COLUMNISTAS, ECONOMIA,

El aumento del índice de precios mayoristas confirma la estanflación

Compartí este articulo:

El Indec informó que los precios mayoristas aumentaron un 16% solamente en el mes de septiembre con lo que acumula un 66,1% en todo 2018. El dato se muestra mucho más es línea con la variación de precio del 98% que ha sufrido la moneda norteamericana desde principio de año, respecto de lo que muestra hasta ahora el índice minorista con el IPC donde septiembre reflejó un 6,5% y lleva 32,4% acumulado en el año, prácticamente la mitad.

Si tomamos los últimos 12 meses el IPC se estira a 40,5% sin embargo los precios mayoristas en ese mismo lapso llegan a 74%.

A la hora de analizar las causas de semejante inflación en los precios, vemos que en los últimos 12 meses los precios nacionales aumentaron 71%, los productos pesqueros 105%, petróleo, crudo y gas 146%, los manufacturados 63%, la energía eléctrica 85% y los productos importados 113%. Y exceptuando el tabaco y las prendas de materiales textiles que solamente aumentaron un 20% y un 23,5% respectivamente, el resto de los bienes no bajan del 34% de aumento en el último año. En efecto el rubro más sensible, el de alimentos y bebidas, aumento un 43,4%.

Como los precios mayoristas reflejan el camino a seguir de los precios minoristas, este dato de septiembre deja un efecto arrastre de no menos de 3% para el índice minorista de octubre que podría llegar al menos al 5%. De todas formas queda claro que el traspaso a precios de la suba del dólar se está dando más rápidamente en los precios mayoristas que en los minoristas donde a estos últimos y por los rubros que implica, se les dificulta mucho seguir aumentando los precios.

Y justamente porque los minoristas aún no han terminado de trasladar las subas, es que los precios no bajan ni cuando vemos bajar el dólar. El minorista subió 40.5% sus precios en los últimos 12 meses cuando desde el otro lado del mostrador les han subido 74% en el mismo lapso.

Esto evidencia no solamente la cantidad de inflación que todavía resta por venir sino lo más grave, es la estanflación (recesión con inflación) en la que ya estamos inmersos, situación de la que sin dudas será muy dura poder superar aun con los efectos de emisión cero que la nueva política del BCRA ha impuesto y donde sus efectos desinflacionarios recién podrán verse con suerte para mitad de 2019, de no mediar ningún cisne negro en el escenario.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Un Comentario

  1. Pingback: Cuestión de actitud – Economis

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*