COLUMNISTAS, POLITICA,

Diseño de futuro

Compartí este articulo en:

“La innovación no pasa por buscar afuera, sino por poner en valor las experiencias propias”, reflexionó la ministra de Educación, Ivonne Aquino en un reportaje concedido a Economis antes del acto formal de inicio del ciclo lectivo que marcó un hito que puede leerse como parábola política.

“Los misioneros tenemos una educación a la misionera, nadie nos dice lo que tenemos que enseñar, somos nosotros mismos los que queremos ser dueños de nuestro destino, con una educación misionerista, propia, nuestra, genuina, autóctona, soberana”, definió el gobernador Hugo Passalacqua el lunes, con la tradicional inauguración de una escuela a nuevo. “Estamos acá para diseñar y decidir entre nosotros qué es, qué queremos para el futuro de Misiones; es un acto de decisión soberana el principio de un ciclo lectivo, nosotros vamos a decir hacia dónde queremos ir, cuál es nuestro futuro, dónde estamos parados, qué nos falta, qué debemos hacer para transitar esa Misiones que queremos”.

Fue una semana intensa, con la educación como protagonista en Misiones, una de las pocas provincias donde las clases se iniciaron con normalidad y la única que lo logra por quince años consecutivos.

Para eso, antes hubo que poner a la educación como eje central y vale la pena repasar el proceso. En 2003, como consecuencia del modelo económico que reinó en los 90, Misiones arrastraba los peores indicadores sociales y educativos, con una pobreza creciente y altas tasas de abandono, con una elevadísima mortalidad infantil. Hoy se está a punto de alcanzar la universalidad de las salas de cuatro años, se multiplicaron las secundarias por pueblos y los resultados del último operativo Aprender, colocan a Misiones en un exclusivo lote de provincias que mejoró en Matemática y Lenguas, en ambos casos, por encima de Buenos Aires, donde los recursos crecieron exponencialmente en los últimos años. Los datos de la salud son alentadores y la economía misionera goza de buena salud, aunque en los últimos meses están volviendo a aparecer síntomas preocupantes, casualmente como consecuencia de un modelo muy similar al de la última etapa del siglo pasado.

Pero a diferencia de los 90, Misiones se distingue en el presente por sostener políticas inclusivas, con una enorme inversión social y sin deudas.

“Ya nos estamos haciendo cargo de todo. La salud pública ocupa 20 por ciento del presupuesto y el cien por ciento de los recursos son de la Provincia, los hospitales fueron construidos por nosotros, estamos haciendo seis hospitales más, las ambulancias son compradas por nosotros, las camionetas son compradas por nosotros, los sueldos los pagamos nosotros. Los programas nacionales que había, los incorporamos nosotros. Creo que la dimensión del misionerismo tiene que verse también en la autonomía, en la autosuficiencia alimentaria, en el agregado de valor, y por sobre todo en el acompañamiento. Darles las herramientas, significa estar al lado”, definió el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad.

No es casual que en la apertura del ciclo lectivo hayan coincido en el escenario los últimos tres gobernadores y asomado la propuesta del Gobierno para las elecciones del 2 de junio.

La Renovación no duda en poner a la educación y sus resultados positivos, como una de sus principales banderas políticas, sobre todo en momentos de extrema y cruel crisis”, como definió Passalacqua.

Y en este tiempo de depresión económica, se plantea desafíos, como la Escuela de Innovación, con sus metodologías disruptivas y las nuevas propuestas de la Escuela de Robótica, que cada vez atrae más miradas externas por su rareza e inclusión.

Fue después de la presentación de la Escuela Secundaria de Innovación que se oficializó lo que ya no era un secreto: el presidente de la Legislatura, Carlos Rovira, anunció que Herrera Ahuad será el candidato a Gobernador de la Renovación y que Passalacqua encabezará la lista de diputados provinciales, donde él mismo irá “perdido” en algún lugar.

Despejadas esas incógnitas, prácticamente se dio el puntapié informal para el inicio de la campaña electoral. Habrá tres frentes y otros tres partidos provinciales en competencia por llegar a la Rosadita. Pero la formalización en el Tribunal Electoral abrió muchas lecturas políticas.

La Renovación es la coalición más amplia, liderada por el partido de la Concordia, junto a otros 21 partidos. Para conocer a todos los candidatos, todavía faltan días, aunque la expectativa es alta, especialmente por cómo resolverá cada espacio la inclusión de las mujeres, que ahora tendrán la mitad de las bancas. Algunas nombres se van conociendo, por entusiasmos propios o incorporaciones, como el de Soledad Balán, ex Techo, con un lugar seguro en la lista de diputados de la Renovación, que incluirá a varios dirigentes “por encima de la grieta”. Serán parte sindicalistas Camioneros y varios dirigentes que caminaron los últimos años con Cambiemos, el espacio que ahora abjuró de su propio nombre.

