ECONOMIA, ENTREVISTAS,

“El FMI le dio un rumbo a la economía, pero de modo negativo”

“El FMI le dio un rumbo a la economía, pero de modo negativo”
Compartí este articulo:

“Los vaivenes, confusiones del Gobierno se están encaminando, pero de modo negativo”, porque este “acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, no hace otra cosa que darle un rumbo a una economía que no lo tenía”, señala Lo Vuolo  director académico e investigador del Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (CIEPP), escritor de varios libros sobre economía*.

En una entrevista con una radio de Posadas, interpretó la economía argentina, la devaluación, los efectos del acuerdo con el FMI, la inflación y la nominación de ‘mercado emergente’.

 

-¿Lo peor ya pasó?

 

-Depende cómo se evalúa lo peor. Seguramente, como siempre sucede en la Argentina, lo peor o lo mejor, depende del lugar que se tenga en la distribución de la riqueza, de los ingresos. Lo único que se ha corregido  es el valor del tipo de cambio, con los costos que se están empezando a verificar. O sea, se ha corregido el tipo de cambio de una manera brusca, poco coordinada al punto que ha significado, para mi gusto predeciblemente, la salida del presidente del Banco Central y el fin de una política monetaria, que básicamente es una de las banderas del fracaso de la política económica del Gobierno”.

 

 

“Es realmente llamativo volver a tener un Gobierno que celebra el acuerdo con el Fondo como un triunfo económico, cuando para cualquier analista significa exactamente lo contrario, es un poco llamativo. Pero bueno, evidentemente para el Gobierno, necesitaba, ese tipo de respaldo, necesitaba una cobertura externa porque, evidentemente, su política doméstica y particular, la política que estaba llevando adelante el equipo económico no le estaba dando resultados”.

 

-¿Qué significa y qué efectos tiene categorizar a la Argentina como economía emergente’?

 

-El que califica a una economía, desde el punto de vista estrictamente financiero, como ‘Emergente”, es una compañía privada de largo peso internacional en los mercados financieros. Primera pauta, es preocupante que un gobierno soberano o supuestamente soberano esté pendiente y celebrando la calificación que le otorga una compañía privada que representa fundamentalmente los intereses financieros.

El segundo punto, lo que esto significa en un contexto como el actual, es que se está sugiriendo y habilitando a los fondos de inversión internacionales, a que tomen mayores papeles, fundamentalmente de la obra pública del gobierno argentino, para sus carteras. Esto es básicamente lo que significa. Lo que le está diciendo a los inversores internacionales financieros, es “Argentina les puede dar buena rentabilidad financiera”. Ahora, ¿qué puede significar eso en términos prácticos? Que no necesariamente significa buena rentabilidad productiva, no necesariamente puede significar (y yo diría todo lo contrario) que la mayoría de los argentinos que viven de su trabajo, vivan mejor, porque a veces para garantizar renta financiera lo que hacen los gobiernos, es reducir salarios, reducir rentabilidad, porque básicamente ese es el punto o uno de los requisitos, incluso, para poder dar a la renta financiera. Hay muchos ejemplos de países a los que no les ha ido muy bien, pese a la declaración de emergentes.

Pero este es un dato que al Gobierno le viene bien, pero ¿por qué’? porque el Gobierno ha hecho toda su apuesta al capital financiero. Entonces, digamos, desde el punto de vista oficial, que los mercados internacionales y quienes los digitan le están dando una señal en ese sentido, pero ahora, que el modelo de dependencia de los capitales financieros sea bueno para Argentina es mucho más discutible.

 

-Ante los cambios que realizó el gobierno ¿Qué se puede esperar respecto de la inflación?

 

-Como economista puedo decir es que en corto plazo se espera un aumento de la inflación. En el corto plazo es esperable un periodo más recesivo, un proceso más acelerado al ajuste fiscal, lo cual también va a pegar por el lado de la recesión. Probablemente eso, entre comillas, en el mediano plazo le quite presión a la inflación, porque al haber menos déficit fiscal hay más demanda de fondos por parte del fisco desde el punto de vista monetario. Y también, en el corto plazo, lo que es esperable en un principio, es que el tipo de cambio no se atrase nuevamente, por decirlo de alguna manera, se genera algún tipo de ajuste, como para ir acompañando a la inflación. Esto es lo que uno puede esperar, ninguna de estas noticias, en principio, son buenas para un trabajador, ya sea un trabajador formal o informal.

 

Eso es lo que uno puede decir al corto plazo, ahora, si luego de todos estos procesos de ajustes que está comprometiendo el gobierno con el Fondo, realmente se logra la entrada de capitales, la clasificación de emergente hace que entren fondos, también es esperable que, más a mediano plazo, para el año que viene, un rebote. Un rebote que va a estar empujado no tanto por la demanda de los consumidores o por el poder de compra de la demanda doméstica, sino, fundamentalmente por la entrada de capitales extranjeros.

