EN FOCO, LA CHACRA, LA PROVINCIA,

El hallazgo de un barbacuá de piedra permitiría comprender la explotación de los yerbales en el siglo XIX

El hallazgo de un barbacuá de piedra permitiría comprender la explotación de los yerbales en el siglo XIX
Compartí este articulo:

La pequeña comuna de Mártires ubicada en la zona centro de la provincia, busca comprender su pasado histórico. El hallazgo de añejo barbacuá de piedra sería el primer paso para comprender como era la explotación del oro verde de la explotación yerbatera de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Cubierto bajo el manto vegetal se encontraron vestigios arqueológicos en diferentes chacras de Mártires, en el departamento Candelaria, a tan sólo 70 kilómetros de Posadas. Uno de ellos el más importante está en la propiedad de Ciro Mann de Mendonca, a metros del arroyo Yabebirí.

El productor encontró los vestigios hace unos 15 años, sabiendo que era algo importante atinó a cercar el predio y esperó con paciencia despertar el interés de las personas adecuadas. Y en Evangelina Domínguez, actual directora de cultura municipal halló a la persona que buscaba, luego de mostrarle lo que guardaba su tierra.

Ahora el municipio trabaja en forma denodada para resguardar estas construcciones y avanzar en un proyecto de conservación. Actualmente la investigación está a cargo de la arqueóloga Lorena Salvatelli, de reconocida trayectoria en la provincia.

Luego de un año de hacerse público el hallazgo arqueológico subterráneo, el equipo de investigación formado por la Doctora Lorena Salvatelli (Subsecretaría de Cultura Misiones), la Doctora María Victoria Roca (Conicet) y la estudiante avanzada de Antropología Arqueológica, Mónica Leyria (Estación Vía Cultural), llegó a las primeras conclusiones funcionales en cuanto a la estructura lítica encontrada.

Leyria, Salvatelli y Roca

Si bien en la zona de trabajo hay unas cinco estructuras, se trabajó solo en el más importante. Se trata de un secadero de yerba con sistema barbacuá de 15 metros. Además, hallaron más conductos en un radio de unos siete kilómetros.

Este no es el único sitio de explotación yerbatera detectado. Pero es muy importante para comprender como era el proceso de cosecha, sapecado y traslado de la hoja hasta los molinos ubicados en las zonas urbanas.

El equipo técnico de Salvatelli explicó que cuando Ciro Mann de Mendonca, difundió el tesoro con el que convivía hace años. Intervino el municipio y luego el Equipo Científico de la Subsecretaría de Cultura, que se hizo presente en el lugar e inició las tareas arqueológicas.

“El año pasado hicimos un primer acercamiento para ver de qué estructura estábamos hablando y este año logramos llegar al primer trabajo de campo. Llegamos a la conclusión de que se trata de un barbacuá de los primeros períodos de utilización, confeccionado en piedra itacurú”, afirmó Salvatelli.

Lo primero que hicieron fue dilucidar que era la estructura mayor, porque lo único que se veía era un conducto. Tras las primeras excavaciones determinaron que no se trata de un túnel -en el sentido de una vía de comunicación o de escape- sino de un conducto en forma de Y, construido específicamente para la elaboración de la yerba mate de unos 15 metros. Además describieron que en uno de los lados hay una especie de pavimento o planchada donde se acomodaba la yerba y un muro de piedras para nivelar el suelo.

El barbacuá tiene unos 7 metros rectos y de ahí se bifurca en dos conductos con sus vías de salida del calor. Hay una parte de la construcción que corre riesgo de derrumbe por eso no puede ser excavado. La obra está realizado con piedra itacurú.

María Victoria Roca, comentó que “la piedra itacurú es un material que tiene propiedades refractables, es decir, que conducía el calor hacia la yerba. El calor entraba por la boca del conducto subterráneo y salía por las dos boquillas, lo que contribuía con el proceso de secado de la yerba mate”. Comentó que los restos encontrados muestran un uso continúo del predio a lo largo del tiempo.

Mónica Leyria, otra de las investigadoras, dijo que “es un trabajo muy metodológico en el que cada intervención es documentada, registrada y analizada”. Si bien no se hizo una excavación profunda, se realizó más bien una limpieza y un relevamiento de aquello que iban encontrando, mediante fotos, mediciones, análisis de los materiales e interpretación a través de los documentos.

“Hicimos perfiles estratigráficos viendo las capas de ceniza y la ocupación de esa estructura desde esa funcionalidad de quema de materiales. Hay un montón de indicadores que llevan a la conclusión de la funcionalidad”, precisó Leyria. Sin embargo, la temporalidad de la estructura aún no pudieron determinarla. “Podemos decir que fue hace mucho tiempo, pero necesitamos trabajar mucho más para saber con exactitud” aclararon las tres investigadoras.

Adelantaron que ahora están en una etapa de trabajo en laboratorio, estudiando las muestras que relevaron y buscando información bibliografica y documental sobre el periodo estimado de funcionamiento del barbacuá.

Si bien en principio se pensó en restos de la etapa jesuita, las investigadoras aclaran que desde el punto de vista social y cultural, este descubrimiento es muy importante para la comunidad de Mártires. “Es un rescate patrimonial, de tradiciones y cuestiones identitarias”, planteó Roca.

“La relevancia de este lugar es la yerba mate, nosotros aportamos nuestros conocimientos desde la arqueología, pero es un producto que se remonta a los guaraníes, estamos hablando de muchos años de consumo con diferentes modalidades y procesos de producción que permitió el sustento del sistema reduccional de los guaraníes”, dijo Roca.

Además resaltaron la importancia del uso comercial que le dieron los primeros colonos que llegaron al lugar. Desde este punto de vista, el foco de la investigación está no solamente en la cuestión arqueológica sino en el rescate de antiguos saberes y cultura de la región.

“Ahora enviamos material para analizar en la Universidad Tecnológica Nacional de Rosario, a un equipo especialista en análisis de metales y vamos a ver qué resultados nos da eso. Pero la conclusión final puede llevar meses o años”, concluyó Salvatelli.

Además las investigadoras buscan financiamiento para volver a trabajar en el predio. Por ello en el aniversario del municipio, ayer viernes (09 de noviembre) participaron del segundo Fogón Intercultural en Mártires, donde presentaron su investigación.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*