ELLAS DECIDEN, ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

Constanza Couture, un sueño hecho con molde, corte, costura y terminación

Constanza Couture, un sueño hecho con molde, corte, costura y terminación
Compartí este articulo en:

Son las vueltas que da la vida: “Rendí mi última materia; nació Paula; tuvimos un negocio familiar; nos fuimos a Buenos Aires; volvimos y pusimos una tienda de ropas; cerramos y…”. En realidad, todo comenzó mucho antes: Cuando Alba Espíndola era una joven estudiante y ya adoraba la moda, le gustaba combinar prendas, colores y zapatos. Sus amigas la llamaban para pedirle consejos; pero en ese entonces, no parecía esta habilidad un forma de vida. Así que estudió Trabajo Social. “Nunca ejercí; me faltó la tesis. Siempre me dediqué a Paula”, contó Alba quien se refiere mucho a su única hija, ya que también es la musa de sus diseños. 

Así pasaron los años, con Alba dedicada a diferentes rubros, hasta que en 2008 abrió una casa de ropa para fiestas denominada “Constanza”. Antes de eso, “estuvimos un año en Buenos Aires por trabajo. Recorría siempre Flores donde hay muchos diseñadores. Me encantaba. Cuando volvimos en 2007 una amiga me ofreció un local comercial y decidimos abrir una tienda de ropas de fiesta. Observamos que la ropa nunca queda totalmente bien. O era muy largo, o con mucho escote, o había un problema con la manga. Teníamos una modista que hacía los arreglos. Ahí vi una necesidad y decidí estudiar”, contó Alba.

Ella es la diseñadora y dueña del atelier “Constanza Couture”. Ese fue el gran paso de su vida. Su sueño hecho realidad. Una cosa fue llevando a la otra. Durante ocho años atendió la casa de ropas y en ese trayecto estudió en la EPET 2 la carrera de Diseño de Moda. “Es excelente el nivel y los profesores. Aprendí de todo, pero no pude terminar, porque tenía mucho trabajo. Seguí tomando cursos”, explicó. 

La capacitación le sirvió para dar el siguiente paso, aunque no sabía que lo daría, ya que fue una circunstancia la que determinó su suerte. Es que no hay mal que por bien no venga. Fue en 2016, cuando los costos de mantener un local se hicieron cuesta arriba, más las obligaciones de Afip y las tarifas. Entonces, decidió cerrar el local y hacerse monotributista. A partir de ahí se dedicó de lleno al diseño de ropa para fiestas, de alta costura, prendas de salir, cocktail, oficina. 

Finalmente nació “Constanza Couture”. Alba y una modista que tiene su taller propio se asociaron para confeccionar los vestidos más requeridos de Posadas. 

“Lo que nos funciona a nosotras es el boca en boca”, explicó sobre el éxito de su marca. “Primero hago una entrevista de asesoría. Si ya traen un modelo de vestido, las asesoro. Por ejemplo, si la cliente soñó con un fruncido, pero eso no va con su cuerpo; bueno vemos de qué manera hacerlo funcionar. Primero asesoro y después diseño”, explicó. 

Pero no es fácil, no estamos en París, ni mucho menos y el clima tampoco ayuda. “El diseño se paga poco. Por eso hacemos un combo con la tela incluida. Soy muy detallista y todos los trabajos demandan tiempo”, indicó Alba. 

En ese sentido, contó que un vestido de fiesta puede tardar tres meses en realizarse. “Por ejemplo, para recepciones tomamos pedidos hasta septiembre, sino después se complica”. 

¿Cuánto cuesta hoy un vestido de fiesta? “Es difícil de decir. El presupuesto se hace sobre el costo de la tela. Por ejemplo, una tela bordada cuesta 100 dólares. En marzo hice un vestido y la tela costó 8 mil pesos”, relató Alba. 

Las telas y las modistas: dos nudos que tiene el diseño de ropa en Posadas. 

Alba contó que deben traer de afuera los tejidos para confeccionar. “Traemos de Paraguay o Buenos Aires, porque acá es imposible comprar para vestidos de fiesta, no hay opciones”. 

“Me gustaría hacer muchos vestidos. Pero hay un problema que nos ata a los diseñadores y es la modista. Es difícil que te entienda y que tenga el tiempo, la dedicación completa. Es un problema. Están faltando modistas. Hay muchos cursos muy buenos, como los de la UPM (Universidad Popular de Misiones) Todas mis modistas están ahí estudiando. Tiene muy buen nivel. Yo suelo ir a las clases, porque te dan muchos tips”. 

Hilvanado de preguntas y respuestas

-¿Se puede hacer un vestido de fiesta barato? “Quiero un vestido así nomás, es lo peor que nos podes decir. Porque no es ‘así nomas’, necesitas un molde, un corte, una costura y una terminación”. 

-Cómo son los clientes. “Tengo clientes hombres también. Los hombres están más coquetos y quieren achicar camisas ‘achupinar’ los pantalones. Las novias son las mejores, saben lo que quieren. Las quinceañeras cambian todo el tiempo de modelo, de color”. 

-El vestido que más te gustó confeccionar. “Son cosas que le hice a mi hija. También un vestido de novia que hice hace algunos años a una amiga. El dinero siempre suma porque lo lindo es caro, porque lleva materiales buenos y eso demanda dinero”. 

-El vestido recomendado: “Soy muy del vestido en A. Es muy práctico para todo el día. Me gusta mucho trabajar la manga. Te podes poner un saquito o nada. A las mujeres de acá les gusta el negro y yo suelo sugerirles colores, el tipo de zapatos, es lo que más me gusta hacer”. 

-Alta y bajas del negocio. “Siempre tenemos clientes. Ahora estamos trabajando con una clienta que se va a Italia. Allá es verano y le estamos haciendo la ropa. Otra clienta que se va a Buenos Aires y nos pidió varias blusas. Tenemos un casamiento en enero, con la primera prueba en un mes. Después las recepciones. Siempre tenemos trabajo, porque hacemos de todo”. 

Alba siempre sintió el diseño, la moda como una pasión, pero fue recién hace unos pocos años que lanzó su marca y se convirtió en una referente. Y es una frase de ella, la que describe mejor el suceso de su vida: “Es como todas las cosas, tenés un don o un arte, pero a veces la necesidad hace que nos desviemos…”

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*