ECONOMIA, ENTREVISTAS,

El empresario misionero que fue anfitrión de Macri en Puerto Esperanza: “El pobre agarró un país destrozado”

????????????????????????????????????
Compartí este articulo:

Cae la tarde del jueves 5 de abril en Puerto Esperanza y Pedro Scherer, casco reglamentario en mano, recorre sin prisa las instalaciones de la modernísima planta que la forestal Pindó tiene a la vera de la ruta 12.

Es su cumpleaños número 81 –muy bien llevados- y por esas cosas de la vida, se quedó sin festejo porque tuvo la tarea de recibir al presidente Mauricio Macri, los tres gobernadores de la Mesopotamia y unos 80 empresarios forestales en la sede de su empresa, para celebrar la cuarta reunión de la Mesa Forestal.

“Esta fue la cuarta vez que el Presidente nos quiso visitar, las anteriores no se pudo por el clima o por temas de agenda”, cuenta Scherer, hijo de uno de los suizos fundadores de Puerto Esperanza hace 92 años.

El padre de Scherer, Alfonso, llegó a ese lugar navegando por el río Paraná junto a otros aventureros como Gustavo Keller, Enrique Bucher o Gustavo Ernst y fundaron la colonia el 25 de septiembre de 1926, el mismo día que llegaron. Acá plantaron bandera.

“Esto era todo selva”, recuerda Pedro, que nació 11 años después en Buenos Aires “porque acá no había médicos”.

El presidente ya se fue hace media hora en el helicóptero presidencial, que se posó en el parque de entrada de Pindó, y con él desapareció la vorágine de asesores, funcionarios y personal de seguridad típicos que acompañan a una visita de este calibre.

En las impecables instalaciones de Pindó vuelve a reinar la calma. A Scherer se lo nota tan satisfecho con su rol de anfitrión (todo salió bien) como con la paz que vuelve al lugar. Más allá de que, al comenzar la charla, queda clarísimo que él no buscó a Macri, sino que fue al revés.

El Presidente se interesó en Pindó porque es una empresa modelo y, realmente, no hay que ser experto en temas forestales para darse cuenta que tiene algo distinto a la mayoría de los aserraderos y plantas que se ven subiendo por la ruta 12 casi hasta Iguazú. Por ejemplo, el tinglado donde se celebró la reunión, modernísimo, parecía más de una industria automotriz. El suelo de cemento lustrado impecable, orden por todos lados.

Además de ser una empresa forestal totalmente integrada, que llegó a exportar a mercados como Canadá, Nueva Zelanda o Estados Unidos, Pindó es la única empresa misionera que se adjudicó un contrato Renovar para proveer energía al sistema interconectado a partir de la biomasa.

“Invertimos unos 100 millones de pesos y la idea empezó en 2002, nosotros vimos lo que se venía con la sanción del Protocolo de Kyoto en energía renovable, sabíamos que la energía iba a ser cada vez más cara”, explicó Scherer, demostrando ser un empresario con una visión a largo plazo poco común en el medio local.

Otro dato. Economis hace más de un año que busca hablar con Scherer, y a pesar de que la empresa tiene un encargado de prensa, y de media docena de llamados, nunca se pudo acceder a hablar con alguno de los integrantes de la familia. Sin embargo, ahí en el lugar, Scherer no duda en prestarse al diálogo con cordialidad apenas se lo proponemos.

A continuación reproducimos el diálogo con este empresario que ganó varios premios, distinciones y certificaciones nacionales e internacionales, al pie del enorme silo donde se juntan los desechos forestales que luego se convertirán en energía para todos los argentinos.

-¿Qué me puede decir de la visita que le hizo Macri?

-Fue una muy linda sorpresa porque justamente hoy es mi cumpleaños, una casualidad que se da una vez en la vida, o no se da (sonrisas).

-¿Ya hubo un intento antes de venir acá?

-Es la cuarta vez que quiere venir. Las otras veces tuvimos tiempo inestable y no se animaron o no se pudo por temas de agenda.

-¿Recorrió la planta con el Presidente?

-Una parte, el tenía poco tiempo porque venía para la reunión (de la Mesa Forestal), eran 80 y pico de personas esperándolo.

-¿Qué le dijo sobre lo que vio?

-Le gustó, me felicitó, pero así, rapidito nomás. Creo que se quedó bastante sorprendido.

-¿Qué es lo que hacen acá en Pindó?

-Nosotros básicamente esta sección es de aserradero, después va a remanufactura, o sea que se le da un valor agregado a la madera y de ahí hay muchos desechos. Hay mucho desperdicio en este rubro, en una industria que es muy eficiente puede llegar a utilizarse cerca del 55 por ciento, el resto es pérdida, desechos. De eso, parte es biomasa y parte va a la fábrica de papel o celulosa. Pero el resto, cáscara, virutas y aserrín se elabora acá en este silo y después pasa a generar energía.

-¿Pedro, cómo les está resultando el programa Renovar?

-Estamos inyectando energía hace ya seis meses, entregando al sistema interconectado. Al día de hoy nos va bastante bien, tenemos algunos problemas con la red de transporte que no es nuestra, sino de Emsa y la red que va de Eldorado a Iguazú está vieja y muy deteriorada y afecta la entrega, cuando se corta porque hay vientos o llueve fuerte no podemos entregar energía. Tenemos un contrato que tenemos que entregar 17.000 Megas (MW) por año y a veces llegamos al 80 por ciento de lo que tendríamos  que entregar y a veces no se llega a eso.