Cambiemos no será Cambiemos, sino Juntos por el Cambio, una mutación que tiene el doble objetivo de intentar despegarse del mal momento económico y la caída en la imagen del presidente Mauricio Macri, al mismo tiempo que celebrar la incorporación de nuevos socios a la alianza.

De hecho, en la gráfica de algunos aspirantes a intendente ya desapareció la palabra Cambiemos y cualquier sentido de pertenencia al modelo nacional.

Juntos por el Cambio remite ineludiblemente a Unión para el Cambio, la línea interna del peronismo de Ramón Puerta, que formalizó su incorporación a través de su hijo Pedro.

El límite que se había impuesto el radicalismo que renegaba de cualquier alianza con el hoy embajador en Madrid, se dobló sin mayores excusas. “No es el padre”, argumentó un joven radical que hasta hace poco defendía territorio dentro de Cambiemos.

La salida, elegante, será evitar que el apellido Puerta se cuele en la lista de diputados, para sostener el juramento de rechazo. Eso, claro, en lo simbólico. En la praxis, la vieja sociedad Puerta-Macri, que tuvo su apogeo en los 90, recupera esplendor.

“Armamos un frente entre los peronistas no K y Cambiemos con un nombre amplio que nos identifica a todos en una alternativa opositora en Misiones”, respondió Puerta hijo.

“Es una necesidad juntar a todos los que entienden que 20 años de Renovación no es sano para la democracia. Solo suma su partido. No es parte de la lista. Es sumar más que sentarse en lugar de alguien”, justificó otro dirigente radical.

Nuevamente, en la praxis, es otro el cantar. La llegada del puertismo corrió a otros socios tradicionales de Cambiemos. Libertad, Valores y Cambio, que lidera la diputada Liliana Rodríguez decidió alejarse después de que le negaran lugares expectables en la lista de diputados. Lo mismo sucedió con el partido FE, fundado por Gerónimo “Momo” Venegas, que no se anotó en la alianza Cambiemos local, pese a que mantiene fuertes vínculos con el Gobierno nacional. El éxodo tiene lógica política. LVC tiene sustento en las chacras del Alto Paraná, donde inició su carrera política Alex Ziegler, mientras que FE obedece a las bases de tareferos y cosechadores rurales. Juntarse con la “patronal yerbatera” que todavía tiene denuncias por trabajo esclavo, no suena demasiado coherente en tiempos en los que hay que lo primordial es convencer al otro.

Así, Cambiemos pierde toda la “pata agraria” y dirigentes que buscarán ser recibidos en otros espacios.

La alianza Cambiemos sumó al puertismo, el límite que el radicalismo admitió correr. A cambio, perdió a Libertad, Valores y Cambio y a Fe, el partido de los peones rurales.

 

El frente Popular, Agrario y Social es el que más celebra la diáspora en Cambiemos, justo en el terreno que mejor se mueve el partido liderado por Héctor “Cacho” Bárbaro, el primero en formalizar al candidato a gobernador, el abogado Isaac Lenguaza. Hasta último momento se especuló con una alianza con Unidad Ciudadana, pero los kirchneristas locales no quisieron someterse a un liderazgo extraño. Bárbaro se había reunido con Cristina Fernández y todo indicaba un acuerdo, que, aunque no se alcanzó, no implica una ruptura. Pueden retomarse las negociaciones para un trabajo conjunto en junio y después, en octubre, cuando la senadora podría volver a postularse.

En la Renovación buscan abstraerse de las disputas por cargos. “Más allá de las nominaciones, de los cargos, de quién va primero, quién va segundo, el sentimiento acorde a nuestra historia política, es de familia, de unidad, de hermandad, a contramano de un país, donde las internas son el denominador común de los espacios políticos, con la pelea de por quién va primero -y nadie quiere ir siquiera segundo-”, sentenció Rovira quien irá “perdido” en la lista de diputados.

“Cuando hay un proyecto político, hay que invitarlos a todos. No importa donde está, pero es importante el que está allá, el que está ahí, el que está acá. Somos todos importantes, porque ahí se va armando la comunidad. Y es la garantía frente a la sociedad. Una sociedad que ve un espacio político sumidos en procesos intestinos, se va desprendiendo o alejando de todo eso. O en todo caso, es poca garantía de que lo que van a proponer, lo van a cumplir, si entre ellos no acuerdan”, argumentó.

