ECONOMIA, ENTREVISTAS,

Eduardo Zbikoski y los 25 años de Toyota Misiones: “Hay una vocación en la familia por emprender”

Eduardo Zbikoski y los 25 años de Toyota Misiones: “Hay una vocación en la familia por emprender”
Compartí este articulo en:

Su primer trabajo en la empresa familiar fue barrer los talleres a los 7 años. Era prácticamente un juego en el patio de la casa, donde funcionaba la empresa de transporte fundada por su abuelo y que por entonces tenía una decena de colectivos. La tradición familiar se mantiene y pronto, la quinta generación comenzará a ocupar puestos gerenciales.

Los primeros pasos del abuelo se transformaron hoy en un imperio del transporte y en una de las concesionarias más importantes del NEA para vehículos menores y utilitarios. Toyota Misiones acaba de cumplir 25 años y Eduardo Zbikoski no se guardó nada en una entrevista con Economis a la hora de recordar los primeros pasos, el legado de su padre y la visión de futuro.

La división transporte se ha convertido en una de las principales empresas de Buenos Aires -La Nueva Metropol, tiene más de mil unidades y un ejército de más de cuatro mil empleados-, mientras que ™ es la concesionaria que más unidades vende en la provincia.

“Este proyecto era de mi papá, junto a mi mamá, que arrancaron sin nada, con muy poco. El negocio principal de la familia no tenía que ver con la comercialización de vehículos, pero había una vocación por desarrollar otras cosas. Asociarse a una marca tan prestigiosa como Toyota, que hace 25 años no tenía el conocimiento que tiene hoy en la Argentina, era todo un desafío y una apuesta fuerte. Pensá que sería hoy como apostar a una marca china, más o menos. Por supuesto que Toyota tenía su desarrollo en el mundo, pero no en la Argentina. Tuvo algo de presencia en los años 80 y después, con más fuerza entre 1992 y 1993, cuando nos sumamos nosotros”, explica Zbikoski en un alto de los festejos que convocaron a clientes y amigos.

Zbikoski asegura que disfruta el desafío de liderar el legado familiar, pero “sobre todo mirando no el hoy, sino cómo vamos a construir ese mañana”.

Se emociona, sin embargo, cuando recuerda a su padre, quien fue el que le transmitió el liderazgo casi en forma abrupta, cuando falleció hace catorce años.

¿Cuál fue el legado?

“Tratamos de tener la gestión de las empresas hechas por profesionales, sean o no de la familia. Hoy te diría que la gestión de la empresa está totalmente delegada en profesionales, no familiares. la dirección es un órgano mixto, compartido entre profesionales familiares y no familiares y la propiedad sigue siendo por supuesto, estrictamente familiar. ¿Qué nos dejó nuestro padre como legado? Fundamentalmente la educación, para poder entender lo que significa ser empresario en la Argentina, en Misiones y saber que aunque a veces las dificultades son muchas, hay que perseverar, sostener las actividades. La gratificación enorme que significa poder dar trabajo a la gente, que eso vino de mi bisabuelo, que empezó con los colectivos en 1927, más de 90 años de esa actividad, y con su chacra de yerba en Gobernador Roca. Hay una vocación en la familia por emprender y esa vocación es importante poder canalizarla. Si Dios quiere, en poco tiempo vamos a estar incorporando a la quinta generación de familiares a la empresa (su hija) y es una gratificación enorme, porque uno siempre hace los proyectos para poder trascender y esa es la vocación que nos inculcó nuestro padre y la perseverancia para sostener la actividad. Adaptarse, estar atento, establecer vínculos con el cliente, con los sectores críticos, con el Gobierno, los sindicatos, los trabajadores. Establecer relaciones a largo plazo, eso que en Argentina es muy difícil pensar, nos lo trajimos también de Toyota, que es una empresa que trabaja mucho en el día a día y muchísimo en el largo plazo. Esa es la propuesta. Fue enormemente educativo para nosotros vincularnos con Toyota, para hacernos de técnicas de gestión, de gerenciamiento.

Su padre también les impuso la obligación de terminar los estudios universitarios y dominar al menos un segundo idioma.

Desde hace 25 años la Argentina pasó por varias crisis y actualmente hay una profunda recesión ¿Cómo se defiende la empresa?

De cada crisis, si uno la sabe llevar, transformándola en un aprendizaje, no necesariamente hacer negocios, si no transformar eso en una oportunidad de aprendizaje, la experiencia que yo tengo es que finalmente termina dejándote más fuerte. La circunstancia económica puede variar porque hay muchas cosas que no dependen exclusivamente de vos, pero sí hay cosas que dependen de vos como gestor, como empresario, que tienen que ver con ese convencimiento y la constancia para saber que uno va a un determinado lugar y por más problemas, saber que uno sigue sosteniendo el rumbo. Cuando empezó Toyota Misiones en 1993, la Argentina había salido de dos híper inflaciones muy fuertes, había una enorme ola de privatizaciones y oportunidades de hacer negocios en muchos ámbitos. En 1999, 2000, empezó a decrecer y llegamos a la crisis de 2001, 2002, que nos golpeó a todos, fue muy fuerte, pero que dejó un gran aprendizaje, sobre los compromisos que uno puede asumir y los que no.