-¿Cómo se puede arreglar eso?

-Una buena pregunta, con mucha plata, Emsa tendría que hacer las inversiones necesarias pero eso es un problema en toda la provincia, no solo en nuestra región.

-¿Somos algo así como la Arabia Saudita de la biomasa en Corrientes y Misiones?

-Sí, sí , puede ser.

-¿Y por qué ustedes solos pudieron ganar un contrato de este tipo, por qué no hubo otras empresas que aprovecharan estas ventajas?

-Bueno, lo nuestro empezó en el año 2002 o 2003, ahí se hicieron todos los estudios y se aprobaron proyectos con las Naciones Unidas por el tema del Protocolo de Kyoto y después se empezó a trabajar en serio en el 2007, a empezar a dibujar (la planta) y a partir del 2012 con el proyecto terminado obtuvimos un crédito y también una subvención y largamos. Compramos primero esto, después lo otro y así.

-¿Ya sabían que iban a usar una parte de la energía y otra parte inyectar y vender al sistema interconectado (Pindó genera 4MW y usa la mitad)?

-No lo sabíamos, pero la lógica decía que un día, más temprano o tarde se tenía que dar.

-Ustedes vieron esa oportunidad en la época en que no se remuneraba bien la generación de energía, que fue el motivo por el cual cayó la inversión y la generación en la Argentina (Nota de la redacción: el resto de los proyectos con el Renovar se hicieron una vez que los contratos fueron adjudicados, no antes como Pindó).

-Nosotros ya antes de poner la planta en marcha comprábamos la energía en Salta con la modificación de la ley que se hizo en época de Menem, el distribuidor era solamente transportista, la comprábamos ahí porque era mucho más barata.

-¿Cómo va la actividad en su empresa a dos años de Macri en el Gobierno?

-El pobre infeliz agarró el país tan destrozado que necesitamos 10 o 15 años de buen Gobierno para salir de esto. Porque acá sobre todo, tenemos que cambiar nuestra mentalidad, lamentablemente pensamos que la plata viene llovida del cielo y no es así, es producto del esfuerzo y la organización.

-¿Cómo les fue a nivel comercial?

-Bueno, podría haber ido mejor, nosotros cuando tuvimos el cepo ahí perdimos toda nuestra clientela en el exterior, y eso es un enorme esfuerzo que uno tiene que hacer y claro, nuestros clientes en el exterior no pueden esperar a que venga otro gobierno. Si ahora esto se estabiliza quizás podamos recuperar algunos clientes y conseguir otros.

-¿Qué exportaban?

-Parece mentira, pero exportábamos a países como Canadá, parte a Finlandia, mucho a Estados Unidos y ahora los últimos años estamos mandando algo, un poquito, a Brasil.

-¿Dan los precios (en dólares)?

-No, no dan, porque los costos internos son muy elevados. Pero hay clientes que los tenemos que guardar, en cierto momento se exportaba justo para mover la planta. Pero necesitábamos mantener al cliente.

-¿Qué perspectivas hay de recuperar esos mercados?

-No sé, porque no depende de nuestro Gobierno o país, depende de la economía mundial que aparentemente está arrancando, a pesar de todos los problemas, pero vamos a tener algunos años de crecimiento global, a lo mejor nosotros podemos acoplarnos a esto.

-¿Cuénteme algo de usted?

-Yo nací en Buenos Aires, pero hace 81 años, acá no había médico, no había nada. Esto era todo selva. Vine con mi padres, mi padre vino en 1926 y fundó la colonia junto con otros suizos, años más tarde se casó y después vinieron los chicos. Hice la escuela acá, me siento misionero.

-Qué reflexión le merecen todos estos años.

Misiones es mi casa, mi provincia, mi mundo, mi hogar. Hemos sido participes en todo el crecimiento, hace 91 años que vino mi papá junto con otros colegas y han hechos muchas cosas, muchas veces han tenido mala suerte y no les fue tan bien y otras veces les fue mejor y hemos vivido todas las experiencias. Con la yerba, vino la cupificación, la superproducción.

-Siguen con el secadero de yerba.

-Sí, tenemos un secadero, es una actividad que sigue siendo importante. Hoy explica el 15 o 20 por ciento (de nuestros negocios), y eso es continuo, lo otro es un poco por temporada.

-Ya tienen el know how, ¿no piensan en hacer negocios con otra planta de biomasa más grande?

-Nosotros ese negocio lo conocemos bastante bien ahora, hay que ver si las condiciones externas dan, se podría pensar, pero es muy grande la inversión y muy compleja, digamos que de todas las inversiones para generar energía esta es la más cara, porque la eólica o solar implica mucho menos inversión y es más rápida. Esto genera más mano de obra. Acá en toda la empresa tenemos más de 200 personas.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

2 Comentarios

  1. Daniel Durán

    Muy bueno el reportaje don Pedro. Éxitos!

  2. Marcelo Marek

    Excelente nota a un pionero forestador del Alto Parana, y modelo de empresa. Felicitaciones Don Pedro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*