COLUMNISTAS

Analizando definiciones del señor coronel

Compartí este articulo en:

Respetándolo totalmente en lo personal, incluso considerando que es lo que en la jerga común se dice “un buen tipo”, sus escritos –bastante frecuentes y bastante extensos-, no me suelen generar muchas coincidencias.
Nuestros intercambios de ideas, pareceres y visiones ideológicas, no suelen abundar en similitudes, y más bien son “abundosos” en notorias discrepancias.
Sé que este oficial retirado goza de muy buen predicamento entre sus pares uniformados retirados, y seguramente también entre los en actividad.
Hace algunos días difundió ampliamente uno de sus largos escritos, en el que analiza varios tópicos, centrados ellos en la evidente degradación general que está sufriendo Argentina. Hasta ahí coincidimos.
Notable es que por segunda (salvo error mío) vez seguida, recién comenzó a criticar, si bien muy suavemente, a su hasta hace poco casi venerado presidente Macri, coincidiendo en esa “veneración” con el grueso casi monolítico de la “familia militar liberal”; la cual como es de público conocimiento, se encolumnó gustosamente tras el otrora candidato presidencial de “prosapia” crudamente neoliberal. Muestra evidente del profundo grado de colonización mental de ese amplio sector de militares argentinos y sus círculos de pertenencia, pues el neoliberalismo es una doctrina clara y fuertemente antinacional.
El neoliberalismo es posiblemente la más apátrida de las doctrinas político – económicas, pues es el ariete de la globalización a ultranza, la misma que busca la desaparición lisa y llana de los Estados nacionales. O sea es la antítesis más clara de todo sano patriotismo. Apoyarlo es posiblemente el más grosero oxímoron de la “familia militar liberal”, que se dice “muy patriota”…pero los hechos lo desmienten contundentemente.
En sus farragosos comentarios, el alto oficial retirado solo surfea sobre el tema, jamás criticando al neoliberalismo al cual apoya con tanto denuedo digno de mucha mejor causa. Y comete los siguientes “errores”.
 Fiel a su prosapia “procesera”, afirma que la decadencia argentina comenzó en 1983 (fin del siniestro y perversamente negativo gobierno cívico militar). Como nunca analiza ningún tema económico (y no creo que lo haga por desconocimiento, pues es de buena cultura general), pasa por alto los desastrosos números macro económicos y macro sociales, además del indefendible accionar geopolítico de esos siete impresentables años, en los cuales entre otras “lindezas” se instaló el neoliberalismo, protegido con las FFAA como tropas de ocupación en nuestro propio territorio, al servicio de los “Chicago’s Boys” y sus apátridas sucesores.
 Pese a su buena cultura general y a decirse “admirador de Perón y Frondizi”, apoyó enfáticamente al macrismo, pasando por alto los impresentables antecedentes del hoy presidente y de sus colaboradores, de clara filiación noventista y por ende neoliberales a ultranza. Tampoco parecieron importarle las consecuencias nefastas de la política económica macrista y de sus medidas de gobierno, de avasallamiento del Poder Judicial y de naturalizar los presos políticos sin condenas previas, además de sus políticas de entrega vil de soberanía en todos los frentes. ¿Patriota el Sr. alto oficial retirado, o simplemente defensor del tristemente célebre “proceso” al como sea, sin importarle las nefastas consecuencias para nuestro país?
 Trató siempre con extrema condescendencia, rayana en la complicidad expresa, al accionar del macrismo, pese a los nefastos resultados de sus políticas de gobierno, incluso tildando a Macri de “bonachón”, como para pasar por alto sus acciones que claramente nos conducen a la disolución nacional, lo cual nunca pareció importar al alto oficial reiteramente opinante. ¿Bonachón el que hace negociados impresentables a diario a costa del país, el que se autocondona las deudas, fuga divisas, usa la información privilegiada para comprar y vender empresas con pingües ganancias a costa del país, que se burla de la miseria a la cual lleva a Argentina, que se postra vilmente ante las potencias anglosajonas, que destruye la industria y la tecnología, que nos endeuda brutalmente solo para la timba financiera y para alimentar las fugas de divisas? ¡Eso es complicidad explícita, del Sr. alto oficial opinante!
 Mientras tanto, no pierde ocasión para denigrar y tratar en forma insultante al gobierno anterior, no importándole en absoluto sus claros logros económicos, sociales y geopolíticos, mientras expone su odio visceral, claramente motivado por el accionar judicial que promovió en el espinoso tema del “proceso” y las causas de lesa humanidad. Y en esa acción, no parece importarle que “se lleva puestos” muchos logros industriales, tecnológicos, sociales y geopolíticos de los doce años precedentes, los cuales nunca siquiera menciona.
 La miseria creciente a consecuencia del macrismo, la destrucción industrial sistemática, el vaciamiento y desfinanciación de los entes tecnológicos, el desguace de Fabricaciones Militares, los cierres de unidades militares y las acciones vergonzosamente genuflexas en política exterior y de entrega vil de soberanía, no le generaron mayores comentarios, al alto oficial reiteradamente opinante. ¿Por qué…?
 Nunca corrigió a otro verborrágico opinante, que evidenció ser su subordinado, y que muy suelto de cuerpo afirmó que “solo existen enemigos internos, no hay enemigos externos” (¡¿?!) y que además se manifestó profundamente pro norteamericano. O sea un perfecto colonizado mental su subordinado, jamás corregido ni menos severamente puesto en su lugar, como correspondería si no concordara con sus brulotes.
Sin duda que encontrar los caminos para cerrar viejas y lacerantes heridas producto de “los años de plomo” y las acciones de violencia de ambas partes involucradas, parece ser una tarea muy difícil. Pero el camino evidentemente no es mantener erróneos y hoy anacrónicos dogmas de los años ’70, instigados por “cursos especiales” de la Escuela de las Américas y similares. Tampoco –y lo aclaro enfáticamente- el camino es mantener odios y prejuicios de determinadas “progresías” cargadas de dogmas trotskistas, anarquistas y similares.
¡Todo armado a la medida de las “instrucciones” de división profunda, sugeridas por el intelectual británico Harry S. Ferns!
Pero como amplias mayorías de la “familia militar liberal” entienden poco y nada de Geopolítica, y están ancladas a dogmas setentistas, seguramente no lo comprenderán. Como tampoco entienden que hoy nos llevan a paso forzado hacia la disolución nacional.
Lamento profundamente las posturas asumidas por el Coronel Francisco Cervo, y como dijo estar dispuesto a recibir opiniones acerca de su escrito, me tomo la libertad de hacerlo públicamente, tal como él difundió su pensamiento.
Necesitamos Fuerzas Armadas, pero dotadas de claro Pensamiento Nacional, lejos del liberalismo apátrida por definición y a ultranza que predican y practican los muy confusos miembros de la familia militar liberal; claramente en las antípodas de los señeros ejemplos de grandes patriotas que supieron tener Nuestras Fuerzas Armadas.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*