COLUMNISTAS

En este 2018, los posadeños subsidiamos menos a los porteños

Compartí este articulo:

El modelo de subsidios implementado por el gobierno nacional de CFK, concentraba los subsidios a la electricidad, al gas y al transporte público en la Ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana (AMBA). Dicha situación era injusta para el resto de las provincias del país, que terminábamos subsidiando el consumo de los habitantes del AMBA.  Comparar la diferencia en el consumo de electricidad y gas siempre es más complejo debido a que cada familia tiene un consumo diferente y cada Provincia le agrega diversos impuestos y tiene sus propios costo de distribución, pero la situación de desigualdad queda en evidencia al comparar la evolución del costo unitario de un pasaje de colectivo urbano entre una ciudad del NEA como Posadas, y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los datos nos confirman que durante el gobierno nacional anterior, los habitantes de las provincias más pobres (NEA y NOA) subsidiábamos el viaje de los habitantes del distrito más rico del país: CABA. Por ejemplo, en el año 2008 el 80% de los subsidios del gobierno nacional al transporte se destinaron al AMBA, y solamente el 0,69% a Misiones: es decir 80% para la región que representa el 44% de la población del país y un 0,69% para una provincia que representa el 3% de los habitantes. Podemos ver la diferencia en términos per cápita de forma anual: mientras un porteño recibía 119$, un misionero recibía 59$ (Subsidios/Población 2010).

A pesar de que en el 2020 se prevé culminar con la política del gobierno actual de baja gradual y de reequilibrio geográfico de los subsidios iniciada en 2016, ya en el 2018 se puede observar cómo se van equiparando los valores del boleto en todo el país. Veamos un caso concreto: en Enero de 2015 en plena vigencia de la política de subsidios, un porteño abonaba 3$ por pasaje en colectivo y un posadeño 6,50$, es decir un 116% más caro, mientras que en Junio de 2018 la diferencia se redujo al 11%, ya que un porteño ahora abona 10,75$ para un viaje de entre 6 y 12 km, y un posadeño 12$.

  Valor Pasaje de Colectivo en Enero 2015 Valor Pasaje de Colectivo en Junio 2018 Aumento de pasaje en $ y en % entre Enero de 2015 y Junio de 2018 Diferencia de Precio en $ y en % entre Posadas y CABA en Enero de 2015 Diferencia de Precio en $ y en % entre Posadas y CABA en Junio 2018
Posadas 6,50$ 12$ 5,50$       (84%) 3,50$

116%

1,25$

11%

CABA 3$

 

10,75$ 7,75$ (258%)  


La baja y el reequilibrio geográfico de los subsidios del gobierno nacional en la actualidad es un problema del país central, no de las provincias que siempre abonamos más caros los pasajes durante el gobierno de CFK, por el simple hecho de que recibíamos menos subsidios. La reducción del déficit fiscal a través de la baja de los subsidios de un sistema injusto, hará que los porteños paguen los pasajes al valor que siempre abonamos los habitantes del interior. La reducción del déficit fiscal es importante porque trae aparejado otro beneficio: menor inflación y mayor estabilidad monetaria. Esta baja del déficit, hay que aclararlo, debe ser siempre con equidad.

El desafío de bajar el déficit fiscal con equidad, en un país con una altísima presión fiscal, reside en mantener solo los subsidios justos, que son los que priorizan al que más necesita (Tarifa Social de Servicios Públicos, AUH, PROGRESAR) y los que se destinan a áreas estratégicas (Salud y Educación Pública de Calidad). Pero también reside, en eliminar subsidios injustos, como son estos subsidios otorgados al país central y a los sectores de mayores recursos que son los que más capacidad de consumo tienen: un estudio del Cedlas-UNLA, reveló que en 2014 los hogares de los cinco deciles más ricos recibieron 249% más de subsidios al gas y electricidad, que los cinco deciles más pobres.

Bajar el déficit fiscal con equidad, además reside en eliminar privilegios injustos, como es la exención del pago del impuesto a las ganancias de los jueces; y en consolidar de manera gradual un sistema impositivo más progresivo, y un modelo de desarrollo que genere mayor producción y su consecuente mayor recaudación. Ejemplos de injusticias hay muchos, el desafío como sociedad es continuar exigiendo a nuestros representantes por la corrección de las mismas, como lo es la corrección de la política de subsidios del gobierno anterior que priorizó siempre al país central y a los sectores más ricos de la población, en detrimento de las regiones y de los sectores más pobres del país. Volver hacia atrás como pretendieron algunos sectores en el mes de Mayo en el Congreso, hubiese sido una gran injusticia. Todavía falta equiparar, pero ya podemos afirmar que en este 2018 los posadeños subsidiamos menos a los porteños.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*