ENTREVISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

Cristela Irrazábal: «Hay que tener un Gobierno nacional que piense en las provincias que no estamos favorecidas»

Cristela Irrazábal: «Hay que tener un Gobierno nacional que piense en las provincias que no estamos favorecidas»
Compartí este articulo en:

Incluso antes de nacer, la política ya estaba en su ADN. Y el legado de su abuelo marca su propia mirada sobre la política y lo que hay que hacer. Cristela Irrazábal es psicóloga y después de mucho análisis, se dio cuenta que solo podría llenar el casillero faltante, involucrándose. Así decidió comenzar a militar en el peronismo y hoy es su vicepresidenta. Su abuelo, Juan Manuel Irrazábal, fallecido en un incidente aéreo no esclarecido en 1975, estaría orgulloso.

“Siempre estuve involucrada y empapada de todo lo que es política, porque vengo de una familia en la que todo es la la política. Mi abuelo, mi papá siempre estuvo involucrado en política, mi tío (el ex intendente Juan Manuel Irrazábal). Somos una familia muy politizada. Nunca me fue ajeno, un tiempo por ahí lo destiné a la profesión, a la universidad y esos eran tiempos donde no me había metido de lleno a la política, además iba a una universidad privada donde uno no puede hacer la experiencia política”, recuerda.

Cristela estudio en la Universidad del Salvador, cuando estaba en el Instituto Montoya. Durante varios años estuvo involucrada en el psicoanálisis y en la formación psicoanalítica. Las complejidades de la política, admite, la remitían a su vida familiar y por eso mismo, generaba resistencias. Pero análisis de por medio, me “di cuenta que era en lo que quería ocuparme, donde estaba la sal de la vida para mí”.

Lo de tu abuelo pesa mucho también..

Es fuerte, inquietante, como es parte de una historia que tiene un saldo que no se puede terminar de cerrar, porque no se puede terminar de conocer la historia, posiblemente nunca se sepa. Han pasado tantos años y han quedado causas que no se cierran, encontrar pruebas, eso genera, no en lo político, sino en lo familiar, un montón de situaciones, sensaciones, de dificultades, de alguna manera temor, por todo lo que tiene que ver con la dictadura. Esas cosas a nivel consciente no se ven, pero inconscientemente van dejando huellas, rastros, por eso es difícil incursionar en la política cuando uno tiene esas huellas, esas marcas. Y bueno, es complejo, porque en el corto trayecto que mi abuelo fue gobernador, por cuestiones de fuerza mayor, por el accidente, ha dejado propuestas muy promisorias para Misiones. Estaba en el marco de un círculo de gobernadores, que querían revertir el orden imperante que se estaba dando, y ese cerco que tenía Perón que le impedía ver algunas cuestiones que se estaban dando en las provincias. Entonces, el legado es muy grande, cuando uno es parte de una familia surgen las comparaciones y las expectativas. Uno nunca parecería estar a la altura de esas cosas promisorias que surgieron en ese momento. Después, cuando uno se resuelve por militar, por estar, por poner el cuerpo en esto, una vez que arrancas ya está.

Hay una cuestión de tradición, pero más allá de la tradición uno tiene que tener una inquietud, un interés puntual. Porque mis hermanos, por ejemplo, ninguno de ellos se dedica abiertamente a la política, tienen sus posiciones políticas, pero ninguno milita, todos están abocados a sus profesiones.  Cuando decido dedicarme de lleno a la política, fue cuando empezaron a tomar cuerpo el Pro y Cambiemos. Yo me veía venir una cosa bastante difícil, consideré que tenía que hacer algo y coincidió con la inquietud que tenía. Me empecé a meter de lleno con la militancia y a asumir roles más institucionales, en este caso, asumí la vicepresidencia del partido Justicialista hace un año y medio.

Nada más que la vicepresidencia del partido… Y ¿qué pensás de este momento de la política?

Veo que es una gran oportunidad de ser parte, en este caso como candidata a diputada nacional de lo que puede ser una gesta histórica, volver a recuperar el Estado nacional y ponerlo en un Gobierno que garantice los intereses nacionales, populares, que devuelva las medidas sociales y las políticas protectoras de todos los sectores de la sociedad. Realmente me parece dramático lo que está pasando, los datos son desalentadores, una pobreza del 35%  como reveló el informe de la Universidad Católica, una inflación que está tocando el 60%, las tarifas que no paran de aumentar, la quita de los subsidios de la energía, al transporte, la quita de medidas a los sectores de nuestra economía popular, a los tabacaleros, a todos los que estaban de una manera protegidos por un sistema previsional, que les permitía el monotributo social que le han quitado. Las industrias y comercios que se han cerrado, aquí en la ciudad son visibles la cantidad de comercios que han cerrado. Los acuerdos con el Mercosur y la Unión Europea, que tanto están publicitando, no son cosas buenas para nosotros, porque las condiciones nos colocan en una situación desventajosa. Argentina será un mero proveedor de materia prima. El endeudamiento con el Fondo, son situaciones muy complicadas. Hay dos opciones de modelos que se disputan, la situación que estamos viviendo y sufriendo hoy, y un modelo que vuelva a generar inclusión, a la justicia social, que vuelva a poner a la Argentina en un estado de soberanía, de libertad.

