COLUMNISTAS

Dios es bueno VI

Compartí este articulo:

Todo saldrá bien porque el Espíritu Santo está con nosotros. Cuando amamos y respetamos la presencia del Espíritu de Dios, vamos a ver la bondad y la bendición del Padre sobre nuestras vidas. El Espíritu Santo es bueno porque se digna a hablar con nosotros, su palabra viene del cielo. Obedecer la voz del Espíritu Santo, nos llevará de victoria en victoria, veamos lo que nos dice la Palabra de Dios.

(Salmos 143:9-10) Hablemos del Espíritu Santo como el exponente de la bondad perfecta desde hace 2000 años sobre la tierra. Cuya paciencia y amor es manifiesta para con todos los que aceptan a Cristo como Señor de sus vidas.

  1. SU PRESENCIA ENTRE NOSOTROS.

La primera muestra de su bondad es su misma presencia en nosotros. Solo una persona buena puede soportar a los malos por amor, tratando de ganarlos para su Reino eterno. Así mismo hacía Jesús, así mismo hacia el Padre con Israel: Los protegió por todo el desierto a pesar de la maldad del pueblo que cambiaba a Dios por ídolos paganos. Y un día, el Santo de Israel se cansó. Pero Moisés tenía claro que sin su presencia no podían ir con victoria a ningún lado (Éxodo 33:9-14). Dios no quería ir con un pueblo ingrato, murmurador, desleal, y rebelde. Pero valoraba a Moisés. Posteriormente, Moisés intercede por Israel y Dios accede a ir con ellos (2 Corintios 3:17-18)¡Cuando en una iglesia se manifiesta el Espíritu Santo, se produce liberaciones y victorias para el Reino de Dios!

  1. EL ESPIRITU SANTO ES BUENO por eso QUIERE HABLAR CON NOSOTROS.

Así como hablaba con Moisés, hoy quiere hablar con cada cristiano. (Juan 16:13) (Juan 14:10)

Cuando comparamos Juan 16:13-14 con Juan 14:16-18, encontramos que Jesús es el Espíritu de la verdad que estaba con los discípulos, pero más tarde estaría en los discípulos como el Espíritu Santo.

La “ansiedad” de comunicarse por parte de Dios es grande, pero el creyente está muy distraído. Si supiéramos que esto es un inmenso privilegio, que es por la pura bondad del Espíritu de Dios que desea hablar con nosotros, le daríamos más lugar. Era la práctica común de los primeros cristianos (Hechos 15:28-31). ¡La opinión del Espíritu Santo era escuchada! Se dice que cuando intervenga Cristo y el Espíritu Santo se retire del mundo muchas instituciones cristianas seguirán hacia adelante como siempre, porque siempre dejaron al Espíritu Santo de lado.

Pero hay que tener en cuenta la advertencia de Jesús (Juan 16:12-13). A la iglesia del Señor le costó tiempo cambiar costumbres y tradiciones de muchos años de legalismo. Pero el Espíritu Santo los entendía porque era bueno, y los guiaba de tal manera que nadie se sintiera relegado en el Pueblo del Nuevo Pacto (Hechos 15:19-21).

Jacobo procede a proponer reuniones para llegar a un acuerdo, pues entre ellos la mayoría eran judíos criados bajo la ley y “gentiles” que no entendían la ley. Lo que sugiere que les escriban a los gentiles es: Que se abstengan de lo contaminado por los ídolos, de la inmoralidad sexual y de la carne de animales estrangulados y de sangre. Es sorprendente que ¡no se incluyen los diez mandamientos aquí! Al mencionar “lo contaminado por los ídolos” podríamos entender que se relaciona con no tener otros dioses y el no hacer ídolos. Quizás entonces se refiere a dos de los diez mandamientos. Al decir “inmoralidad sexual” podríamos entender que se refiere a no cometerás adulterio y también el no codiciar la mujer del prójimo que serían otros dos. Pero Dios no le puso a Cornelio ni a los otros gentiles estos mandamientos como condición para recibir el Espíritu Santo. Es igualmente sorprendente el hecho de que al mencionar “la carne de animales estrangulados y de sangre” está incluyendo una parte de la ley dietética de Moisés. Pero al dialogar con el Espíritu Santo se nota su maravillosa bondad, ¡Él es Bueno!