 

 Esto habrá que verlo, porque la verdad que los escenarios internacionales, hoy está muy enrarecido para la Argentina, más allá de la declaración de país emergente, de la eventual seducción de capitales financieros que esto pueda generar. Lo cierto es que hoy, los capitales se están yendo de los países emergentes, no solamente en Argentina, porque hay un cambio (como todos sabemos) en la economía internacional, el tema de la guerra comercial que Estados Unidos pareciera, estar dispuesto a llevar adelante. La propia normalización monetaria de EEUU que está levantando la tasa de interés y la rentabilidad en los países más centrales contra la rentabilidad de los países emergentes. Y la verdad es que, si uno mira la historia, diría que Argentina está más atada a este escenario internacional que lo que pueda hacer localmente. En ese sentido, es hasta donde puede llegar con los datos de hoy, a uno le gustaría ser un poco más optimista, pero la historia no te deja serlo.

 

-El gobierno señala que manteniendo las tasas altas va a bajar la inflación ¿Esto es así?

 

-A ver… esa es la teoría. Una teoría que fracasó en estos últimos dos años con la política de metas de inflación, diría que una tasa alta lo que hace es justamente contraer el crédito. Una tasa alta lo que hace es sacar moneda del circuito monetario y esto retrae la demanda y supuestamente esta retracción de la demanda es lo que provocaría la caída de la tasa de inflación. Esto, en Argentina históricamente no ha pasado así.

 

Pero lo que hay que reconocer es que, en Argentina, generalmente, el crédito no es un dato tan importante como lo es en países más desarrollados para motorizar y ajustar la economía. Entonces, también hay que decir, esa tasa de interés que siguen hoy a los niveles que están, se combinaba con una serie de medidas que, provocan inflación: aumento de tarifas, la propia continuidad del déficit fiscal muy elevado. El tema acá, es que hay una tendencia a analizar cada política de forma aislada, cuando lo que hay que analizar es forma integrada.

 

Lo que está haciendo el gobierno ahora, a pedido del Fondo, es  desarmar la deuda del Banco Central, que básicamente, la conocida Lebac, ha requerido de esa tasa alta a nivel local, porque tenía que estar renovándose permanentemente, atrayendo a los capitales especulativos financieros, para que vuelvan a comprar los mismos títulos antes de su vencimiento.

Entonces, ahí también hay un estímulo para que las tasas estén altas. Y esto lo que también explica, por ejemplo, sigan altas pese al cambio del presidente del Banco Central y una aparente política diferente. Y ¿cuál es esa política diferente?, en realidad es un cambio de deuda. Lo que lo que está tratando de hacer ahora, otra vez por sugerencia del Fondo Monetario es, reducir la deuda del Banco Central a cambio aumentar la deuda del tesoro.

 

En términos de la tasa de interés, la deuda del tesoro, como además los títulos del tesoro son emitidos en dólares.

 

-¿Y por qué el FMI quiere eso?

 

-Y el Fondo tiene una visión ortodoxa, clásica y esto es otra cosa para marcar, cuando uno mira el memorándum del Fondo, por eso digo que la historia te sugiere otra cosa, es más de lo mismo. El Fondo tiene una visión ortodoxa de la economía. Básicamente lo que el Fondo le está diciendo a la Argentina es, “yo le presto plata, pero ustedes tienen que hacer los ajustes necesarios para garantizar que me lo van a devolver y que en todo caso la economía no va a entrar en una situación caótica, como en la que está”, y bueno, en ese juego estamos.

 

La lectura ortodoxa que no comparto y que la historia demuestra que es muy difícil que se verifique, es que: si estos “ajustes” se realizan, en el mediano y largo plazo, con una economía más aireada, probablemente capitales externos o inversores vengan a colocar su dinero acá y eso genere un rebote de crecimiento económico . La verdad es que la economía argentina, o este gobierno heredó una economía con muchos desajustes, porque eso hay que decirlo, con una inflación que ya estaba alta, con alto déficit en el sector externo y con un dólar atrasado. El gobierno no logró resolver estos desajustes en estos dos años y poco de gestión y a eso le sumó un endeudamiento externo muy importante, y yo diría casi exponencial.

 

Si uno vuelve hacia un año atrás, éste iba a ser el año del despliegue del crecimiento económico. Fue poco racional, acudir a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para tratar de rever todo este desequilibrio.

 

 

* Rubén Lo Vuolo es santafesino. Economista, de profesión, es director académico e investigador del Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (CIEPP). Es egresado de la Universidad Nacional del Litoral y de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos. Sus últimos libros son: “Políticas Públicas y Democracia en Argentina. Crónicas de un País que no Aprende” (2017); “Citizen’s Income and Welfare Regimes in Latin America. From Cash Transfers to Rights (2013); “Distribución y crecimiento. Una controversia persistente” (2009). Publicó libros y artículos en revistas especializadas sobre temas vinculados con políticas sociales, mercado de empleo, teoría y política económica. Ha sido investigador visitante en universidades del extranjero y consultor de diversos organismos internacionales. Es presidente de la Red Argentina de Ingresos Ciudadanos (Redaic). Ha sido Economista Jefe del Grupo de Asesores en Política Económica y Social que elaboró la plataforma del Partido Argentinos por una República de Iguales (ARI) en la campaña presidencial 2003 de Elisa Carrió. 

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*