ECONOMIA,

Entrevista al funcionario que decidirá el precio de la yerba la semana próxima: “Vamos a contemplar el aumento del precio en góndola”

Entrevista al funcionario que decidirá el precio de la yerba la semana próxima: “Vamos a contemplar el aumento del precio en góndola”
Compartí este articulo en:

El entrerriano Guillermo Bernaudo tiene en sus manos la importante responsabilidad de decidir el precio de la materia prima de la yerba mate en los próximos días.

Un número mágico del cual dependen los ingresos de miles de familias en la provincia de Misiones y norte de Corrientes para los próximos seis meses (abril-septiembre).

“Cuando hay laudo, nunca nadie queda conforme, lamentablemente no lo pudieron decidir en el INYM”, aventuró este ingeniero agrónomo, en diálogo telefónico con Economis desde ExpoAgro.

El Secretario de Agricultura tiene por segunda vez en su gestión, la responsabilidad de decidir por el precio de la yerba mate. En el mano a mano con este diario, dejó en claro que si fuera por él, preferiría que sean los eslabones de la cadena los que alcancen un consenso sobre el valor justo, que equilibre los costos y remuneración de tareferos y productores, con lo que puede pagar la industria.

También adelantó que cuando comuniquen el nuevo valor de la materia prima para abril-septiembre, van a lanzar algún mecanismo de subsidio de tasas o algo similar para aliviar la situación de los productores que tienen que descontar cheques con estas tasas de interés altas. “Eso es un costo muy alto”, explicó.

-¿Cuándo se va a conocer la decisión sobre el precio de la hoja verde y la yerba canchada?

-Tenemos hasta principios de abril, así que, prácticamente, hay 15 o 20 días, a partir del pedido formal del INYM de que no se llegó a un acuerdo. Vamos a resolverlo para fin de mes.

-¿Qué van a tener en cuenta para determinar los nuevos valores de la materia prima?

-El método del laudo está reglamentado, justificado técnicamente con información de la grilla de costos de la producción de la yerba. Y después, también se basa en las variaciones que haya tenido el precio del paquete de yerba mate en góndola. Entre esos datos se determina técnicamente el valor.

-El valor en góndola subió bastante, Guillermo.

-Sí, es cierto. Se ha recuperado bastante. Es un dato de la realidad.  Vamos a estudiar la medida objetiva de estos aumentos. Siempre es complejo medir el precio en góndola, por las promociones que lanzan permanentemente los supermercados, pero bueno, eso se hace técnicamente.

-¿Y qué me puede decir del incremento de los costos de la grilla?

-La grilla de costos tienen una suba importante, con ítems que aumentaron bastante como los combustibles. Estamos estudiándola, vamos a ir a la grilla pura, porque hay distintos valores que se manejan tanto desde la industria, como del sector de la producción primaria. Modificando el sistema de grilla, el porcentaje de rentabilidad. También somos conscientes que pesan mucho las tasas de interés actuales. Así que estamos pensando en anunciar, junto al laudo, algún mecanismo para aliviar las tasas, tanto para el productor como para la industria. No es lo mismo tomar un precio sin tener en cuenta las tasas. Cualquier variación en el tiempo del pago con estas tasas significa un descuento muy importante.

-¿Están pensando en un esquema de subsidios a la tasa como el que lanzó el INYM varias veces?

.Con el laudo esperamos poder anunciar algunas cosas. En la línea de lo que anunció el presidente Macri hace poco, de vincular descuentos de cheques en bancos. Aunque eso todavía no está del todo operativo en algunos sectores, son líneas que estamos trabajando para activar.

-¿Qué le parece el valor de $13,50 que están pidiendo los productores para el kilo de hoja verde? (Ese precio implicaría una suba del orden del 60% respecto del actual valor de $8,40).

-No quiero adelantar una opinión, hasta que no tengamos todos los datos técnicos. Lamentamos que no se haya podido llegar a un acuerdo en el INYM, porque obviamente cuando se lauda, nadie queda contento con ningún valor. No queremos que esto tenga un uso político, en los años impares siempre crece la posibilidad de laudo, no queremos que esto tenga un uso político. Vamos a usar el criterio más objetivo.

-¿Qué opinión tiene sobre la decisión de los representantes de la industria de no asistir a la tercera y última reunión en el INYM, aduciendo que no estaban dadas las garantías de seguridad por las protestas de los productores en la puerta del organismo?

-No quiero emitir un juicio sobre las posiciones individuales. Lo que sí comprendo es que se ha convertido en una forma de presión por parte de los productores. La presencia en el Inym, el acampe, hay antecedentes que han sido muy violentos, 2 o 3 años atrás, me parece que tenemos que ir como sociedad a la mesa de negociación, que sea sin presiones.

-Pero es legítimo que los productores se movilicen al INYM. El organismo también los representa, ¿no?

Hubo momentos cerca de la violencia, creo que lo más saludable es tomarse el tiempo de negociación que hagan falta. La forma de dirimir es el diálogo.

¿Qué pasó con la Mesa de Competitividad Yerbatera que tuvo debut y despedida en aquella reunión de comienzos del 2017?

-Es que el INYM ya tiene características de mesa de negociación, donde hay estructuras que tienen sustento legal no hay que superponer organizaciones. Probablemente quede pendiente con el INYM alguna negociación por algunos temas. Vamos a seguir trabajando la hoja de ruta yerbatera.

-Un comentario sobre cómo están las economías regionales…

No voy a decir que están florecientes, pero con la nueva relación de tipo de cambio más allá de las retenciones, hay economías regionales que tienen un respiro sin dudas. Lo más importante es bajar la tasa de interés para capital de trabajo, estamos trabajando sobre esto y esperamos tener respuestas pronto. El comercio exterior creció, también en el caso de la yerba. Y eso es una forma de traccionar. Estamos abriendo mercados y traccionando exportaciones.

-¿Qué le dicen sus amigos productores cuando va por La Paz (Entre Ríos)?

-Voy menos de lo que quisiera, porque los fines de semana me agarran trabajando. Hay reclamos pero también acompañan, porque ven un cambio institucional importante. Poder quejarse con los funcionarios, dialogar, es algo que había estado muy complicado para ellos antes, eso la gente lo percibe.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*