ECONOMIA, Ultimas Noticias

Empresarios declararon «emergencia» económica y pidieron urgentes alivios impositivos y de tarifas

Compartí este articulo en:

ELDORADO (Enviado Especial). Un nutrido grupo de empresarios principalmente del sector forestal y maderero pero también de los sectores comercial, automotriz y de otros rubros, trazaron en la tarde de ayer un panorama «gravísimo» de la situación económica y pidieron a políticos de todo el arco urgentes alivios en las tarifas de electricidad e impuestos nacionales y provinciales.

La reunión se llevó a cabo en la sede de Amayadap, en Eldorado, que quedó chica ante una concurrencia de mas de 200 personas. Unos nueve intendentes del Alto Paraná y diputados provinciales de la Renovación, Cambiemos y Pays, estuvieron para escuchar de boca de los empresarios, la bronca por la falta de respuestas, especialmente por parte del Gobierno Nacional, responsable por la suba de tarifas y la caída del mercado interno.

Uno de los principales pedidos fue que se elimine la retención de 3 pesos por dólar exportado que se impuso al sector maderero como medida para recaudar más y alcanzar el déficit cero que exigió el FMI. Medida que le quitó fuerza a cierto repunte exportador que experimentaron varios aserraderos de la zona a partir de la suba del dólar. «En cargas de bajo valor como el pino, esa retención implica un margen del 12 y hasta el 14%, así matan una de las pocas posibilidades de traer dinero freso», explicó Cristian Gruber.

También se elevó un pedido urgente para que Rentas afloje la presión impositiva que ejerce, en especial sobre las pymes. Concretamente se pidió que se eliminen las retenciones a cuenta de Ingresos Brutos. Son sumas de dinero que la DGR retiene cuando una empresa compra un insumo o mercadería, a cuenta de una posterior venta que realizará y que muchas veces tarda mucho en llegar o directamente no llega, generando saldos a favor que nunca se recuperan.

El otro punto que los empresarios solicitaron es que la DGR baje un poco la presión y la agresividad recaudatoria y que se refleja, por ejemplo, en las multas que cobra cada vez que una presentación ante el organismo tiene un error formal. «Por una coma o un punto se puede pagar una multa y la multa mínima es de 20.000 pesos», dijo Román Queiroz, anfitrión y el que llevó la voz cantante en una jornada donde hablaron una decena de empresarios pymes de la zona.

Reunión con el gobernador

En los próximos días el gobernador Hugo Passalacqua y el ministro de Economía, Adolfo Safrán recibirán a los empresarios para ver que respuestas se pueden dar a algunos de los puntos que atañen a la provincia. En algún momento también se mencionó la posibilidad de que el titular de la DGR, Miguel Angel «Pimpi» Thomas, esté presente en ese encuentro, aunque nada quedó confirmado.

La reunión en la sede de Amayadap duró casi tres horas y si bien se desarrolló en un clima de respeto, no estuvo exenta de cierto tono perentorio que los empresarios buscaron transmitirle a los dirigentes políticos presentes. Y que se podría sintetizar así: Hay que hacer cosas ya y no empezar largos debates, porque en los próximos meses pueden empezar a cerrar empresas y a perderse puestos de trabajo.

«Entendemos que los tiempos de la política no son los tiempos de las empresas, pero se necesitan respuestas más rápidas», dijo Cristian Gruber, secretario de Amayadap, quien también explicó los sobre costos logísticos que acarrea el sector exportador (u$s 1300 por contenedor en Brasil contra u$s3.000 en la Argentina).

El principal vocero de la reunión fue Román Queiroz, titular de Amayadap desde 40 días, y quien trazó un panorama crítico de la situación que atraviesan muchas empresas del sector forestal y de otros rubros. «Si no se toman medidas urgentes, se va a profundizar la crisis y lamentablemente va a haber despidos y cierre de empresas», señaló, en diálogo con Economis.

Queiroz estuvo secundado por Alejandro Haene, el titular de la Confederación Económica de Misiones (CEM), quien llegó de Posadas para canalizar los reclamos de los empresarios y ayudar a llevarlos a todos los despachos oficiales que haga falta en el Gobierno Nacional y Provincial. «Les pido que no dejen de reclamar, a veces no hay respuestas rápidas, pero es importante insistir», explicó Haene a los presentes.

Empresarios

Después tomaron la palabra Gruber, Tito Avalos (secretario Cámara de Comercio de Eldorado), Frances «Paquita» Lowe (empresaria automotriz), Pedro Balada, José Luis Fuentes, entre otros. Carlos Dieterle, titular de la Cámara de Comercio de Eldorado, flanqueó a Queiroz en la mesa principal pero no tomó la palabra.

«Nuestro sector es un buen indicador de cómo le va al resto de los sectores, si se venden menos autos es porque algo anda mal. En enero de 2018 se vendieron 2000 autos, en diciembre pasado esa cifra cayó a 300 unidades», explicó Lowe, un de las grandes impulsoras del encuentro. Lowe, miembro de una tradicional familia fundadora de Eldorado, impulsó el encuentro en diciembre pero justo se dieron los despidos de Dass, un evento que corrió las fechas aunque no la temática.