  1. EL ESPRITU SANTO ES BUENO Y NOS INFLUENCIA PARA BIEN.

Cuando abrimos el corazón a Jesucristo, entra en la persona del Espíritu Santo, y esto es muy fuerte en términos de influencia espiritual para nosotros. Nos influencia de muchas maneras moldeando nuestro ser para convertirnos en personas más excelentes. Los frutos del Espíritu Santo son en realidad las 9 virtudes o manifestaciones perceptibles de que Dios está obrando en la vida y corazón de una persona. En primer lugar es necesario aclarar que, lo que se conoce como los frutos del Espíritu Santo, en realidad se refiere a uno solo (Gálatas 5:22 -24). Lo cual implica que aunque son varias manifestaciones, es una sola consecuencia directa de la presencia de Dios en la vida de todo cristiano, es decir, de la presencia del Espíritu Santo. Sin embargo, por manifestarse de diferentes maneras, comúnmente son llamados en plural “frutos”. Gálatas menciona las siguientes 9 virtudes que un cristiano debe manifestar como evidencia del Espíritu Santo en su vida:

a. El Amor: La palabra amor en este texto es la traducción de la palabra griega Agape que significa afecto o benevolencia; y se trata de una actitud sincera que busca el bienestar del prójimo por encima de los intereses personales. La palabra Ágape, a diferencia de otras que también son traducidas como amor en español, es un atributo comunicable de Dios, por lo tanto es una característica que nos hace esencialmente participantes de la naturaleza divina, nos hace hijos de Dios.

b. El Gozo: Luego la Biblia habla del “Gozo”, que más que un sentimiento, denota una actitud de confianza suprema y alegría basada en la fidelidad de Dios, en lo que Él es. Como Dios es bueno, ofrece al creyente la seguridad de que Él siempre está en control. Dios sigue allí en medio de cualquier adversidad, y sin importar las circunstancias, siempre tenemos suficientes motivos para estar agradecidos y mantenernos gozosos.

c. La paz: Cualidad que tampoco está sujeta a las circunstancias, es una paz diferente a la que da el mundo, tal como lo señalase Jesús mientras anduvo entre nosotros (Juan 14:27). Es una paz únicamente dada por Dios a través del Espíritu Santo, una paz que está basada en la fidelidad de su amor y cuidado (Filipenses 4:7). Es la ausencia del atormentador que influenciaba negativamente el alma (Isaías 26:3).

d. La Paciencia: Implica la capacidad de sufrir circunstancias adversas esperando con tranquilidad, de una manera voluntaria, y no por mera necesidad, sin murmurar ni quejarse, sino con plena confianza de que Dios está obrando en medio de las circunstancias, y de que él sabe lo que está haciendo y lo que es mejor para cada uno de sus hijos según su propósito (Juan 8:28).

e. La Benignidad: Significa amabilidad en el caso de gente difícil. Expresa la condescendencia del juez divino ante una circunstancia que demanda juicio, en nosotros, viene a ser la capacidad de ser misericordioso, aun con aquellos que han cometido algún agravio en nuestra contra. Ser amable y buscar el bien en especial de quienes al parecer no merecen tal benevolencia (Colosenses 3:12).

f. La Bondad: Cualidad de ser bueno, la inclinación a hacer el bien y a un comportamiento virtuoso. Está estrechamente ligada a la benignidad puesto que es en términos sencillos su aplicación es constante (Efesios 5:9). La bondad es una cualidad indispensable de los cristianos que caminan en el espíritu de Dios y son guiados por él.

g. La Fe: La Biblia habla claramente que la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve (Hebreos 11:1), y también que sin fe es imposible agradar a Dios. No se puede lograr nada sin fe, sin tenerla y mantenerla, puesto que es la capacidad de creer en que nuestras acciones producirán un resultado y que ese mismo resultado será beneficioso y positivo. O sea permanece fiel a los que Dios ha prometido esperando y sabiendo que la bendición viene.

h. La Mansedumbre: La mansedumbre es la capacidad de evitar todo resentimiento o acción violenta por el comportamiento de otros, o por cualquier circunstancia desagradable, dejando de lado la irritabilidad y la venganza, para dar lugar a una actitud mansa (Mateo 5:5). La mansedumbre hace cesar grandes ofensas (Eclesiastés 10:4).

i. La Templanza: Consiste en la moderación de los apetitos y placeres, y buscar un equilibrio que permita el más óptimo aprovechamiento de los bienes disponibles para la persona.Las personas con templanza no seden ante las presiones externas, también mantienen la rectitud en sus actos y conducta a pesar de lo que esto pueda significar para su reputación.

  1. EL ESPÍRITU SANTO ES BUENO E INTERCEDE POR NOSOTROS.

(Romanos 8:26-27) El versículo 26 dice que, “de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad”. Debemos darnos cuenta que somos débiles. La vida del Espíritu dentro de nosotros trabaja para ayudarnos en nuestras debilidades, para que nosotros podamos discernir si lo que oramos es adecuado o no. Nosotros no conocemos muchas cosas, a veces aun no conocemos cual es nuestra verdadera condición. Entonces, sentimos que somos débiles. Por eso, el Espíritu intercederá por nosotros. Pero eso no quiere decir que nosotros no tengamos que orar. Por supuesto que tenemos que orar. Nosotros no sabemos, pero cuando oramos ejercitamos el espíritu. Nosotros tenemos que orar y mientras lo hacemos, el Espíritu está intercediendo para que cosas maravillosas sucedan. El Espíritu Santo quiere tener comunión con nosotros e interceder por nosotros.

2 Corintios 13:14 Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.

Que tengan una semana de bendición y completa victoria!

Bookmark and Share
Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*