COLUMNISTAS

Dios es bueno

Compartí este articulo:

De acuerdo al diccionario, bondad es: calidad de bueno; natural inclinación a hacer el bien. Jesús nos viene a presentar a Dios como un Padre bueno, y no como alguien déspota e irascible, que se enoja en forma descontrolada. Cuando Jesús les dice a sus discípulos que si ellos siendo malos saben dar buenas cosas a sus hijos cuanto más el padre celestial, que es bueno, le dará a los suyos lo que le pidan.

Salmos 118:1-4 Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia. Diga ahora Israel, Que para siempre es su misericordia. Diga ahora la casa de Aarón, Que para siempre es su misericordia. Digan ahora los que temen a Jehová, Que para siempre es su misericordia.

Veamos algunos puntos:

  1. La bondad de Dios en la Creación

Dios era eternamente bueno antes de que hubiera ninguna manifestación de su misericordia, antes de que existiera criatura a la cual impartirla, ejercitarla. (Salmos 119:68), por cuanto tiene en sí mismo una inagotable fuente de bendición para mostrar.

-La creación del hombre

(Génesis 1:31) Cuando alguien tiene un corazón bueno, lo que hace siempre es bueno, así mismo es Dios, su bondad se observa en todo lo que ha hecho y hará. Todo lo que procede de Dios, Él vio que era bueno; pero al llegar a la creación del ser humano, he aquí “era bueno en gran manera”.

Por tanto, la bondad del Señor se revela, en primer lugar, en la creación. ¿Puede haber una criatura que manifieste más fehacientemente que el hombre, la bondad de Dios? Si nos detenemos a considerar al ser humano, la suprema criatura, vemos la evidencia de Su bondad.

El cuerpo humano es un ejemplo sin igual de dicha bondad: sus manos son adecuadas para llevar a cabo su trabajo; proveyó del sueño para el cuerpo cansado; los párpados y las cejas para la protección de los ojos; las extremidades inferiores para desplazarnos, la inteligencia para progresar en el conocimiento de su entorno y señorear sobre él. Cada una de las funciones fisiológicas de nuestro cuerpo tiene un porqué; y así podríamos seguir indefinidamente.

-La creación de los animales

(Salmos 145:15-16) La bondad de Dios no se limita al hombre, sino que es ejercida en todas las criaturas. Dios ha hecho abundante provisión para suplir las necesidades básicas de los animales, ya que ellos no están dotados de inteligencia para producir y cubrir sus penurias. Por eso, el Señor suple lo que necesitan los pájaros, los animales terrestres y los peces en el mar sin que precisen plantar y cuidar, sino solamente tomar lo que Dios en su bondad hace producir a la naturaleza o se lo da a través del hombre.

-Las bendiciones de la naturaleza

(Salmos 145:9). La bondad de Dios se manifiesta en la variedad de bendiciones naturales que ha provisto para sus criaturas. Dios podía haber satisfecho nuestra hambre sin que la comida fuera agradable al paladar. Sin embargo, nos ha provisto en su bondad de una gran variedad de gustos y sabores que ha dado a las verduras, frutas y carnes. Además de darnos los sentidos, nos ha dado también aquello que los satisface. Dios podía haber limitado la tierra a ser útil solamente para producir lo necesario para el sostén, pero en cambio la ha dotado de una vegetación extraordinaria formando bellos paisajes variados para deleite de nuestros ojos. Toda esta hermosura procede de la misericordia o bondad divina sobre todas sus obras.

Debemos Ser lo Que Dios es.

Debemos ser imitadores de Dios como hijos amados, eso si hay que tenerlo en cuenta. ¡La bondad debe ser practicada realmente! (Gálatas 6:10). Desde una perspectiva humana, nunca sabemos cuándo aquella persona que hoy tenemos la opción de tratar bien o mal podrá hacernos un bien. Si elegimos el camino de la bondad, nos beneficiaremos a nosotros mismos. (Proverbios 11:17)

  1. La bondad de Dios hacia el pecador

(Romanos 5:7-8) Cuando el hombre quebrantó la ley del Creador en el huerto del Edén, no empezó a cumplir enseguida con la sentencia que merecía el haber pecado, con la manifestación inmediata de su ira. Dios podía haber privado a las criaturas caídas de toda bendición, consuelo y placer. En lugar de hacerlo así, introdujo un régimen mixto en el que había misericordia y juicio. Si analizamos la historia humana, vemos como estos dos elementos están siempre presentes, “la misericordia triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:13). En la creación hay muchas cosas lindas que traen felicidad al hombre. Incluso para nuestras penas hay considerable alivio, habiéndonos dotado el Señor de una mente cuya flexibilidad le permite adaptarse a las circunstancias y sacar el mejor provecho posible (Salmo 103:10).