Respecto a los incrementos en la tarifa de luz, los empresarios no pretenden retrotraer incrementos, pero si quieren que se elimine un impuesto del 9% en la factura -al menos en la de la Cooperativa de Eldorado- «que se instauró cuando las tarifas estaban congeladas y que hoy, con un incremento del 3000 por ciento, aún siguen vigentes», Queiroz dijo que no quería decir que «es un robo, pero prácticamente lo es».

Presencia de diputados

Entre los diputados, estaban Luis Pastori, Gustavo Gonzalez y Anita Minder por UCR/Cambiemos. En tanto Isaac Lenguaza representó al Pays. Por la Renovación estuvo el diputado provincial Oscar Alarcón, de Eldorado. También estuvo el titular del IFAI, Ricardo Maciel.

«El problema acá viene desde hace 60 años o más. Los políticos necesitan plata y ponen impuestos, entonces equilibran las cuentas y vuelven a gastar más, y tienen que poner más impuestos, hasta que la situación se vuelve insostenible», dijo Balada, empresario del comercio de Montecarlo.

Solamente Maciel y Antia Minder no tomaron la palabra. El resto de los diputados, que fueron invitados más para «escuchar» que para «hablar», parecieron no entender la consigna y no pudieron resistirse a tomar el micrófono y llenar un par de minutos. En general con llamados a constituir mesas de diálogo (Gonzalez, Pastori) o pedir subsidios (Lenguaza). Se comprometieron a «estar cerca y seguir los temas».

Quizás no alcanzaron a advertir que, justamente, los empresarios trataron de dejar claro en la reunión que esta vez no se puede seguir pateando los problemas para adelante bajo esas fórmulas, que muchas veces son eufemismos para no hacer demasiado o directamente no hacer nada.

También habló un representante de Agroindustria de la Nación de Eldorado, el abogado Walter Kunz (Director Nacional de Programa de Desarrollo Regional), que dijo que había hablado con Nicolás Laharrague, el misionero que es Director de Desarrollo Forestal. Fuentes pretendió sacar una listita con los supuestos avances y logros del Gobierno Nacional en el sector forestal, a partir de la constitución de la Mesa Forestal que encabeza Macri.

Pero cuando vio algunas caras de escepticismo entre los presentes, lo dejó para otro momento. Tiró una propuesta que no convenció a nadie: «Se puede pedir bajar un poco la tarifa al sector maderero, pero el balance tiene que dar cero, si se le cobra menos a ustedes, otro tiene que pagar más».

Diputados e intendentes

Pastori también se dedicó a recitar supuestos logros de la Mesa Forestal y quedó mal parado cuando afirmó, muy seguro, que los costos logísticos por contendor bajaron 60% respecto a 2017 (lo que de por si parece una mejora demasiado grande para ser cierta). «Eso no es asi», dijo alguien. Pastori trató de defenderse. Después terció Queiroz, y dijo: «Dudo mucho que sea así, pero ya lo veremos», dejando en claro que no es como dice el radical, pero también tratando de no empantanarse en una discusión estéril.

«Ese es el problema, hay que ver a quienes defienden los diputados, si a la gente a la que representan, en este caso nosotros, o a la gente que dirige su partido», dijo Queiroz, en referencia a las intervenciones de algunos diputados de Cambiemos que se empeñaban en defender la gestión de Macri y destacar supuestos avances.

Otro punto que surgió en el debate fue el tema del peaje que se paga en Colonia Victoria. «Son 100 pesos que para el que tiene que pasar varias veces, los números no cierran»; explicó un empresario forestal, quien volvió a pedir que se cobre una sola vez por día al que cruza frecuentemente en una misma jornada.

Por otra parte, también fue importante la intervención de dos intendentes. Mucho más consustanciado con la suerte de los empresarios, parecieron entender la urgencia de manera instantánea. «Si a ustedes les va mal a nosotros también», explicaron. No solo porque recauden menos, sino porque crece la desocupación y la pobreza en los pueblos y los que tienen que dar respuesta son ellos. En la reunión quedó marcada la diferencia entre un intendente (había 8), que sienten la crisis en el día a día y un diputado de cualquier partido, más dado a trabajar en mesas de diálogo y proyectos de ley que después se van desdibujando y no terminan cambiando nada.

Norberto Aguirre, uno de los organizadores de la reunión, quien apoyó desde el primer momento a los empresarios, gestionó la reunión con Passalacqua -que aún no tiene fecha confirmada- y ayudó a invitar a los otros ocho intendentes del Alto Paraná (estaban todos, salvo el de Iguazú). El intendente de Montecarlo, Jorge Lovato, también se destacó en el cónclave, donde también pidió la palabra el alcalde de Wanda.

Pero Lovato y Aguirre fueron los más destacados. Ambos se pusieron a disposición de los empresarios, pero también en algún momento parecieron dejarles en claro un par de cuestiones. Le recordaron a los presentes que «cuando ustedes al final despiden gente o recortan turnos, los que estamos para contener somos nosotros».

Aguirre recordó que en este momento su municipalidad asiste a 980 familias en situación de pobreza y si bien entendió como ninguno la gravedad de la situación, estableció un buena comparación. Fue cuando le dijo a Paquita Lowe: «todavía no es como en el 2001 cuando tuvimos que salir a pedir bolsas de arroz para alimentar a la gente».

 

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*