TURISMO, Ultimas Noticias

El dólar alto ilusiona al turismo con un boom internacional, pero a mediano plazo

El dólar alto ilusiona al turismo con un boom internacional, pero a mediano plazo
Compartí este articulo en:

La devaluación que hubo en la Argentina en las últimas semanas fue uno de los temas centrales en la cuarta edición de InverTur, el foro que se reunió en Buenos Aires destinado a conectar a jugadores del sector público y privado del turismo para identificar tendencias, presentar oportunidades de inversión y desarrollar una ronda de negocios.

El empresario Roberto Amengual, vicepresidente de Amerian Hoteles, afirmó que movimiento del tipo de cambio los ayudó a equilibrar la disparidad en Iguazú. “El lado argentino era más caro y ahora recobró competitividad”, graficó.

Asimismo, aseguró que no subieron las tarifas en pesos. «En estas dos últimas semanas vimos mucha cautela por la suba del dólar. Una devaluación tan fuerte va a rentabilidad si la demanda no se retrae«, concluyó.

Sin embargo, la evaluación no es igual en todo el sector empresario. Patricia Durán, propietaria de Cuenca del Plata y de hoteles en Iguazú, señaló que todavía es pronto para hacer una evaluación del impacto de la suba del dólar en la actividad. “Se supone que si la inflación no acompaña la suba del dólar, se incrementara el turismo internacional. Pero los turistas extranjeros compran un año antes en lo que se refiere a operadores, así que recién en el mediano plazo podrá verse si hay una reactivación de la actividad.  En el turismo nacional será más rápido, porque las barreras están más altas con el dólar caro”, indicó.

Por su parte, Juan Manuel Zorraquin, propietario de la posada Puerto Bemberg, de Puerto Libertad, sostuvo que la disparada del dólar es “un aliciente pasajero”.

“Si hay un rebote de la inflación no sirve ya que los costos se aparejan a la suba del dólar. El tema es que la planificación del turismo internacional es con tiempo.  Esto va afectar  para el inicio del turismo extranjero a partir de octubre”, coincidió.

Para Zorraquin, solo si no se dispara la inflación se verá una reacción positiva en la actividad, con la apertura de mercados, especialmente corporativo y de eventos.

“El brasileño puede ser más reactivo a esto. Si no hay un rebote de inflación y tenemos un dólar a 30 pesos, puede que vuelva otra primavera de turismo como el 2007-2010”, explicó.

Desde el sector aerocomercial desestimaron el impacto en sus costos, pero la mayoría de los ejecutivos de cadenas hoteleras aseguró que la devaluación los ayudó y que la Argentina se “abarató” para los turistas extranjeros.

Julian Cook, CEO de Flybondi, indicó que la devaluación no tiene impacto en sus planes de inversión e insistió en que mantendrán sus tarifas bajas.

Por su parte, Matías Maciel, director de asuntos públicos de Norwegian Air Argentina, deslizó que la suba del tipo de cambio podría afectarlos, pero al tener una tarifa más baja en el mercado, es probable, sugirió, que los viajeros opten por elegirlos a ellos en vez de a otras compañías.

Desde el sector hotelero la mirada fue otra, aunque también se hizo hincapié en la evolución de la demanda y coincidieron en el hecho de mantener las tarifas. “La devaluación y la suba brusca del tipo de cambio nos ayuda, pero también hay mucha incertidumbre en la economía”, disparó Diego Meggiolaro, del grupo Wyndham.

En esta línea, Claudia Álvarez Argüelles, CEO de la cadena hotelera que lleva su apellido, explicó que la devaluación los posiciona en un “mejor lugar para que las empresas realicen sus reuniones y congresos en la Argentina”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*