Rovira insistió en que la Renovación profundizará su heterogeneidad. “Tiene dirigentes de todos los partidos políticos tradicionales de la Argentina, pero sobre todo, está integrado por misioneros, donde observamos razones superadoras a las ideológicas y ese denominador común, hoy nos permite proponer con tranquilidad, porque la palabra empeñada, es palabra cumplida”.

La campaña transcurrirá en medio de una profunda recesión económica que solo muestra brotes verdes en el entusiasmo de los funcionarios nacionales. A veces es muy difícil darse cuenta de la magnitud de los cambios mientras están sucediendo”, defendió el senador y candidato a gobernador de Cambiemos, Humberto Schiavoni, quien encabezó un encuentro de dirigentes de la alianza en Misiones.

 

“La inflación es el peor impuesto para las familias más vulnerables”, acusó Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social.

 

El nivel de tasas “es incompatible con niveles de inversión fuerte, el año pasado todo lo que es inversión nueva se frenó”, comentó el de Producción, Dante Sica.

“Estamos en medio de dificultades y de tormentas económicas muy grandes, la Argentina del 2015 se dirigía a ser Venezuela. Transformar ese rumbo en cambios perdurables sin afectar la gobernabilidad y la paz social requirió un esfuerzo y una ingeniería política y económica muy trabajosa. La coyuntura internacional y la propia debilidad argentina, nos impidieron completar ese tránsito sin dificultades mayores. Se tomaron decisiones claramente duras, pero no se torció el rumbo, porque la historia de los fracasos argentinos son los atajos. Estamos capeando este temporal con las mejores prácticas económicas y en pocos meses vamos a ver los resultados. La coalición Cambiemos está sentando las bases para un mejoramiento en su calidad y para su proyección en el mediano y largo plazo. Al igual que la Argentina”, prometió Schiavoni, al lado del radical Luis Pastori, su compañero de fórmula, igual que en 2017.

Pero en el presente, la corrida del dólar no se detiene y ahora se usará el préstamo del FMI para tratar de contener la fiebre que tiene un efecto directo en la inflación, que fue de 3,8 por ciento en febrero, por encima de las estimaciones más optimistas y con una enorme incidencia de los servicios regulados por el propio Estado nacional. Tarifas altas, sueldos casi congelados y una enorme transferencia de recursos hacia los sectores más concentrados.

Los efectos del modelo económico nacional castigan con fuerza a los sectores más vulnerables. En el NEA la inflación fue la más alta del país, con 4,5 por ciento, con una escalada de 10,1% en los precios de Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, cuyos valores se dispararon por los tarifazos eléctricos nacionales y la suba de las naftas. En la región, los servicios regulados por el Estado nacional marcaron una suba del 6.6 por ciento, 2,4 puntos porcentuales más que el promedio país. Mientras tanto, los ministros de la Nación relatan el problema como si no tuvieran la responsabilidad de encontrar la solución: “La inflación es el peor impuesto para las familias más vulnerables”, acusó Carolina Stanley, ministra de Desarrollo Social. El nivel de tasas “es incompatible con niveles de inversión fuerte, el año pasado todo lo que es inversión nueva se frenó”, comentó el de Producción, Dante Sica.

Eso tiene consecuencias en una caída del consumo y un encarecimiento de la canasta básica que aumentó 55 por ciento en el último año en Misiones. El empleo registrado, por el contrario, se deprimió: hay dos mil trabajadores menos que en 2017.

Carlos Lowe, de la concesionario Ford, reveló que las ventas están 60 por ciento abajo que hace un año. “El asalariado prácticamente salió de la compra. De ahí que surgió el canje de un cero kilómetro por yerba”, contó en Radio República. 

La yerba también aparece como símbolo de la crisis, pero desde otro ángulo. El titular de la asociación de Comercio de Corrientes, Enrique Collantes, dijo que los comerciantes permiten que sus trabajadores tomen mate porque no entra nadie a los locales o porque no tienen pedidos para producir. “Permitís que tomen mate porque ya no sabemos qué hacer en el lugar de trabajo”, dijo el empresario en radio AM 1100 . “Estamos totalmente desconcertados y no sabemos para qué lado tirar. Bajan las ventas de alimentos y eso quiere decir que los productos que no son alimenticios caen el doble”, dijo Collantes.  

Son, sin dudas, elementos centrales del argumento político que se pondrá en disputa hasta junio. Cada elección no es otra cosa que el diseño de futuro. 

 

 

 

 

 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*