Estuviste con Alberto Fernández en la sede del PJ que estuvo plena como hace muchos años…

En cuatro años el pueblo, todos, han recuperado la esperanza. Esa esperanza está puesta en esta fórmula entre Alberto y Cristina. Por eso toda la gente se acercó a ver a Alberto, a escuchar cuál es su propuesta. Alberto es un tipo que transmite  mucha tranquilidad, que tiene mucha experiencia, así que sabe qué hay que hacer, ha dado algunas claves en el acto que estuvo, dejó un mensaje con las claves de lo que cree que hay que hacer, en ese sentido está muy bueno, porque sabemos que no es una persona improvisada, sabe de lo que habla, incluso tuvo un acercamiento con ciertos personajes del Fondo, para saber cuál es la situación en caso de que asuma la presidencia, de cómo se va a renegociar esa deuda.

¿Cómo lo viste al militante que llenó ese día la sala del partido?

Había un ambiente de expectativa, de euforia, esto de la esperanza, no. Como que ven en Alberto la esperanza de recobrar lo que se ha ido perdiendo en estos tres años del gobierno de Macri. Los que estamos empujando esta fórmula hoy, percibimos muy buenas señales del electorado, de los compañeros, de la gente que está más o menos indecisa. Hay dos modelos de país, no hay mucho para pensar. Y entendemos que a los misioneros no nos va a ir igual con cualquier gobierno nacional, por eso nos parece importante que sea contundente, que sean contundentes los resultados de las elecciones porque realmente creemos importante ganar en la primera vuelta.

¿Crees que se puede llegar a ganar en primera vuelta?

Creo que sí, creo que es importante ganar en primera vuelta porque hay un sector que, por ahí, dentro de estos dos modelos que se disputan, está Alberto y Cristina, está Macri, y hay derivados de lo que representa Macri. En una segunda vuelta podría ser más complejos porque esos votos irían a la fórmula de Macri. En Misiones hay una alta intención de voto, sobre todo a Cristina, nosotros creemos que los misioneros son conscientes de lo que se disputa en estos momentos.

¿Viene Cristina a Misiones?

Posiblemente venga después de las Paso.

¿Porque recién después?

La verdad que no sé, la cuestión de la agenda. 

Cristela salía del secundario cuando Néstor Kirchner comenzaba su gobierno. Y aunque no tenía mucho conocimiento sobre lo que pasaba, sin querer ella fue una de las primeras militantes en MIsiones, ya que acompañaba a su tío en los actos que se realizaron durante la campaña en la que pocos apostaban por su figura. Después fue a algunos actos de Cristina, pero ya como militante mientras se dedicaba a la psicología. 

“Empecé a entender el poder de la palabra, y ese poder de generar cosas, ahí se empezó a abrir otro panorama. No tanto de la psicopatía, sino de la interpretación de la cultura, de la sociedad, de la importancia de generar los sistemas simbólicos”, explica.

Y en eso de lo simbólico ¿Coincidís con la idea del misionerismo?.

Sirve como una identidad, que prende mucho, que está arraigada en todos, porque son símbolos muy fuertes con los que todos nos identificamos. Ahora políticamente creo que, el misionerismo, los que creemos en proyectos nacionales, o estamos en el seno de partidos políticos que son de orden nacional, de alguna manera creemos que no hay un proyecto de provincia desligado de lo que es un proyecto de país. Es verdad que el Gobierno provincial hace muchos esfuerzos por sostener esta provincia, por mantenerla desendeudada, ha tenido que salir a costear situaciones, por ejemplo, cuando el Gobierno nacional sacó el subsidio al transporte, tuvo que hacer un desembolso millonario para que no afecte al bolsillo de los usuarios, o el Ahora Pan que hace que los panes estén a 65 pesos, pero no deberían de costar eso. Hay que tener un Gobierno nacional que piense sobre todo en las provincias que no estamos favorecidas, sea porque estemos en frontera, porque somos provincias en las cuales nuestro sistema productivo no sea desarrollado, o tenemos pocas posibilidades, por eso no nos va a ir igual con un modelo u otro de país. El misionerismo sirve para tener una identidad local, pero si no está bajo el paraguas sobre un Gobierno que dé garantías, es difícil sostenerlo.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*