ECONOMIA, ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

Entrevista exclusiva a Gerardo Díaz Beltrán, presidente de la CAME: “Creíamos que con Macri se venía una buena etapa para las pymes, pero al final no se concretó”

Entrevista exclusiva a Gerardo Díaz Beltrán, presidente de la CAME: “Creíamos que con Macri se venía una buena etapa para las pymes, pero al final no se concretó”
Compartí este articulo en:

BUENOS AIRES (Enviado especial). Gerardo Díaz Beltrán es un personaje muy conocido en Misiones y la central empresaria que preside, la CAME también suena bastante por su intensa actividad en el país, pero pocos son los que saben a ciencia cierta el verdadero peso que tiene esta entidad que prácticamente representa a las pymes de toda la Argentina.

“Nunca fuimos tan federales como ahora”, dice el misionero, desde su despacho de presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, situada en Alem casi Corrientes, a media cuadra de la Bolsa de Comercio, a dos del Banco Central y del resto de la city porteña, y a 10 minutos de caminata de la Casa Rosada.

Díaz Beltrán está de impecable saco y corbata, pero sin soltar el termo y el mate. Mitad y mitad, podría decirse, como cualquier persona que reparte los siete días de la semana entre dos ámbitos tan distintos. Desde que asumió como titular de la CAME -y se convirtió en el misionero que llegó más alto en una central empresaria de este nivel-, Díaz Beltrán se organizó para viajar cada semana dos o tres días a Posadas, a ver a su familia y atender sus negocio. 

“Mi esposa (Fátima) me bancó y mi hermano (Eduardo) son fundamentales para atender nuestros negocios familiares allá, de los que no me desvinculé, yo trabajo de viernes a lunes en mis negocios y tengo los mismos problemas que cualquier pyme, después llego acá y tengo otros problemas”, explicó, entre sonrisas, en un coqueto sillón de su despacho.

El misionero explica que CAME le adquirió en 2014, por gestión del histórico y polémico Osvaldo Cornide (titular por más de 20 años de la entidad) ese edificio que estaba en liquidación al banco Medefin a un precio de oportunidad. 

Díaz Beltrán sólo ocupa transitoriamente el despacho presidencial hasta abril, cuando se cumpla su mandato de dos años, pero las comodidades de la CAME, que ocupa casi todo el edificio, sorprenden a cualquiera acostumbrado a recorrer cámaras empresarias. Ni la Unión Industrial, ni la Cámara de la Construcción, por citar dos entidades muy fuertes, tienen semejantes instalaciones, que además son modernas y están impecables.

Economis las recorre junto a su presidente. En el primer piso hay un auditorio con una mesa en forma de rectángulo y sillas como para albergar a media Asamblea General de la ONU. Cada mes se reúnen ahí más de cien empresarios pyme de todo el país, desde un industrial frutihortícola del Alto Valle hasta un supermercadista de Santiago del Estero. Antes de empezar los debates, que pueden durar horas y también incluyen largas catarsis, izan la bandera argentina.

“CAME siempre fue fuerte en la representación de la actividad comercial, pero creció mucho en Turismo, Industria, Jóvenes, Mujeres, y economías regionales en los últimos años”, explica Díaz Beltrán, y muestra un mapa de la Argentina de cristal, que tiene una particularidad. “Pusimos tierra de cada provincia que fueron trayendo los dirigentes, incluida tierra de las Islas Malvinas”, nos muestra. La de Misiones destaca por su tonalidad rojiza.

La CAME tiene una mesa chica de quince consejeros y una mesa grande de 60 representantes (Consejo Directivo). En poco tiempo más, se incorporarán otros 30 consejeros a esa suerte de poder legislativo de la entidad gremial, uno de las reformas que impulsó el misionero.


Después de ofrecer mate (preferimos el café), Díaz Beltrán se sienta con Economis a charlar sobre la coyuntura argentina, sin prestar atención al teléfono que no para de sonar. Durante la entrevista aparecerán dos empresarios, uno de Córdoba y un industrial de Rosario. 

El día anterior Díaz Beltrán estuvo con los empresarios más importantes del país escuchando al presidente Macri, en la reunión de AEA. Macri pidió acompañamiento para las medidas de control de cambio, y se podría decir que recibió un apoyo con responsabilidad patriótica.

-¿Cómo viviste estas turbulencias desde las Primarias?

-Lo estamos viviendo como todos los argentinos. Con mucha angustia porque la situación es realmente preocupante y si ya veníamos arrastrando una situación delicada las pymes, con esta situación, el 80 por ciento está en terapia intensiva. Las que ya venían endeudadas con el salto del tipo de cambio y el incremento en las tasas y un mercado en caída, sufren un combo que no podía ser peor.

-¿Habrá cierre de empresas por esta situación?

-Primero digo que sí. Segundo, ya se las llevó puestas, en el valor que han perdido las empresas argentinas. Los bancos valen menos de la mitad. La empresa emblemática, YPF tiene un valor irrisorio. Y las pymes, sin dudas, muchas están en terapia intensiva y otras altamente lesionadas.

-¿Qué piensan los grandes empresarios que vio ayer en AEA?

-Escuché a los principales empresarios del país e increíblemente hoy las grandes empresas argentinas tienen la demanda y el diagnóstico que coinciden con el de las pymes. Escucharlos hablar de una reforma laboral o nueva ley de empleo y una reformulación del sistema impositivo ya. No para el futuro borroso. Y que el sistema financiero esté volcado a la producción. A esto, sumarle el problema logístico que tenemos, el famoso costo argentino. Lo otro que es importante es entender a las regiones del país, algo que le planteamos varias veces al gobierno nacional y no tuvo la capacidad de verlo.