  1. Objeciones a la bondad de Dios

Muchas personas, cuando se enteran de las barbaridades que se cometen en las guerras, cuando conocen las consecuencias del hambre o cuando se producen actos terroristas que llenan de dolor y muerte, lo primero que hacen en poner en entredicho la bondad y la existencia de Dios. Los que así opinan no se dan cuenta que es el hombre el que peca contra la bondad de Dios al menospreciarle, por lo que deberán atenerse a las consecuencias (Romanos 2:4-6). Si ahora por su bondad retrasa el momento de su ira, vendrá el día que hará justicia condenando a todos los que han obrado mal.

  1. La mayor manifestación de la bondad de Dios

(Gálatas 4:4-6) La bondad de Dios se manifestó cuando envió a su Hijo. Porque fue precisamente entonces cuando Dios nos ha mostrado su bondad que trae salvación a toda la humanidad (Tito 2:11). En el original dice “gracia” pero el sentido es “bondad”. Por el hecho de que Dios no haga objeto de su gracia redentora a todas sus criaturas pecadoras su bondad no pude ser puesta en duda (Mateo 20:15).

La Biblia nos dice esto acerca del Eterno, Dios creador: (Santiago 1:17). Si un regalo es “bueno”, definitivamente viene de Dios —el Dios que nunca cambia.

  1. Dios es tan bueno que convierte lo malo en bueno.

(Filipenses 1:12-14) El Diablo persiguió a Cristo toda su vida. Trató de destruirlo al nacer. Su odio se acrecentó durante su ministerio de tres años y medio. Convenció a los líderes religiosos. Envolvió a los dirigentes políticos de la nación y aún a los romanos. Se valió de su servidor Judas, el traidor, para que apresaran a Jesús en Getsemaní. A fin de no llamar la atención de pueblo hizo que lo juzgaran de noche. Aprovechándose de la debilidad de Pilato apresuró su crucifixión al día siguiente.

Pero no se dio cuenta de que al obrar así estaba dando la mayor publicidad al hecho. Era la pascua. Miles y miles de peregrinos habían venido a Jerusalén desde todos los ángulos del imperio romano. Por las noches, las calles de la ciudad y los alrededores estaban cubiertos con las tiendas. La pascua era la fiesta judía que atraía mayor número de adoradores entre las fiestas anuales.

Y algo más: cuando Jesús oraba en el Getsemaní, y sudaba gotas de sangre, los pecados del mundo estaban siendo puestos sobre él. Tres horas pasó allí en agonía. Y quizá hubiera muerto allí mismo bajo el peso de nuestras culpas. Pero Dios usó la insensatez del diablo para que aquel infinito sacrificio no sucediera en las tinieblas del huerto, sino sobre un monte, a la luz del mediodía y ante la vista de los miles que estaban ese día en Jerusalén. La maldad de los hombres movidos por Satanás no destruyó la bondad de Dios.

Si nuestra vida está en las manos de Dios, en obediencia fiel, no debemos preocuparnos por lo que el enemigo hará. Dios tiene un plan para nuestra vida. Nadie puede arrebatarnos del amor del Señor. Suceda lo que suceda todo resultará para la gloria de Dios.

Y cuanto mayor sea el odio contra nosotros, tanto mayor será la luz que brillará en nuestra vida. Aunque el enemigo parezca prevalecer sobre nosotros, la victoria será siempre del Señor.

Que Dios te bendiga y tengas una semana de completa victoria!

Pastor Guillermo Decena Centro Familiar Cristiano Eldorado.

Prédicas en vivo los miércoles 20 horas y domingos 18 horas, a través de http://cfceldorado.org/

Bookmark and Share

Compartí este articulo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*