COLUMNISTAS

El estilo de Jesús

Compartí este articulo:

Jesús vivió toda su vida con la actitud de revelar el corazón de Dios. Y los hijos de Dios estamos llamados a vivir nuestra vida buscando cada día ser más parecidos a Él, para que podamos bendecir a quienes nos rodean en todos los ámbitos donde nos movemos e impactar positivamente en la sociedad con el amor de Dios. Veamos lo que nos dice su Santa Palabra. 

Jesús nos muestra una forma de ser que siempre nos queda grande a los seres humanos y nos ayuda a tener un modelo a seguir. Jesús es tan distinto a nosotros, y eso es apasionante. Para muchos este es un motivo para no verlo como un modelo. Porque dicen “hizo lo que hizo como Dios, y no como hombre”. 

Hay una historia, en Juan 4, que muestra a Jesús revelando el corazón amoroso del Padre, y además dándonos un ejemplo puntual de cómo estamos llamados a tratar a los demás. Este capítulo expone la historia de su encuentro con una mujer samaritana, a las afueras del pueblo de Sicar. 

Veamos tres principios que todo hijo de Dios debe comprender y vivir:

1- VIVIR CON PROPÓSITO 

(Juan 4:7 y 8) De pronto Jesús se encuentra cansado, y le pide de beber agua a una mujer que se encontraba en el pozo. Jesús no actuaba porque sí, todo lo que hacía tenía un propósito. Cuando uno sigue la historia se da cuenta que no terminó tomando nada de agua. Jesús usó la excusa del agua para entablar una conversación con la mujer que terminaría cambiando su vida. 

¿Cuál es la impresión que la gente se lleva de nosotros? Vivir con propósito tiene que ver con caminar alineados a la voluntad de Dios cada día de nuestra vida. Al punto de dejar personas transformadas con lo que hacemos diariamente. Jesús modeló un estilo de vida enlazado a la voluntad de Dios, que nos es de ejemplo hoy. Así que vivamos conscientes de la presencia de Dios en nosotros, siendo intencionales en nuestra manera de vivir.

2- AMAR SIN LÍMITES

(Juan 4:9 y 27) La mujer quedó impresionada por la actitud de Jesús. Los samaritanos y los judíos no se trataban por diferencias religiosas y culturales. Pero Jesús no se dejaba condicionar por esto. Él tenía una contracultura que era guiada por el cielo. No le interesó hablar con quien no debía por su origen. Reveló así que Dios ama a todos por igual. ¡Dios no puede dejar de amarte!

Los seres humanos no solemos ser así. Por lo general hasta limitamos nuestro amor a los demás porque son de un equipo de fútbol contrario al nuestro. Pero el tipo de amor que Jesús nos enseñó a tener es uno sin límites. 

3- REVELAR EL CORAZÓN DE DIOS 

(Juan 4:16 al 19) Como si eso fuera poco, le dijo todo lo que ella era y había vivido. Cuando uno ve cómo termina la conversación, y lo que ésta provoca (que todo el pueblo de Sicar sea impactado y transformado- Juan 4:39 al 41), se da cuenta que desde el principio el deseo de Jesús fue revelar el amor del Padre a través de ella. Aún sin conocerla, le mostró que Dios la conoce y con esto reveló que Dios la conocía mejor de lo que ella pensaba. 

¿Sabés que Dios te conoce y sabe todo lo que viviste? Si es así, ¿le revelás el corazón de Dios a los demás? 

¿Cómo revelamos el corazón de Dios a los demás? Puede ser a través del poder del Espíritu Santo, como hizo Jesús por medio de una palabra de ciencia. Puede ser por medio de nuestras actitudes, que revelan si pensamos como Dios piensa, amamos como Dios ama, y tratamos a los demás como Dios las trataría. 

Este es un buen tiempo para parecernos más a Jesús. 

Que Dios te bendiga y tengas una semana de completa victoria!

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*