde! 

 

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*