-¿El Gobierno de Macri nunca entendió a las regiones?

-Les ha costado mucho entender. Nosotros lo planteamos mucho con la CEM. Las regiones tienen grandes potencialidades y debilidades y si no trabajamos las potencialidades, las debilidades se hacen más grandes. Si no hay una política definida para protegerlas y para alentar su desarrollo, no se va a desarrollar el país. Por ejemplo, Misiones con el Parque Industrial, ese es el camino. Si no generamos industrias en las regiones, y solo se favorecen los grandes centros industriales, no vamos a desarrollar el país.

-¿Tuvo oportunidad de hablarlo con el presidente Macri?

-Lo hemos hablado con todos los dirigentes políticos. La última vez que tuvimos la posibilidad de hablar con el Presidente, le dijimos que en momentos difíciles, hay que tomar medidas audaces. Yo estoy absolutamente convencido de que se pueden bajar impuestos en la Argentina. Podríamos haber hecho un plan piloto a un determinado nivel de pymes, como le propusimos. Y hay que empezar a modificar una sumatoria de impuestos. 

-¿Quién tiene la culpa de la crisis financiera post PASO?

Primero y claramente, el pueblo no es culpable de eso. No maneja variables económicas y no digita los mercados. Creo que la culpa es absolutamente compartida, incluso hasta cómo se manejaron las campañas de ambos lados.

-¿Le parece que Alberto Fernández tuvo manifestaciones fuertes?

-Creo que tiene que haber consenso. Si cada candidato trata de sacar una tajada, estamos complicados.

-¿Conversaron ya con Alberto Fernández?

-Aún no, pero lo hemos invitado a CAME y posiblemente en pocos días más va a venir, por supuesto que lo tenemos que ver y transmitirle nuestros planteos y escucharlo.

-¿Qué piensa de Macri como presidente?

-Pienso que es una persona bien intencionada, que ha tenido algunos valores de restaurar institucionalmente muchos aspectos que fueron buenos. Lo que sí me parece es que no han tenido el oficio para darse cuenta el nivel de complejidad que iba llevando adelante el ajuste que se iba haciendo. Lo advertimos en muchas oportunidades. Nadie puede estar encontra de contener el gasto del Estado o bajar el déficit fiscal. Fueron todas grandes intenciones que en la práctica no se terminaron de plasmar.

-¿Fueron cuatro años malos para las pyme los de Macri?

-Hay dos situaciones, al comienzo salió la ley pyme y creíamos que se venía una buena etapa. Nos creímos que venía la etapa de las pymes, pero esto no se logró. Lo hemos advertido y no lo supieron ver.

-¿Por qué hay tantos empresarios pymes a los que les va muy mal con Macri pero igual lo siguen apoyando con llamativo fervor?

-Hay de todo. En la CAME también hay grieta, pero es constructiva, porque nos concentramos en consensuar y todos juntos perseguir el mismo objetivo por encima de las diferencias. En el caso de los empresarios que apoyan a Macri, creo que algunos valoran la parte institucional del Gobierno de Macri. Pero la economía corrió de eje esto y se llevó puesto esta parte. Creo que también había muchos políticos y gobiernos (provinciales) que analizaba eso de esta manera.

-¿Qué piensa de un eventual gobierno de Fernández?

Sería injusto si digo que un candidato con altas posibilidades de gobernar, que su eventual gobierno sería un caos. La verdad es que no hay mucho margen para hacer magia. Estamos en una empresa donde se está gastando muchísimo más de lo que nos entra y no hay margen para seguir apretando a los cliente (contribuyentes). Veo a la Argentina como una empresa concursada, en dificultades serias. Venga quien venga, hay medidas que no van a ser gratas para muchos. Las pymes van a entrar en una fase de reformulación de gobierno, toque a quien le toque.

-¿Cómo ve a Misiones en esta crisis económica?

-Creo que el Gobierno misionero tuvo reflejos para paliar la crisis con las empresas. Tuvimos la suerte de que así como perjudican en otros sectores y ambientes el tipo de cambio, a nosotros nos frenó el drenaje de divisas. La oportunidad de que el poco dinero que circula, re circule en la provincia. Segundo, el ejemplo del programa Ahora, fundamentalmente, el “Ahora Misiones” lo llevo a todo el país, lo transmito en otras provincias, porque sirvió y fue muy exitoso. Después creo que hubo demasiados “Ahora” y no sé si tan efectivos. Pero el Ahora comercial, sirvió y mucho. Es un ejemplo a nivel país.

-¿Qué importancia le asigna a la política fiscal de buscar el superávit y no endeudarse?

-Hoy con el diario del lunes, hay que decir que fue un acierto no tener una deuda en dólares. Respecto a la política fiscal, tiene una parte buena y una parte mala. La parte buena es que la provincia junta recursos que otras no la tienen y le da cierto alivio. Pero cuando hablo de reforma impositiva, no puede seguir ejerciendo esa presión impositiva. Así como trajo un ingreso importante, el costo del anticipo de Ingresos Brutos generó muchos problemas, hay un costo misionero. Ahí hay un punto para trabajar.

FICHA PERSONAL:

Nombre: Gerardo D. Díaz Beltrán

Estado civil: Casado 

Profesión: Médico Veterinario, comerciante y empresario forestal y ganadero.

Cargo: Presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa – CAME

Edad: 60 años

Estudios: Universidad Nacional del Nordeste – UNE

Hijos y nietos: 2 hijas y 2 nietas.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*