¿Y la de ahora?

Como todos, tratando de adaptarnos a la crisis, apoyándonos muchísimo en los equipos, en la gente, tratando de entender que más allá de la coyuntura, existe una vocación del argentino por progresar, y apoyándonos en la gente, en el desarrollo. De las cien personas que trabajan en Toyota Misiones, 60 pasaron este año por capacitaciones de distinto tipo, en Toyota Argentina o en la propia empresa. Eso es lo que te hace fuerte para adelante. Apostar al desarrollo de las personas. El capital hoy en cualquier actividad es muy fácil de conseguir, pero las personas que lo lleven adelante, que se involucren o que se desafíen a sí mismos a superar los límites, más difícil y en esta empresa los tenés.

———————————————————————————————————————————————————-

Toyota Misiones celebró con todo los 25 años. Una fiesta sofísticada para amigos y clientes, muchos de los cuáles, también son parte de las últimas dos décadas y media. Junto a Eduardo, su hermano Javier es parte de la conducción de la empresa que este año sumó a Oberá como sede de una de las filiales, además de la de Eldorado.

“A ustedes les debemos estar cumpliendo los 25 años. Gracias a nuestros proveedores, nuestros clientes, nuestros empleados”, señaló Javier a la hora del racconto. Como su hermano, también tuvo su primer empleo de verano o “vacaciones productivas” en los talleres de la empresa, donde en ese entonces había tres camionetas en exhibición para la venta “sin aire acondicionado”, al igual que el salón de ventas. “En 1998 nos mudamos a este lugar -por la sede de la avenida Uruguay en Posadas- y demostramos en cinco años que una marca japonesa y una firma misionera podían hacer la diferencia”, recordó.

“Durante la crisis más difícil, me tocó estar al frente de la empresa. Pero con el tiempo volvió la prosperidad. Hoy contamos con más de cien trabajadores, todos comprometidos y con numerosos programas de certificación de calidad”, comparó.

¿Cómo será el futuro? Vinculado a los servicios. Estamos probando una plataforma tecnológica para el service de los vehículos y en Toyota Misiones estamos preparados. Preparados desde la calidad humana, no solo en las finanzas o la tecnología. Por eso podemos pensar en festejar los 50, aún con condiciones adversas como este año. Estoy convencido que el único camino es juntos”, sentenció.

———————————————————————————————————————————————————-

 

 

¿Cómo es ser empresario en Misiones?

Nos define el nombre mismo de la provincia. El ser misionero. Misionar es mucho más que ser de Misiones. Un proyecto aglutina, genera energía positiva para poder conseguirlo y cuando uno tiene una misión, tiene que cumplirla. Ese desafío, a los que nos gustan los desafíos, lo tomamos con mucha energía, como algo que nos va a llevar a un lugar distinto. Misiones es una provincia chica, con una economía muy dependiente de lo público y tenemos que lograr salir de esto, tiene una carga impositiva feroz, como casi ninguna otra en el país. Esta actividad tiene una carga impositiva enorme, estamos gastando más plata en impuestos que en los sueldos de la gente. Revertir esta tendencia es fundamental para poder generar más empleo y más riqueza.

Pagamos los impuestos con gusto, pero hay una desproporción y es necesario que las empresas ganen en competitividad.

 

¿Cómo les afecta el nivel de las tasas que fijó el Banco Central?

Afecta muchísimo. A la actividad general, no solo a la venta de autos. Con estos niveles de tasas es muy difícil sostener una actividad productiva. Considero que también son momentos extraordinarios. Había que hacer un ajuste, ordenar determinadas cuestiones, con la esperanza de que las variables se vayan ordenando en los próximos meses.

 

En medio de la crisis, se viene un año electoral ¿Qué espera?

Esperamos que haya definiciones desde lo político, saber cómo van a ser las gestiones en la Provincia y la Nación.

Nuestra sensación es que va a ser un año complicado, con un primer semestre relativamente bajo y hacia el último trimestre vamos a estar viendo alguna reactivación. Vamos a tener que estar preparados para cuando esa reactivación llegue.

 

¿Toyota sigue siendo la concesionaria de más ventas?

Si, estamos en esa línea. Pero más allá de la cantidad de ventas, lo que nos importa es un vínculo a largo plazo. La venta es un resultado que viene solo. Es un momento cúlmine, pero nos importa lo que hicimos antes y después. Establecemos una relación de necesidad, conveniencia y provisión a largo plazo. Tenemos uno de los índices de repitencia más alto del país, casi idéntico al de Toyota y eso es por la experiencia. Es uno de los índices de fidelidad más alto y eso responde a saber lo que la gente necesita, conocer el mercado.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*