ECONOMIA, EN FOCO,

Los posadeños se autoperciben como de una clase social más alta a la que pertenecen, según un estudio

Man shopping for groceries.
Compartí este articulo:

La mayoría de los posadeños se autoperciben como pertenecientes a una clase social más alta a la que pertenecen, indicó un estudio del Observatorio Económico y Social de la  Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de la Cuenca del Plata. Es decir, un clase media baja se considera “clase media” o un clase media, piensa que pertenece a la clase “media alta”.

El informe se basa en datos obtenidos del Programa de Investigación sobre la Sociedad Argentina Contemporánea e incluye a los aglomerados urbanos de más de 200.000 habitantes de las provincias del NEA es decir, a Gran Resistencia y Sáenz Peña en Chaco; Gran Corrientes en la provincia homónima; Posadas en la Provincia de Misiones y a la Capital de la provincia de Formosa, por lo tanto no puede generalizarse a las ciudades del interior ni a los hogares rurales.

A partir de la encuesta se concluye que aproximadamente un 43% de los principales sostenes del hogar, es decir, aquel integrante del hogar que aporta el mayor ingreso, percibe a su hogar como un hogar de clase media; en segundo lugar, se posiciona la percepción de clase media baja con aproximadamente un 21% de respuestas. Las preguntas de “percepción de clase” corresponden a un registro de la auto identificación requerida a los entrevistados por autoclasificación conforme a categorías previstas. Esta tendencia a ubicarse en la parte alta de la distribución se sostiene cuando se solicitó a los respondientes ubicarse, en la actualidad, en la escala de posiciones sociales, que va de 1 (lo más bajo) a 10 (lo más alto).

 

Fuente: elaboración Observatorio Económico y Social con base a datos PISAC NEA
Fuente: elaboración Observatorio Económico y Social con base a datos PISAC NEA

Otro aspecto interesante de analizar constituye la falta de correspondencia entre la auto identificación de clases y las convenciones estadísticas simples basadas en niveles de ingresos, “ocupación” usualmente usada como el principal predictor (Sautu et al, 2010) o máximo nivel de escolaridad. En este último caso, se observa que la percepción de pertenencia a la “clase media-media”, disminuye conforme aumenta el nivel educativo del principal sostén del hogar en favor de la  percepción de pertenencia a la “clase media-baja”.

Macuria (2015) señala que “las clases sociales son resultantes de relaciones histórico sociales más que de convenciones estadísticas”. En este sentido un mejores predictor de la autopercepción de clases resulta el índice de estatus socioeconómico de las ocupaciones (ISEI). La puntuación del ISEI se genera en torno a la ocupación, pero es una medida de los atributos de las ocupaciones que transforman la educación de una persona en renta o ingreso  (Ganzeboom, De Graaf, & Treiman, 1992), evidenciando además el papel tanto de “la ocupación” como el rol en el “empleo” como factores constitutivos de una identidad de clases. De esta forma los trabajadores manuales, calificados, de rutina o de servicios y comercio, cualquiera sea su nivel de ingresos, se autoperciben como “clase obrera”; los supervisores de trabajos manuales y autónomos sin empleados tienen tendencia a autopercibirse como “clase media baja”; los ocupados en rubros de servicios no empleados con bajos ingresos, como “clase media” y los autónomos con empleados se asumen como pertenecientes a la “clase alta”.

Otro aspecto interesante de analizar constituye la falta de correspondencia entre la auto identificación de clases y las convenciones estadísticas simples basadas en niveles de ingresos, “ocupación” usualmente usada como el principal predictor (Sautu et al, 2010) o máximo nivel de escolaridad. En este último caso, se observa que la percepción de pertenencia a la “clase media-media”, disminuye conforme aumenta el nivel educativo del principal sostén del hogar en favor de la  percepción de pertenencia a la “clase media-baja”.

Macuria (2015) señala que “las clases sociales son resultantes de relaciones histórico sociales más que de convenciones estadísticas”. En este sentido un mejores predictor de la autopercepción de clases resulta el índice de estatus socioeconómico de las ocupaciones (ISEI). La puntuación del ISEI se genera en torno a la ocupación, pero es una medida de los atributos de las ocupaciones que transforman la educación de una persona en renta o ingreso  (Ganzeboom, De Graaf, & Treiman, 1992), evidenciando además el papel tanto de “la ocupación” como el rol en el “empleo” como factores constitutivos de una identidad de clases. De esta forma los trabajadores manuales, calificados, de rutina o de servicios y comercio, cualquiera sea su nivel de ingresos, se autoperciben como “clase obrera”; los supervisores de trabajos manuales y autónomos sin empleados tienen tendencia a autopercibirse como “clase media baja”; los ocupados en rubros de servicios no empleados con bajos ingresos, como “clase media” y los autónomos con empleados se asumen como pertenecientes a la “clase alta”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*